Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El senor de la guerra

El senor de la guerra


Intérpretes: Jared Leto , Nicolas Cage , Ethan Hawke , Bridget Moynahan , Ian Holm , Eamonn Walker , Liya Kebede

Título V.O.: Lord of War
País: Estados Unidos Año: 2005
Fecha de estreno: 16/09/2005
Duración: 122 min.
Género: Acción



Sinopsis

Historia de un traficante de armas: desde sus inicios hasta conseguir dominar el negocio. Una película de acción no exenta de descarnada denuncia. h5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 14 octubre 12

Película muy visual y moderna (para mi gusto, puede que demasiado), algo fría, que no debiera dejar indiferente al espectador, ya que tras los artificios y una historia más que interesante –aunque acepto que sesgada y carente de matices- se esconden ya no reflexiones, sino evidencias, que no dejan en muy buen lugar al ser humano. Más bien todo lo contrario. Y es que una vez finalizado el visionado a uno le invade una sensación de desasosiego, desesperanza, derrota. El ser humano no tiene remedio: es un hecho. En una época donde se entregan premios Nobel de la Paz a presidentes de Estados Unidos o Uniones Europeas, este film, a medio camino entre “divertimento” y “denuncia”, sirve de contraste para abrir los ojos a la sociedad, si bien a la media hora de su final probablemente uno se habrá olvidado de las informaciones recibidas y continuará con su vida cotidiana. ¿Acaso se puede hacer otra cosa? ¿Qué poder tiene un individuo por sí solo? ¿Y si se une con otros muchos individuos, esa unión tendrá objetivos más nobles, o se convertirá en una alternativa corrupta de la corrupción existente? Lo que parece evidente es que si se murieran todos los hijos de puta que usurpan y se apoltronan en el poder (muchas veces en la sombra, para que no se les vea la máscara), serían reemplazados por otros hijos de puta, y así consecutivamente. De lo que se puede extraer la conclusión de que la humanidad está repleta de hijos de puta, por todos lados se pueden encontrar, incluso (¿o sobre todo?) dentro de uno mismo.

Aparte de la contundente denuncia, es un largometraje muy entretenido, con buen ritmo narrativo, y un importante número de frases lapidarias dignas de remarcar y ser recordadas (algunos ejemplos: “¿Ser un perro no es parte de ser humano?”; “Las balas cambian más los gobiernos que los votos”; “Sólo hay dos cosas trágicas en la vida: una es no conseguir lo que quieres y la otra es conseguirlo”; “¿Sabéis quién heredará la Tierra? Los traficantes de armas, porque los demás estarán ocupados matándose los unos a los otros”;  “Dicen que el mal prevalece cuando los hombres buenos no hacen nada para imperdirlo. Deberían decir que el mal prevalece”; “Nunca estés en guerra, especialmente contigo mismo”). Se centra en el auge de un traficante de armas hasta establecerse en uno de los de mayor éxito (y también cuenta la vida que lleva: incluyendo el trato con su familia, esposa, otros traficantes, militares, dictadores, policía, etc.), protagonizado por Nicolas Cage. Trata de quitar dramatismo, enfocarlo desde un punto de vista frívolo y satírico; ello no es óbice para que se hagan unas afirmaciones muy duras contra los grandes gobernantes y magnates del mundo en particular, y la especie humana en general. El mensaje puede quedar difuminado por el tono de la historia, aunque no debería. Podríamos calificar la película de drama de acción. Interesante me pareció el motivo por el cual el protagonista se dedica al tráfico de armas: no es por el dinero ni por el poder, sino por ser lo único que se le da bien. Una razón significativa en la sociedad actual, donde la mayor parte de los seres humanos parece ir a la deriva o seguir la corriente propagandística, sin nada que (aparentemente) se les de bien, obligados tal vez a hacer algo que ni les agrada realmente, ni tampoco se sienten realizados con ello.

La perspectiva de la sociedad corrupta desde las altas instancias hasta la base es algo desolador, que deja a uno sin esperanzas. La visión del traficante de armas tampoco tiene desperdicio: “él no mata, sólo vende algo que después otros utilizan para actos violentos y delictivos”. Y los primeros traficantes de armas son los presidentes de las grandes potencias mundiales. Volvemos a lo mismo: estamos gobernados, mejor aún: dominados, por grandísimos hijos de puta.

Sin parecerme ni de lejos una obra maestra o una película de gran calidad, opino que sí es altamente recomendable. Cruel y superficial, pero sangrante.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo