Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Perfect Senses

Perfect Senses


Intérpretes: Eva Green , Ewan McGregor

Título V.O.: Perfect Senses
País: Reino Unido Año: 2011
Fecha de estreno: 03/02/2011
Duración: 92 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

Producción británico alemana en la que David Mackenzie nos pone en la situación de una epidemia en la que no nos volvemos zombis caníbales, sino que vamos perdiendo los sentidos y por tanto la oportunidad de disfrutar de la vida sumiéndonos en emociones como la profunda tristeza y la ira.  Por contra a tanto dolor, el punto de belleza lo aportan la pareja formada por Susan (Eva Green) y Michael (Ewan McGregor).  Obra maestra recomendable.





N5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 31 julio 17

Momento en que buscaba una buena película y estimulante, y... buscando, buscando, me encuentro con esta modesta y potente delicatessen.

Perfect senses (o "el final de los sentidos" como ha sido traducida a los países hispanohablantes) dan un sentido dramático nuevo desde la sensitividad bajo el supuesto que la ciencia ficción tanto ha llevado al cine de que pueda llegar a haber una epidemia vírica mundial.

Hasta ahora, las cintas con similar argumento, han sido explícitamente brutales y violentas, mostrando lo peor del ser humano. En este caso, madurez, es la palabra que me viene a la mente para representar la manera mucho más realista en que se sitúa a las personas ante tal catástrofe.

En primer lugar, decir que "Perfect Senses" es una película perfecta, en todos los sentidos. Interpretación, guión, fotografía, banda sonora, emotividad... todo va perfectamente coordinador. Susan (una excelente Eva Green) es una especializada epidemióloga a quien le llega el estudio del caso de personas que sin explicación aparente han perdido el sentido del olfato. Aparentemente, y en comparación con las crueldades vistas en la gran pantalla hasta ahora, no parece importante. La importancia empieza a venir dada por el personaje de Michael (un siempre correcto Ewan McGregor), chef del restaurante vecino de Susan, y quien a diferencia de muchas personas, sí está sensibilizado con el sentido del olfato. Estas dos personas se verán unidas desde lo más profundo a medida que se van sensibilizando a pesar de encontrarse en el abismo del mundo y de que Susan, ya había perdido la esperanza en el amor y Michael, ni se planteaba la posibilidad.

Así empieza paralelamente el amor y el drama. Las dos caras de la moneda se muestran continuamente y en aparente contradicción, mientras la epidemia aleja a las personas de lo humano, a la pareja protagonista, les acerca. Sin embargo, nadie se salva. No oler, el primer síntoma junto con un incremento de la tristeza profunda. No solemos valorar el olfato, sin embargo, nos priva mucho más de lo que podemos imaginar. El olor nos alerta de peligros, sobretodo relacionado con la insalubridad; a la vez que nos deleita y nos facilita conectar con el placer, estimulando el recuerdo. Inevitablemente relacionado con el olfato, se encuentra el gusto, y este será el siguiente de los sentidos que la población empiece a perder. No poder disfrutar de los sabores, hace que la vida social tan basada en ir a tomar algo, se vea en decrimento. Se irán revisando las pérdidas de otros sentidos a la vez que se experimentan diferentes sentimientos de manera muy intensa y profunda, sin remedio alguno y a modo de brote de cólera.

Poco a poco, el drama se va incrementando a medida que se pierden el resto de sentidos. ¿Pueden imaginarse vivir sin percibir? ¿sin sentir?. Impactante las reacciones de las personas y su repercusión mundial.
La paradoja es lo enormemente emocionante y sensible que resulta cada uno de los minutos, en cada una de las secuencias, cuidadosamente cuidadas mostrando lo agradable y lo desagradable, al fin y al cabo, lo que es sentir, para bien o para mal.

Puede que no sea apta para todos los públicos y a muchas personas les resulte una sobrevaloración de los sentidos innecesaria, pero a mí, me ha parecido magistral y más que recomendable tanto para personas sensibilizadas como para las no tan sensibilizadas. En consecuencia, sin contar el final, compartiré que la repercusión en mí es la de un gran sentimiento de alegría y fortunio por poder percibir, valorar y sentir con todos mis sentidos: olfato, gusto, oído, tacto y vista. Al final, es un cuestionamiento de lo que es la felicidad y lo que necesitamos para estar "bien", pues, en verdad, mientras podamos sentir sensorial y sentimentalmente sosteniendo lo que venga y vaya, podemos mantenernos en paz y ¡vivir!.



N5


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo