Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El lobo de Wall Street

El lobo de Wall Street


Intérpretes: Rob Reiner , Cristin Milioti , Ethan Suplee , Jon Bernthal , Matthew McConaughey , Margot Robbie , Jonah Hill , Leonardo Di Caprio , Kyle Chandler

Título V.O.: The Wolf of Wall Street
País: Estados Unidos Año: 2013
Fecha de estreno: 17/01/2014
Duración: 179 minutos.
Género: Drama



Sinopsis

El lobo de Wall Street se centra en la vida de un corredor de bolsa llamado Jordan Belfort (basada en hechos reales), que muestra cómo logró hacerse millonario y obtener todo aquello que siempre había anhelado como una mansión en Long Island, un yate, una preciosa mujer y montar un imperio a base de estafar a los clientes e irse enriqueciendo rápidamente, para ello sigue los dictámenes de Mark Hanna caracterizados por seguir un ritmo de vida en el que drogarse de manera incontrolada, practicar el sexo con prostitutas y mostrarse alterado todo el día parecen ser las claves para no olvidar cuál es la meta: hacerse rico. A costa de lo que haga falta.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 09 June 14

Aunque han pasado un buen número de meses desde su estreno, no fue hasta hace unos días cuando me puse a ver El Lobo de Wall Street, debo ser un bicho raro porque aún recuerdo los comentarios que escuchaba y leía con respecto al film cuando se estrenó y no comparto ninguna de las ideas, exceptuando que, sí, como película es buena, Martin Scorsese lo ha vuelto a hacer, el “dueto” formado por Leo DiCaprio y el Director ha supuesto otra gran película, innegable.

Lo que no me ha gustado es el mensaje de la película, como mencionaba en el párrafo de arriba recuerdo comentarios de gente, escuchados y leídos, en plan “Joer, cómo molaría…”, “ese tío sí que sabe”, “esto es montárselo bien”, “¿te imaginas si…?” y demás expresiones de adulación hacia el prota de la peli, ya te digo, consideré que ya era hora de verla, porque realmente no sabía sobre qué trataba tan sólo tenía una ligera idea, puesto que, como ya he comentado en pasadas críticas, no suelo hacer mucho caso a los estrenos, me vuelvo más loco cuando llegan las series a principio de semana.

Ahora, del mismo modo que digo que no me ha gustado el mensaje de la película, reconozco abiertamente que me decepciona toda aquella gente que se entusiasmaba con el tren de vida de Jordan Belfort, tampoco lo digo en tono crítico, aquí cada cual tiene su propia percepción en lo que respecta a su existencia, pero en mi opinión “el todo vale” ya nos ha demostrado lo dañino que puede ser con las personas a las que se pisotea sin concesión alguna por desalmados como el idolatrado Jordan, apodado como...

El lobo de Wall Street

No voy a resumir mucho la película, ni tan siquiera a centrarme al 100% en la misma, sino que estas líneas van a girar en torno a lo que he ya he empezado a deslizar, aún así, la película trata sobre Jordan Belfort y su camino hacia el éxito desde que empieza a currar en Wall Street y en su primer día es apadrinado por Mark Hanna, sigue sus pasos y se toma sus consejos como si de una normativa se tratase, que prácticamente se resumen en ir hasta arriba de coca durante todo el día, tirarse a prostitutas y despreciar a la persona de a pie al enriquecerse a base de engaños.

Ahí el chaval empieza a venirse arriba al dejarse llevar por la corriente de Mark Hanna, interpretado por un Matthew McConaughey que se ha consagrado en la serie True Detective, aplica sus conocimientos y empieza a enriquecerse a ritmo muy acelerado con lo que abre su propia empresa, junto a su vecino Donnie Azoff, y a partir de entonces no se centra en otra cosa que no sea amasar y amasar fortunas para despilfarrarlo siguiendo los compases que Mark Hanna le marcó.

Es decir, en mi opinión, despilfarrarlo de manera gilipollesca, pero aquí cada cual tendría su propio punto de vista, yo desde luego lo emplearía para cuestiones que considero mucho más productivas, la mayoría de ellas relacionadas con el emprendimiento, en lugar de meterse lonchas desde que amanece, desatender a tu esposa con el desprecio añadido de hacerlo con prostitutas a las que trata como a ganado y fanfarronear de ganancias obtenidas por este tipo de gente sin escrúpulos, puesto que El lobo de Wall Street es el vivo retrato de la gentuza deshumanizada que destruye a las personas por mero entretenimiento, además de una ambición que termina consumiéndoles, en este caso hablamos de un corredor de bolsa, pero esta chusma caracterizada por sus actos canallescos se encuentran por todas partes, son las empresas que manipulan y prácticamente coaccionan al ciudadano para que consuma por medio de engaños, son quienes se cepillan los recursos naturales y no les interesa la acogida de las energías renovables porque supondría dejar de embolsarse billetadas, son quienes se reparten la riqueza en todos los niveles, son los políticos que mienten manteniendo una conducta bochornosa, ejemplos como abusos en todos los sectores como serán los servicios de Internet cuando se apruebe el plan que permita cobrar por los canales rápidos y se ponga fin a la “neutralidad en la red” (ocurrirá, recuerda esta fecha), especuladores, medios de comunicación que callan, manipulan y filtran según su conveniencia, el tráfico de influencias y un sin fin de ejemplos en los que posiblemente tú estés pensando mientras lees este párrafo y yo culmino mencionando al banquero cabrón que consigue una paguita más a base de hundirte y que, descuida, tarde o temprano recibirá su merecido. No hay perdón.

Indudablemente toda esta morralla ambiciosa y despiadada se mueve en la corriente que el corredor de bolsa Jordan Belfort te muestra desde que empieza la película y se burla de su cliente mientras le atiende telefónicamente, para regocijo de todos los allí presentes que se recrean como cochinos con esta patética forma de menosprecio, con lo que proceden a aplicarlo ellos también.

De todos modos, por centrarme más en la película y no en lo denunciable de este tipo de gente, voy a sacarle pegas al personaje de Jordan, más allá de lo que considero moralmente incorrecto, al ser un tipo tan simple de rodearse de gañanes, pardillos e imberbes inexpertos en lugar de gente preparada, con integridad y conocimiento (finalmente esta decisión suicida le traerá consecuencias), mientras sigue sin entrarme en la cabeza cómo decide asociarse con Donnie Azoff, un soplagaitas cuyo único estímulo es el dinero, no le interesa el proyecto o la metodología, sin duda tiene pinta de haber sido el clásico monguer del cole y ahora se libera de esos traumas mediante este manto de falsa autoridad, dándose el caso de que Jordan no duda en hacer de este sosainas su mano derecha y amigo, marcando la línea del tipo de selección que completará el perfil de los nuevos contratados en la empresa de brokers “Stratton Oakmont”, ¿esto que supone? Que el día que falte Jordan esa mierda se hunde, porque son incapaces de aportar nada al limitarse a obedecer y asentir como borregos a los discursos de Jordan sin ser capaces de mostrar iniciativa propia, en mi opinión esto es un error de novato, si te rodeas de necios será difícil que prosperes, siempre mejor estar escoltado por gente mucho más formada, válida y eficiente que tú, al menos es lo que yo haría, ¿de qué sirve destacar entre mendrugos? Sí, de acuerdo, a Jordan le admiran e idolatran en la empresa, pero ¿él dónde puede encontrar apoyo o asesoramiento?

Este tipo de comportamiento, que consiste en jalear al orador, lo conozco, aparte de que también podrás reconocerlo en la película española “el año de la garrapata”, personalmente no creo en su efectividad, puesto que pongo en tela de juicio la efectividad de su valor motivacional, recordándome un aspecto de la película que me ha decepcionado… es la falta de frasazas, es más, es que no detecto ni una sola frase buena de esas que se te quedan grabadas, bien es cierto que no esperaba (ni quería) una retahíla de citas célebres propias de los gurús de turno, o gurupollas si acuño el término que Alejandro Suárez (autor de los libros “ha llegado la hora de montar tu empresa”, “Desnudando a Google” y ¡Sí, puedes!”) utiliza para referirse a cierto tipo de vendeburras, pero no rescato ni una fraseada memorable la verdad.

De todos modos, la película me ha gustado, no creo que sea de las mejores de Scorsese, pero es una peli que hay que ver, pese a que el mensaje y las formas del protagonista no me gustan en absoluto en ninguna de las fases de su vida, ni en ningún aspecto, no ya sólo por todo lo mencionado, sino por mostrarse como una persona violenta y dominante sin razones para ello, como ejemplo montarle un cirio a un trabajador suyo por encontrarse limpiando una pecera 5 minutos antes de no sé qué historia, mientras le ridiculizan y le despiden invitando a los demás a que le insulten mientras anda marchándose, ¿el delito? No actuar como los demás, hay muchas maneras de concentrarse o prepararse mientras mentalmente trabajas una cuenta atrás ¿sólo se permite el pensamiento único? Lo dicho, insultante el comportamiento del par de drogatas que lideran “Stratton Oakmont”, del mismo modo que el hecho de tener dinero a puñaos no te permite poseer a la gente y ser el dueño de lo que te plazca, un ejemplo más es cuando dan los primeros pasos y celebran una operación, en uno de sus lamentables espectáculos dentro de la oficina, Jordan en un tono muy circense presenta, como si de una exhibición se tratase, un instante en el que a una compañera de trabajo le rapan el pelo a cambio de una cuantiosa suma de dinero, cuidadín, aquí ella también tiene buena parte de culpa por aceptarlo, pero la falta de gusto ya flota en el ambiente cuando apenas son unos aspirantes a triunfadores.

Por si no había quedado claro, no simpatizo en absoluto con el yonko de Jordan Belfort, debido a su desprecio hacia las mujeres, delitos fiscales, malas formas, arrogancia, aires de predicador, manipulación del mercado de valores, inconciencia como esposo y padre, irresponsabilidad con respecto a todas las actuaciones así como sus consecuencias y demás adicciones de las que ha salido inmune (en la realidad), tras su paso por la cárcel, ahora está en libertad sin haber pagado ni el 10% de lo que corresponde a las indemnizaciones a las cerca de 1.500 personas que estafó de manera directa. El karma no existe amigos. La vida sonríe a los cabrones.





Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo