Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

JCVD

JCVD


Intérpretes: Jean-Claude Van Damme

Título V.O.: JCVD
País: Bélgica Año: 2008
Fecha de estreno: 07/11/2008
Duración: 97 minutos
Género: Comedia



Sinopsis

Jean-Claude Van Damme se ve involucrado en un atraco y su fama como actor resulta ser desencadenante de una serie de sucesos.

Una especie de falso biopic sobre Jean-Claude Van Damme. Autocrítico, cómico e irónico.

 

C3


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 marzo 15

Antonio Cedres ha sido quien ha sugerido esta película para el cineclub correspondiente a este mes de marzo, bajo la consigna de que resultaba aconsejable evitar saber de qué iba la película, esquivando leer sinopsis, descripción y demás, siendo más atractivo su visionado si el argumento era una total incógnita, con lo que así decidí ver este film.

JCVD

La distribuidora Graumont presenta esta película y lo hace con una entradilla estupenda.

La presentación se está dando de la mano, 3 minutos en los que encontramos a Jean-Claude Van Damme dando hostias como panes, un festival de golpes muy exagerado y “para nada” coreografiado, hasta que se descubre que, obviamente, se trata de nuestro protagonista rodando la escena de una película, lo que se convierte en una presentación de la peli impagable.

Pronto la peli te ofrece un perfil distinto al esperado, encontramos al bueno de Jean-Claude, interpretándose a sí mismo, regresando a su tierra natal, Bruselas, en pleno juicio por la custodia de su hija que viene de confesarle que lo pasa realmente mal cada vez que en el colegio sus compañeros se ríen de ella cuando JCVD aparece en los medios de un modo u otro, lo que le afecta una barbaridad a Jean-Claude, sin sospechar ni por un instante que va a focalizar todos los noticiarios y, en consecuencia, su hija volverá a verse abochornada, algo que destruye a nuestro amigo, un Jean-Claude que ama por encima de todas las cosas a su familia, ya sea su hija o sus padres, pero que por desgracia no podrá evitar verse inmerso en toda una trama que ni esperaba ni quería y en la que ni las estrella de Hollywood saben desenvolverse, por más golpetazos y chufazos que haya repartido a lo largo de su trayectoria cinematográfica, con lo que de manera involuntaria evidenciará a su familia.

Jean-Claude se encuentra atravesando una mala etapa en su vida, en pleno juicio por la custodia de su niña, siendo ridiculizado en el mismo juicio por el tipo de películas que ha rodado a lo largo de su vida y sumándole el hecho de que ninguna de las películas que le vienen ofreciendo le llena ni le completan como actor, algo con difícil solución ante el poco compromiso de su agente. En este momento no está siendo un buen día, y la cosa aún se pondrá peor, ya que tras las duras palabras de su hija, el juicio y el hecho de que no dispone de efectivo y las tarjetas no le responden en los cajeros, la única opción será extraer efectivo en la Oficina de Correos, mala decisión.

Pese a la mala situación que atraviesa, Jean-Claude aún tiene tiempo de pararse para fotografiarse con los fans, dedicarles un rato y mostrarse educado en la Oficina de Correos cuando no logra entender por qué no le quieren atender… “menudo día de mierda” pues eso no es nada amigo. De pronto se ve envuelto en un atraco que ya había sido puesto en marcha minutos antes, y además de rehén se verá involucrado de manera que la policía y la opinión pública pensarán que él ha sido el autor del atraco, de pronto la multitud ya rodea los aledaños de la oficina de Correos con más expectación que en La estanquera de Vallecas, se trata de un atraco en el que veremos el lado más humano de Jean-Claude, totalmente alejado del rol que nos tiene acostumbrados en sus películas, vemos a un tipo que suplica por su vida, débil y cohibido, como estaríamos todos en una situación de este tipo, tampoco es como ese portero de los garitos que no hace más que pavonearse recorriéndolo de arriba abajo hasta que hay un conflicto en el recinto y entonces desaparece de la escena, pero por lo menos nos encontramos a un Jean-Claude que pretende ayudar a los rehenes por medio de la palabra.

La palabra, sin duda es el fuerte de esta película, y por si acaso no lo destaca nadie, considero que el monólogo interior que se marca resulta fantástico, cargado de sentimiento, autocrítica y análisis profundo de una trayectoria vista desde él mismo, con un punto de dramatismo que puede llegar a emocionar, sólo si te estás tomando en serio no sólo la película, ni tan siquiera al personaje, sino al actor, la persona, Jean-Claude Van Damme.

En este caso es lo que he hecho yo, la he querido ver sin enjuiciar un argumento que desconocía, sencillamente con una actitud imparcial para encontrarme un Jean-Claude ‘desconocido’ y tomándome en serio una película, que me ha gustado, con mucho más contenido que el mero atraco, nada peliculero, pese a que en un instante Jean-Claude imagina cómo pudo haber sido, un fantaseo propio de cualquier persona, teniendo en cuenta que cada uno de nosotros dedica parte de su tiempo a imaginar situaciones cada día. En este caso no habría ‘imaginado’ una película así, como digo, me parece interesante haberla visto y considero que es un muy buen aporte para volver a emplear el recurso de tomarse algo en serio, pero en este caso para referirme a la más que destacable actuación de Jean-Claude, algo que se percibe hasta cuando se encuentra en el Taxi, una toma muy digna de mención aunque quizá pase inadvertida pero yo veo ese momento muy destacable mientras se defiende ante las acusaciones dialécticas de la conductora, lo cual, en cierto modo, marca el ritmo de JCVD.

 

 

 

Propicios días!

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 marzo 15

Jean Claude Van Damme, vaya, que no había repertorio de películas en el videoclub o algo… En fin, recuerdo que una noche de despiste empecé a ver este filme y me quedé frita… como en el minuto 12  o algo así, y… lo cierto es que no me arrepentí.  Ahora, tocaba verla entera.

¿Qué decir de esta producción cinematográfica?  Pues… me cuesta, la verdad.  Es diferente a todas las películas de “Juan Claudio” que he visto, eso seguro.  Se sale de la típica acción a la que nos tiene acostumbrados y ¡hasta parece que es mejor actor actor y todo!.  Claro que, interpretarse a uno mismo, no suena muy difícil, pero bueno.

Es curioso, te puedes reír de la película, aunque parece ser una de  las serias, o… ¡o no!.  La verdad es que desconozco si la intención es hacer un largo serio, o de broma, pero desde luego, irónica queda la historia, especialmente el final, que… debería ser indignante, y sin embargo parece ser asumido como de lo más “normalito”.

Es una producción europea, y ahí debo de admitir que me gusta que se note en los escenarios, los movimientos de cámara y los diálogos.  Además, llega un Jean Claude Van Damme algo más humanizado.  A pesar de que no deja de ser una historia ficticia, es más que verosímil que un actor de sus características se encuentre en la situación de “juguete roto” que se describe.

La situación, en realidad, es dramática.  La historia se va recomponiendo por fases.  En un principio parece que nuesto “prota” comete un atraco, y encima nos van dando más que motivos para que así sea.  Pues, se encuentra sin dinero; con que su agente no le consigue contratos decentes y encima es mal pagado; con que pierde la custodia de su hija después de separarse de su mujer… triste de narices, eh?.  Pero al final… la gran  parte de la minutada cinematográfica, sin mucha razón de ser, presenta como se comete y desarrolla un atraco de lo más inverosímil y absurdo, por lo menos a mi modo de ver.

Crítica de Cine al Filo

por Antonio Cedres 17 marzo 15

JCVD es un film bastante desconocido y he querido darle una oportunidad con este "cineclub" para que llegue a mas gente. Creo que se lo merece.

Es una gran critica sobre como tratan la industria y también el público a las grandes estrellas. Son utilizadas y después repudiadas. Aun así siempre habrán fans para estrellas caídas. Fans tan volubles como una veleta que pasarán del amor al odio en un segundo. Te pueden amar aunque estés atracando un banco u odiarte por ser algo frío al tratarles cuando se esperan un derroche de simpatía.

La peli comienza con un "pretencioso" plano secuencia plagado de acción que ya resulta ser la primera puya al género, director desconocido hognkonés incluido.  -¿Hace falta que sea todo en una toma? Tengo 47 años…-



El hilarante juicio por la custodia y la retahíla de muertes en su filmografia es la segunda. La conversación de los frikis del videoclub sobre los clichés de los enemigos del cine de tiros, la tercera de muchas mas.

El film plantea una situación que pienso, si se diera en la vida real, sería exactamente como la plasma el guión. Un gran circo mediatico.

Los productores buitres, la rivalidad con Steven Seagal, su vida de excesos… Se confunde la realidad con la ficción y el propio Van Damme nos lo dice directamente a los espectadores.

JCVD es una obra muy digna, genialmente rodada y que sorprende mostrando a un Jean-Claude ACTOR por encima de todo, incluso antes que humano.

"La gente que me entienda le encontrara el sentido."


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo