Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Metropolis

Metropolis


Intérpretes: Brigitte Helm , Gustav Fróhlich

Título V.O.: Metropolis
País: Alemania Año: 1927
Fecha de estreno: 30/11/1926
Duración: 123 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

En una metropolis futurista, nadie sabe de la revolución que se está preparando en el subsuelo por parte de las clases bajas ni las artimañas que el Sr.Frederson, el señor de la ciudad pondrá en marcha para radicalmente acabar con el proletariado de manera salvaje y maquiavélica.  Maria, una santa inspiración de la humanidad junto con su enamorado Freder, harán lo posible para evitar la catástrofe.




N5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 junio 17

De las manos de Fritz Lang, llega una de las primeras películas de ciencia ficción situada en un futuro. Quedan fragmentos de la cinta, y por ello en algunos momentos puede resultar confusa. Con todo es considerada una de las mejores películas del cine expresionista alemán. Basada en una novela, resulta reveladora y realmente visionaria a lo que ocurre más adelante.

A nivel técnico, teniendo en cuenta que es de los primeros largos que se elabora, cuenta con unos efectos especiales alucinantes para aquellos tiempos, unas localizaciones y escenarios, impensables entonces, y un juego de luces y música como sí se estilaba en la época, ayudado de unas interpretaciones impecables y que se reparten el peso.

Rodada en 1927, realmente se anticipa a un futuro del sXXI, aunque llegados a este punto de la actualidad, nos recuerda a la pasada Revolución Industrial y el mecanicismo salvaje en que ello resultó. Siendo cine mudo con histriónicas interpretaciones lo que viene a ser la temática es la lucha de clases. Pues, se nos presenta como en el subsuelo vive el proletariado, los trabajadores, alienados de sus vidas viviendo al ritmo que marcan las máquinas. Cabizbajos y sin esperanzas producen energía para que en la superficie vivan los ricos e intelectuales con oportunidades de ocio y en una gran metrópolis que pertenece al Sr. Fredersen.
Cuando el Sr.Fredersen sospecha que el proletariado puede estar conspirando para crear una revolución que rompa con la prohibición de no salir a la superficia, éste elabora toda una estrategia para sembrar la discordia entre la masa. Así queda reflejada la crueldad con la que los gobernantes, a menudo, manipulan y engañan a la masa para mantener su propio bienestar sin importarles realmente el bienestar del pueblo.

María es una figura bondadosa, de cristalina mirada y valiente que está del lado de los pobres, cuidando de sus hijos y procurando la paciencia para conseguir la libertad no de manera violenta sino esperando a un mediador. Freder, el hijo del Sr.Fredersen se enamora de ella, y al seguirla y descubrir la realidad que le oculta su padre, se une a la lucha por la libertad de quienes habitan en el subsuelo, y de hecho, resulta ser el único que no es engañado por su padre.

Al final, la película trata de temas sociales que siguen siendo conflicto hoy en día sin resolver. El crecimiento de las ciudades y la población, la lucha de clases, la injusta repartición de los recursos, el poco criterio de la masa en contraposición a la inteligencia del individuo, el capitalismo salvaje y la deshumanización de las personas en favor de la idolatración a las máquinas, los instintos del ser humano como la violencia y el deseo sexual… y para acabar, la moraleja que precisa y que deberíamos haber aprendido y tener presente en todo momento: “Mediador entre el cerebro y las manos, ha de ser el corazón”.

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 junio 17

Lo primero que llama mi atención es la película es la sutil manera de apuntar hacia el tiempo, ese tiempo que vuela y que uno se cansa ya de perseguir, lo mitifican con un reloj de pared en el que las agujas señalan a una frecuencia distinta a la habitual, dado que el bucle se reinicia en el 10, al contrario de lo habitual y que tan bien conocemos con el giro completo de las 12 horas, lo que podría interpretarse de las muchas maneras que cada cual quiera, empezando por un “a buenas horas” o “¿en qué momento?”. Sí, es casi mi favorita. Porque ¿en qué momento se le ocurrió esta película? Tiene los ingredientes para considerarla una película adelantada a su tiempo, dado que en muchos aspectos anticipa comportamientos que ahora no sorprenden, tales como la aceptación al verse sometido por los altos mandos y el pánico, que saben ocultar perfeccionándolo día a día, de las altas esferas a que un día los de abajo (nunca mejor dicho en esta película) se revelen contra los de arriba.

Arriba queda este primer párrafo con el que sacarle algo de punta a esta cinta con 90 años de historia. Historia que trae, la historia que se monta, la historia que anticipa y la que nos queda por descubrir.

Metropolis

Película bien dirigida pero en la que nadie te dirige, puedes interpretarla como te dé la gana, sobre todo en los primeros compases, debido a las pinceladas en forma de guiño a antiguos inspirados de la historia como el caso del mito de la caverna de Platón, dado que en la película se declara el despertar y el descubrir, no obstante que cada cual saque sus conclusiones.

También en Metropolis te muestra un anticipo de lo que podemos ver en nuestra actual sociedad, incluso en forma de sátira o directamente en forma de burla, mismamente con alusiones indirectas a lo que hoy conocemos como el mundo de las finanzas, la banca e incluso la bolsa.

Otro de los aspectos en el que esta película retrata esta actual sociedad, antes de que empezase ni tan siquiera a gestarse el tipo de vida que hoy llevamos, es la idea de que vivimos con los ojos cerrados, ya lo pudimos ver en Matrix cuando Neo se queja del dolor que le produce abrirlos ya que, como le menciona Morpheo, jamás los había usado verdaderamente hasta ese momento. Esto va en relación a lo obcecados que se muestran los obedientes obreros con el buen funcionamiento de la maquinaria en la fábrica, la máquina está por encima de todo y el hecho de que siga cumpliendo a pleno rendimiento es motivo suficiente para sacrificar lo que haga falta, sin ni tan siquiera dudar ni por un instante con un breve pestañeo. Con lo cual veremos cómo la máquina, de manera indirecta, controla al proletariado, les absorbe, sólo saben que deben cumplir, sin importar el motivo y ni tan siquiera el funcionamiento de la misma, dado que hay que tener controlada la hora, realmente no se sabe por qué, sencillamente tiene que hacerlo, como le ocurre a Desmond Hume en la serie Lost o como quienes pedalean en uno de los capítulos de Black Mirror, hasta que alguien ‘despierta’ y se pregunta “¿hacia dónde?”

En este caso la pregunta no es el dónde sino el cuándo. Dado que cuando salen del trabajo se topan con la predicación, en este caso parece un recorrido a lo largo de la historia de la Humanidad, de nuevo, yo lo interpreto como una sátira, es como el siguiente paso para tener controlada a la masa, mediante estos simbolismos, el mostrarles hacía dónde dirigirse mediante un líder.

Hacia dónde no sé, pero el cómo sí que está elaborado en esta antigua cinta, dado que cada uno de los movimientos del reparto, así como las excepcionales interpretaciones, parecen determinados a través de espontáneos meneos meticulosamente coreografiados. Este trabajo es excepcional en el film.

El film también vuelve a señalar a la sociedad, las prioridades y los motivos por los cuales siempre se acaba confundiendo los términos antes de acabas en guerra, destacando el papel del poder, la guerra y la pelea de machos cabríos por la mujer.

No sé cuál era la película de esta película, como antes decía, pero si su intención era la de señalar a las próximas generaciones el resultado ha sido certero. Con respecto a señalar, también nos delata el hecho del asignado de roles, en el film podremos ver cómo se repite el término bruja (pese a que la película es muda y debe ayudarse con pequeños aportes redactados), y como bruja de turno debe acabar en la hoguera, así como en nuestros días que se tiende a demonizado a todo aquello con lo que no se está en sintonía, como puede verse en determinadas minorías de nuestra clase política o sencillamente en cualquier círculo de personas: a la que alguien alza la voz y se sale de la norma, debe arrepentirse, no por terminar en la hoguera ¡sólo faltaría! Sino por ser criminalizado.

Lo dicho, un triunfo absoluto si decides ver esta película con la perspectiva de 1927, en el que alguien ya vio venir el crimen diario que aquí abajo en la tierra venimos cometiendo día a día.

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo