Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Persiguiendo a Amy

Persiguiendo a Amy

Director: Kevin Smith
Intérpretes: Jason Lee , Ben Affleck , Kevin Smith , Jason Mewes , Joey Lauren Adams

Título V.O.: Chasing Amy
País: Estados Unidos Año: 1997
Fecha de estreno: 23/01/1997
Duración: 113 min.
Género: Drama
Guión: Kevin Smith


Sinopsis

Holden y Banky son dibujantes de cómic con bastante éxito dentro del mundillo, aunque queda bastante claro desde el principio que Holden es quien se lleva más parte del reconocimiento al ser el dibujante, mientras Banky se encarga de perfilar, entintar y colorear, siendo en una convención del cómic donde conocen a Alyssa, de quien Holden se enamora al instante y quedan para verse después del evento.

Una instantánea conexión entre Holden y Alyssa se hace notar desde muy pronto. Lo que Holden desconoce es que será muy difícil conquistarla, por un motivo tan sorpresivo para él como el de enterarse de que Alyssa se siente atraída por las mujeres, con lo que se trata de un romance verdaderamente complicado que se produzca.

Aún con esas, su buena sintonía sigue latente, la amistad cada vez se estrecha más, hasta el punto en que Holden, pese a saber que Alyssa es lesbiana, decide declararle lo que siente, pese a que su amigo Banky viene advirtiéndole desde hace mucho tiempo sobre el error que pueda estar cometiendo, lo que termina condicionando la propia amistad entre sendos dibujantes, hasta el momento en que Holden se confiesa ante Alyssa lo que supone que esta revelación desemboque en una sacudida tan inesperada como inoportuna en la vida de esta chica, puesto que debe decidir si intentarlo con un hombre después de mucho tiempo o mantenerse firme en su condición de homosexual.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 21 noviembre 12

Si algo distingue a cinealfilo de cualquier otra página es que cada uno de nosotros escribe desde su particular punto de vista, en mi caso siempre procuro gestar cada línea a partir de un plano personal, y para ello ¿qué mejor que confesar sueños, vivencias y metas de uno mismo? En parte sí, por esto empiezo trasladando un hecho reciente de mi vida, cuando hace algo más de un mes estaba atravesando de nuevo la puerta de casa tras haber estado un mes en Estados Unidos; un viaje irrepetible en el que he tenido la fortuna de compartir ruta por Los Estates con 3 amigos, entre los que se incluye René, y en el que posiblemente haya vivido una de esas experiencias que si todavía tengo en la cabeza prácticamente a diario, valoraré con el transcurso del tiempo de una forma bestial, sabiendo que los muchos destinos que he conocido mientras recorríamos el país de costa a costa, partiendo desde NYC hasta LAX, siempre irán conmigo, unos más que otros, lo que condiciona mis insostenibles ganas de repetir algo parecido o sencillamente seguir soñando hasta lograr volver a coger un vuelo, destino JFK.
De esta extraordinaria vivencia, sólo me queda una espinita, por diminuta que sea, y no es otra que el no poder haberle dedicado por lo menos un día a Nueva Jersey. Aunque con el coche la atravesamos de pasada, se quedó ahí hasta la próxima… Que la habrá ¡¡eso por supuesto!!

Nueva Jersey

Pensar en Jersey supone, casi de forma inevitable, acordarse de “Los Soprano” si te declaras un declarado seguidor de esta serie, como es mi caso, del mismo modo que me ocurre irremediablemente al tener muy en cuenta el cine de Kevin Smith e imaginar cualquiera de los muchos puntos que sus películas nos ha mostrado.

Citar a este director supone recordar Clerks, Mallrats, Persiguiendo a Amy, Dogma… Entre otras, aunque éstas son sus obras que más me gustan, casualmente hablamos de su primera etapa. Hay quien, pese a ser seguidor de este tipo de películas, no suele destacar Persiguiendo a Amy entre sus favoritas, lo cual me apena, porque creo que es de los trabajos más comprometidos de Kevin Smith y que no ha sido tan tenido en cuenta como considero que merece, quizá porque no es una película que esté declarada abiertamente como una comedia gamberra, lo cual siempre ha ido sellado con el ADN Smith.

PERSIGUIENDO A AMY

Me sugiere mucho esta película, primeramente porque, como he deslizado, no sólo está lejos de ser una comedia gamberra, sino que, pese haberla visto en infinidad de ocasiones, aún no te sabría decir si se trata de una película de amor como tal, una comedia vacunada con sus buenas inyecciones de irreverente humor, o si se trata de un maldito drama. Creo que los 3 géneros tienen cabida en la descripción, del mismo modo que serán 3 los personajes principales de esta trama.

Holden y Banky son un dúo de dibujantes que están saboreando el éxito con las aventuras de “Bluntman & Chronic”, unos personajes basados en sus colegas Jay y Bob el Silencioso, pese a que no son muy amigos de asistir a las convenciones del cómic, ya que Holden no se siente a gusto y Banky termina desquiciado cuando los fans le recuerdan su faceta de “vulgar calcador”, puesto que éste es quien se encarga de perfilar, colorear y maquetar los dibujos que Holden decide dibujar. No obstante es en ese mismo evento cuando, por medio también de su amigo homosexual y también dibujante Hooper X, conocen a una chica llamada Alyssa Jones, por la que se siente atraído Holden, con lo que salen los cuatro a tomar algo, lo que permite a Holden a acercarse más profundamente a Alyssa para empezar a conocerse y darse cuenta de que conectan casi de forma inmediata, mientras juegan a los dardos y comparten impresiones.

Al día siguiente, mientras Holden y Banky están en el estudio reciben una invitación para ir a un Club, en forma de llamada telefónica, por medio de Hooper, y Holden no duda ni por un instante a la hora de ir al “Meow Mix”, o a donde hiciese falta, al ser conocedor de que Alyssa estará allí, momento en el que le dice a Banky que esa chica es especial para él, y lo define con una de las señas de identidad de esta peli con su frase “compartimos un momento”, acompañada de su gesto “franquicia”.

Llegan al Club y Hooper le advierte “hay algo que deberías saber”, allí Holden sólo tiene espacio en su disco duro para fantasear con Alyssa, con lo que al preguntarle si ella tiene novio y saber que no es el caso, bromea en tono exaltante “¿entonces qué hay que saber?”. No hay lugar para las preocupaciones, ésta es su noche.

Se acerca a la pista de baile, allí vuelven a hablar y la conversación nos deleita con varios guiños dirigidos a anteriores películas de Kevin Smith, cuando Holden al preguntarle a Aly cuánto hacía que no salía de los suburbios, ella confiesa que la última vez fue para ir al entierro de su amiga Julie Dwyer, quien desencadena todo el enredo de la película “Mallrats” al morir ahogada en la piscina, e instantes antes venía de sorprender al bueno de Holden al decirle que también conocía a la mujer que se acostó con un muerto en el Quick Stop, uno de los puntos fuertes de “Clerks”, en uno diálogo que entusiasma aún más, si cabe, a Holden en la antesala de su particular caída en picado.

Todo cambia cuando Alyssa sube a la tarima, a cantar con su antiguo grupo, una canción que dedica “a alguien muy especial que está por ahí”, ante lo que Holden, como es natural en un caso así, reacciona con una desbordante emoción mientras ella está cantando. Cuando termina su canción, es el momento en el cual el universo Holden se descompone, no sólo al comprobar que la canción no iba dedicada a él, pese a que todo le parecía indicar que sí, sino que iba a dirigida a una mujer con la que se besa apasionadamente en el centro de la pista, ante el perplejo Holden y el sorpresivo Banky que termina definiéndolo, en tono jocoso, como “un momento compartido”.

Desde ese preciso instante el semblante de Holden se tuerce, así como su frescura, alegría y vitalidad, mientras Banky y Alyssa se lo pasan en grande compartiendo, sin ninguna clase de tapujo, consecuencias de sus actividades sexuales en la adolescencia, anécdotas e intercambio de grotescas experiencias con las que Alyssa se implica, Banky se crece y Holden se incomoda cada vez más y más, hasta que decide que es hora de marcharse bajo el infundado pretexto de que habrá tráfico para volver a Red Bank (New Jersey).

Transcurre un nuevo día, suena el timbre, y cuando Holdem abre la puerta se encuentra a Alyssa que bromea sugiriéndole que dibuje un cómic sobre “un tipo que entra en un Club, y luego sale por piernas cuando descubre que la chica que le gusta es gay.”, claro síntoma de que Alyssa también se percató de que a Holdem le costó digerir enterarse de la homosexualidad de la mujer de la que se había enamorado, aún así se toman la mañana para ellos para estrechar más entre ellos el vínculo con el que Holdem se sigue enamorando cada vez más a pasos agigantados y a ella empiezan a despertársele dudas sobre su condición.

Desgraciadamente esta situación además de que puede dañar a Holden, por el evidente planteamiento de colgarse de una chica a la que no le atraen los hombres, también repercute en que Banky se sienta cada vez más desplazado de su estimado amigo, lo que provoca más de una discusión entre ellos cuando Banky le reprocha que esta relación está afectándole a él, a la amistad entre ambos y al trabajo, puesto que siguen sin ponerse de acuerdo sobre una propuesta que tienen sobre la mesa para convertir a sus héroes de cómic “Bluntman & Chronic” en una serie animada de 12 capítulos de media hora, con la que obtendrían más ganancias pero podrían perder la confianza del público del que se nutren. Con lo cual, esta amistad sembrada durante años comienza a tensarse porque, aparte de que Banky no entiende que Holdem se desviva por Alyssa, los términos que emplea el propio Banky para referirse a la homosexualidad de ésta irritan a Holdem, más cuando entre las muchas advertencias que “el calcador” le hace sobre este posible noviazgo, lo hace de manera hostil, con uno de los puntazos de la película, cuando dibuja 4 caminos con una lesbiana agradable en un primer extremo, otra amargada en un segundo punto, Santa Claus como tercera opción, el conejito de pascua cerrando el círculo y un billete de 100 en el centro ¿quién se hará antes con los cien pavetes?
Es una escenaza.

La cuestión es que el clima empieza a enrarecerse entre ellos, a la vez que Alyssa decide hacerle un regalo a Holdem como muestra de apego, lo que condicionará ese aprecio mutuo en el momento en el que Holdem le confiesa todo el amor que sentía hacia ella y tenía silenciosamente reprimido, puesto que está convencido que una parte de Alyssa tiene dudas, unas dudas que trastocan por completo su estructura de vida y que, en parte, la coartan desde que sus amigas deciden juzgarla, condenándola al ostracismo del grupo, al apostar por una relación de pareja con un hombre.

Llegado el momento, y con el noviazgo entre ambos afianzado, en esta ocasión las dudas se posan en los pensamientos de Holdem desde que Banky le recuerda que no será sencillo pasear por la calle y girar la cabeza a la vez cuando se crucen con otra mujer atractiva, más aún cuando empieza a escuchar rumores que escapan a su control sobre el pasado de Alyssa, unas experiencias ante las que se siente entre ruborizado, avergonzado y asustado, con lo que en este caso la discusión será con ella, hasta el punto de parecer olvidar todo lo que en su día le atrajo tantísimo de Aly, hasta llegar a vislumbrarse en amor hacia ella.

Holdem está hecho un lío, efectivamente se presenta una situación completamente distinta a lo habitual en estas películas, como decía en los primeros párrafos al pretender catalogar esta película, a estas alturas empieza a percibirse un molesto e inoportuno drama para nuestro dubitativo amigo, porque el amor ha cambiado de tonalidad por completo y hace muchos minutos que aquí no se trata con la comedia. Es un instante “incatalogable”.

Verdaderamente necesita una pausa en su vida, aclarar sus ideas, pero no sabe a quién recurrir. Tiene guasa la cosa, logra reestructurar varias de las indecisiones que se posaban sobre él, tras quedar con dos personajes con quienes se ha citado para pagarles sus derechos de imagen, por ser fuente de inspiración en estos cómics con tanta tirada. Jay y Bob el Silencioso.
Jay y Bob el Silencioso, únicos. Jay (¡¡Snootchie Bootchies!!), le recrimina algunos aspectos tras leer sus publicaciones, con lo que le sugiere lo que él interpreta como mejorías para próximas ediciones; por su parte, Bob el Silencioso, que quien le conozca de otras entregas en el cine de Kevin Smith (quien personifica al propio Bob) ya sabe que es una persona que habla poco pero dice mucho. Tras escuchar las confesiones de Holdem, decide echarle un cable con una de sus manifestaciones oratorias, que se producen con cuentagotas, en la que comparte una experiencia verdaderamente parecida que la que está sufriendo actualmente Holdem con su disputadamente contradictoria querencia hacia Alyssa, explicándole de forma clara y calmada que está sufriendo lo que ya le ocurrió a él, está Persiguiendo a Amy.

Persiguiendo a Amy, una película en la que se plantean decisiones verdaderamente difíciles que afectan a una forma de vida, se cuestionan distintos varemos con las selecciones tomadas y por tomar, a la vez que trastoca la idealización tras ser desmontada cuando irrumpen las leyendas del pasado, del mismo modo que pone en evidencia la normalidad en la pareja así como la inclinación a la hora de dirigir tu percepción y sacude con fuerza los sentimientos que sienten los unos hacia los otros, algunos escondidos bajo un escudo de hostilidad, ante los que Holdem ya sabe cómo hacer frente con el desenlace de esta gran proyección.

¿Un momento compartido?

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo