Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

La autopsia de Jane Doe

La autopsia de Jane Doe


Título V.O.: The Autopsy of Jane Doe
País: Reino Unido Año: 2016
Fecha de estreno: 16/12/2016
Duración: 99 minutos
Género: Terror



Sinopsis

En la escena de un extraño crimen en una pequeña localidad, aparece el cuerpo de una mujer desconocida. En la antigua funeraria del pueblo, el forense con la ayuda de su hijo, se encargará de hacer la autopsia.

 

 

 

C3


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Antonio Cedres 17 mayo 17

André Øvredal me sorprendió gratamente con su mockumentary (falso documental) titulado Troll Hunter, y me ha sorprendido aún más con el cambio de tono y buen hacer en esta película que nos ocupa. La autopsia de Jane Doe (nombre que se utiliza comúnmente cuando se desconoce la identidad de alguien) mima mucho su estética y tiene una fotografía muy cuidada, aprovechando al máximo el decorado que nos presenta, una antigua morgue de un pequeño pueblo norteamericano.



Su argumento no es lo más original del mundo pero se basa en una premisa nunca vista antes, al menos por mí, y con ella consigue atraer toda nuestra atención. Cualquier cosa que diga sobre la trama más allá de la sinopsis os la destripa entera, ya que no tiene demasiado contenido, por ello solo os puedo decir que soy habitual consumidor de cine de terror y normalmente ninguna película actual consigue mantenerme en tensión durante todo su metraje. Esta autopsia lo consigue.



El film tiene muy buen ritmo y una duración perfecta para no decaer en ningún momento. Estamos frente a una modesta producción que aun así goza de unos más que decentes efectos especiales y un pequeño reparto con caras conocidas, el cual cumple sin problemas. Un soplo de aire fresco dentro de este trilladísimo género que resulta ser sencillamente ejemplar. Espero que el director siga por esta senda.

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 mayo 17

CineClub de nuevo y pelicula de “terror”.  La cogí con ganas porque hacía tiempo que no me dirigía a este género, y se trata de un cine de terror muy actual.  Se estrenó en el Festival de Cine Fantástico y del Terror de Sitges del que procuro ser asidua.  Me suena, “de oídas” que está basada en algún tipo de cómic del mismo género.  La adaptación al cine tiene un compendio de buenos  elementos:  buen argumento, buenos efectos especiales, buenas interpretaciones, buena escenografía…

Como hago siempre con el CineClub, procuro postrarme ante el filme lo más “virgen” posible.  Sin ver el tráiles, sinopsis, críticas, resúmenes ni comentarios.  El título, en cambio, delata la mitad de la película.  Tenemos a un padre y un hijo que llevan la morgue y los análisis forenses de un pequeño pueblo.  A última hora, cuando el hijo ya pensaba salir con su novia, llega un cadáver del que con urgencia el sheriff necesita información ya que ha sido encontrado sin señales, enterrado y en un contexto de sanguinaria crueldad.

No estoy muy al corriente de los análisis forenses ni de cómo se realiza una autopsia, pero he de decir que me ha gustado el detalle y la delicadeza con que se va desarrollando esa parte de la acción, además del enigma que se va dibujando a medida que van encontrando muestras de la misteriosa muerte de esta “Jane Doe”.   Se recurre al susto fácil, a efectos paranormales y sobre todo, a una ambientación única y extraordinaria, en la que se puede decir que el escenario de la morgue es casi un personaje terrorífico más.  Vale la pena admirar el trabajo interpretativo, ya que,  Jane Doe (Olwen Catherine Kelley) sin hacer más que estar postrada sobre la camilla de la fatídica sala, consigue transmitir.  A la vez, padre e hijo, hacen que pasemos de la despreocupación, al miedo helador, a la intriga y a la compasión.

Lamento que no me haya llegado a gustar mucho ni haber pasado el miedo que imagino la cinta pretende provocar. Creo que me  quedé más con el sufrimiento de la víctima protagonista y que da título a la película que con lo que les acontece a la pareja de forenses, además de que es como que ha faltado algo más de continuidad en que se de más resolución o algún giro a la historia de la chica en cuestión (a mi modo de ver).

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 mayo 17

Película malrollera donde las haya, claro está que se trata de ese horror sobrenatural que te obliga a no perder de vista ningún elemento de los que te rodea, te encuentres en el habitáculo en el que te encuentres, ya que llegas a sospechar de cualquier variación en el ambiente, te pone alerta el mítico y esporádico crujidito de mueble de turno o se te paraliza el body si de pronto percibes algún movimiento anómalo a tu alrededor (que perfectamente puede haberlo producido el reflejo de la venta, claro está) pero repentinamente te das cuenta que esta película ya no la estás viendo cómodamente con las piernas estiradas y los pies cruzados. Más aún cuando en esta autopsia, no todos han estirado la pata y las lesiones de Jane Doe en los pies provocan que ya estés cruzao durante la próxima hora y pico que dura la película.

Película que empecé a verla tal y como propuso el compañero Cedres, es decir viéndola de cero, sin saber nada sobre ella, sin opinión previa ni tráiler, ni sinopsis, ni nada de nada… la única curiosidad que me despertaba era el caratuleo del póster que pronto se disipa, dado que la película no marea, va directa y desde bien pronto ya te sitúa en la trama, una trama que se va desarrollando conforme se va indagando en la autopsia de Jane Doe.

La autopsia de Jane Doe

El dueño de una funeraria recibe una noche un cadáver, el trabajo que había estado realizando junto a su hijo ya había finalizado, era hora de cerrar la jornada laboral y volver a casa, pero volver a casa se convierte en algo demasiado ambicioso conforme avanza la noche, una noche incómoda, una noche con tormentas, una noche donde las comunicaciones fallan y donde en el último lugar que te apetece seguir estando es en el lugar de trabajo, tal y como le dice el joven muchacho (hijo del propietario) a su novia Emma cuando ésta se acerca a visitarle poco antes de terminar la jornada laboral. Antes de saber que tocaban horas extra.

Unas horas extra que ojalá fueran horas de más para nuestros protagonistas.

Esta funeraria, efectivamente, se convierte en un lugar incómodo en el que encontrarse en esta noche negra, porque el cadáver que han traído, el de una joven que les despierta curiosidad por las lesiones internas que presenta bajo un aspecto superficial impecable, acabará trayendo la oscuridad al lugar.

Una vez más, se antoja complicado desarrollar unos párrafos sin poder mencionar ningún aspecto concreto para evitar los tan temidos spoiler, pero bueno la ecuación es la siguiente: película de terror, horror sobrenatural, autopsia, cosicas raras, situación oscuro y frío como el de una funeraria e inexplicables sucesos que se vienen aconteciendo conforme la autopsia comienza a profundizar en la historia de la muchacha. Desde el principio te presentan los elementos que se van a utilizar, padre e hijo, los pasillos y la sala de la funeraria, el crematorio, los cadáveres, las campanitas en los dedos de los fallecidos, la mesa de autopsia… no se sacan nada de la manga y con eso conseguirán crear un clima malrollero, pero tampoco exagerado, en el que hace que te preocupes tanto por los protagonistas como por la chica, de la cual no se sabe nada. Y lo peor de todo, cuanto más se va sabiendo, las consecuencias van siendo peores, con lo cual, y como suele decirse, casi mejor haberse quedado en la superficie con el clásico “prefiero no saberlo”.

Básicamente la clave de todo es ésta, cuanto más indagan, cuánto más descubren, menos parece gustarle a la invitada de honor que reposa sobre la mesa, con lo que las consecuencias se suceden de manera proporcional a lo que padre e hijo indagan.

Interesante resulta el código ético-profesional del propietario de la funeraria con cada movimiento, así del interés del hijo por interés, esta curiosidad es la que les impulsa a preocuparse por el historial de la chica, una chica reluciente por fuera, sin atisbo alguno de desgaste físico, y con un interior roto y oscuro, tan oscuro como el giro que da la película, conforme el ímpetu profesional de padre e hijo les hace seguir avanzando en su tarea, unido, qué duda cabe, a la curiosidad que les despierta este caso.

Suele decirte aquello de “La curiosidad mató al gato”, en este caso a mí me gusta añadir “La curiosidad mató al gato. Sí, pero murió sabiendo”.

Esto me hace plantearme que el único "pero" de la película es precisamente que, en este caso, se trata de mi curiosidad la que quisiera haber seguido sabiendo, quisiera haber continuado conociendo el motivo, el historial, la tragedia que envuelve a esta chica y descubrir a qué se debía el ritual que pretendía ayudarla, acabar con ella o que la convirtió en lo que es ahora, conocer sus auténticas intenciones y el porqué de su comportamiento y de todo lo agitado a su alrededor, sería de lo más interesante remontarse a las fechas mencionadas en la película y saberlo todo.

Eso sí, saberlo todo... pero sin consecuencias ¡Vade retro! y una vez se haya salido de la sala, y sólo así, con las puertas cerrándose detrás de sí, proceder ya en la calle, como bien sugiere el hijo en algún momento del film, o en algún otro lugar distinto. Tienes que ver la peli, sí, curiosea, de acuerdo, luego aléjate.

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo