Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El hombre de la tierra

El hombre de la tierra


Título V.O.: The man from earth
País: Estados Unidos Año: 2007
Fecha de estreno: 10/06/2007
Duración: 90 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

John Oldman es un profesor de universidad que confiesa ser un hombre de  de 14000 años de edad. Tras esta confesión, sus colegas de profesión se meterán en una serie de preguntas y respuestas sobre la historia de la humanidad que se debaten desde diferentes puntos de vista.

 

 

 

LC 


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Luna CR 17 febrero 15

No tenía expectativas previas con esta película, no sabía qué iba a encontrarme aunque me la habían recomendado al menos tres personas distintas. Sin embargo la he terminado con sensaciones encontradas. A nivel técnico, la falta de presupuesto es obvia y especialmente en el sonido se agradecería mayor calidad. La banda sonora también se queda algo pobre. Por otro lado el tema te atrapa tanto, el guión te lleva tan bien de una pregunta a otra que es difícil que no te guste.

Las grandes cuestiones de la humanidad se colocan una tras otra y, como en una conversación real, se gira en torno a ciertos temas una y otra vez. Eso me encanta, que no siempre profundizan en todo, la película no busca dar lógica a absolutamente todo, cuenta una historia, simplemente cuenta la vida de un hombre que ha vivido 14000 años.

Los debates sobre la religión, las primeras apariciones artísticas o el origen de los mitos hubieran estado mucho mejor, quizá, con personajes más variados. A fin de cuentas, John Oldman se enfrenta a personas universitarias del campo de la ciencia con dos excepciones, el personaje de la profesora muy creyente y la estudiante, que son el único contrapunto a la incredulidad científica.

Sin duda fascinante y tranquila, una de esas películas que te hacen volver a pensar en todo aquello que das por hecho.


LC

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 febrero 15

La película de este mes del CineClub la he visto totalmente a ciegas.  Sí, podría hacerme la cultureta y decir que ya me habían comentado que es una gran película de ciencia ficción de culto, pero ha sido cuando la he visto que he podido percatarme de su bajo presupuesto, de que se trata de cine alternativo, y de que, a pesar de ser de ciencia a ficción, rompe con todo lo que había visto hasta ahora de este género.

Pues, eso, en principio, argumento sencillo. John Oldman (David Lee Smith), se muda repentinamente pero decide citar a las personas impotantes de su entorno en su casa de campo, donde se desarrollará toda la trama.  Sus amistades, son docentes de disciplinas a nivel universitario, aunque también aparecen Sandy (la chica de la peli, enamorada de John), y Linda (una estudiante seducida por el antropólogo del grupo).  Hasta aquí todo normal, la pájara se inicia cuando se comenta que John lleva sin envejecer 10 años, y John lanza la pregunta “¿qué pasaría si un hombre de Cro-Magnon sobreviviera hasta nuestros días?”.  Lo que se inicia como una pregunta aparentemente absurda y de pie a la broma, acaba dando paso a mucho debate científico desde diferentes perspectivas.

Interesante planteamiento, y grandes reflexiones durante los temas que se tratan: ciencia, religión, medicina, arte, mortalidad... todo aquello que siempre ha interesado al conocimiento humano sale a relucir desde diferentes puntos de vista.

Desconozco si la pretensión es crear la duda en el espectador sobre la vericidad o no de los relatos de John o no, tal y como se da entre los personajes que acompañan el reparto.  Un reparto, he de decir que bueno; pero, del mismo modo, el protagonista, precisamente, a pesar de gustarme, no me ha llegado a convencer.  ¡Ojo! En ningún momento dudé de su papel pero... puede que sea el mismo guión el que no veo que se aguante por ningún lado.   

Lo dicho, interesante que con unos pocos personajes y un solo emplazamiento, sin banda sonora apreciable y teniendo como único elemento de peso el diálogo, la película se salva bastante bien.  Supongo que es considerada como una buena película de culto porque sin darse la acción o lo efectos especiales a los que estamos acostumbrados, la película no deja de dar giros más o menos inesperados.

Ahora, si me pongo crítica... por muy inteligentes y formados que sean los personajes y muchas de las intervenciones, he de decir, que no me cuela.  Parece que la falacia de que no es demostrable ni que lo sea ni que no lo sea sentencia bastante pero, sin dudar de la sinceridad del protagonista, la posibilidad de que se diera, pues, como que no hay manera de que cuaje.  Al contrario de lo que se da en durante el largo, que poco a poco va tomando solidez la historia de John,  a mí, me ocurre lo contrario.  Desde el primer momento en que confiesa tener 1400 años con apariencia de 35, voy y lo creo y ni sospecho de su salud mental, tal y como hacen sus amigos.  Pero... vamos que el tipo haya vivido tanto... poco probable (imposible, vaya),  que encima haya coincidido, JUSTO  en acontecimientos de importancia Bíblica, con personajes de lo más destacado de nuestro panorama histórico... ¡que no encaja!.  El apoteósis viene cuando se empieza a hablar de religión, y ya, ahí con el Dogma de Fe, todo parece que puede tener una forma más “creíble”.  Pero... vamos, sin quere faltar, a pesar de que la película no me ha desagradado, de hecho, hace un repaso histórico y de la humanidad, superficial pero molón, considero que es una ocurrencia que raya bastante la flipada y lo absurdo, de hecho, por menos que algo así, he sabido de calificaciones de “freaks”.

A nivel personal, la empatía por el personaje principal, me hace ver el drama por llevar una vida de miles de años condenado a la soledad.  Tiene que  mudarse cada 10 años cuando empieza a resultar demasiado evidente que no envejece, y ha de dejar todo atrás. ¡Qué duro y qué poco envidiable!, a pesar de que algunos de sus colegas dicen envidiarle por poder vivir tanto sin envejecer, sin achaques.  Uno de los mayores miedos de la humanidad, el miedo a la muerte propia, y a la pérdida de los queridos.  Creo que es lo más esencial de la película en realidad, la reflexión más allá de todo lo histórico y la veracidad o no del testimonio de John, de cómo todos los esfuerzos del ser humano por medio de la ciencia, la magia, la religión,  etc no han podido aliviar todavía: la inaceptación de la muerte y el dolor que ello supone.   La cinta concluye como precipitadamente, cuando después de tanto divagar, de pronto, se desencadena un drama mayor, personal y más cercano a la realidad,  que sirve de contrapeso al “final feliz”.




N5 

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 febrero 15

Cineclub de febrero, una vez más se me despistaba el vistazo al calendario y he cogido esta película con prisa, ¿qué ocurre? Que me la he puesto a ver sin saber ni de qué iba, vamos que ni tan siquiera le echado un ojo a la sinopsis, venga, ahí a lo loco, así de nuevas le damos al 'play' ¿y qué tenemos?

John reúne a sus amistades porque ha decidido que tiene que irse, dejar su vida atrás, la decisión está tomada y quiere marcharse de una manera elegante en la que se incluye una despedida ante sus amigos, sin terminar de arrancarse a la hora de valorar los motivos, de hecho con bastante temor declina los primeros ruegos que le invitan a argumentar su decisión, insistiendo que no tiene ningún problema, sencillamente comenta que así lo siente, que necesita hacerlo..

Rápidamente yo ya estaba pensando que se trataba de una película de descubrimiento personal, como ya vimos en Into The Wild aquí en el Cineclub del pasado mes de mayo, o mencionaré en mi próxima reseña sobre One Week, de hecho antes de que se abriese el melón de la línea argumental de esta película, tras escucharle decir aquello de “Tengo que irme” también me ha venido a la cabeza un Artículo que leí hace no mucho de María A. Gil Castaño titulado de esta forma "Me tengo que ir".

Automáticamente la película ha dado un giro, incluso has podido pensar “Engaa, ¿estás de coña, no? Hasta que el título de la cinta ha cobrado sentido.

El hombre de la tierra.

La tierra como tal, sus orígenes, nuestra historia y el futuro que define nuestra trayectoria como sociedad de la mano de John, con 14.000 años a sus espaldas ¿es eso posible? Pues oye, no lo sé ¿tú sí? Pues escríbenos al contacto del portal… yo en principio lo veo muy poco probable, aunque sería bonito encontrarse ante un caso de este tipo, lo que está claro es que la reacción más inmediata (por mi parte) tendría que ver con la exploración, aburrir a preguntas a John en lugar de escuchar sus palabras bajo una perspectiva de enjuiciamiento, algo muy propio de nuestros días, y sencillamente disfrutar de todo aquello que parece dispuesto a compartir, más aún teniendo en cuenta que viene de confesarte que cada diez años abandona el entorno donde ha estado, incluso sintiéndose cómodo en el mismo, debido a las circunstancias, con lo que entristece la constante negación ante el discurso de alguien a quien posiblemente cueste que vuelvas a ver a lo largo de tu vida. Se trata de un buen tipo que aunque va a contar cosas que nooo vaaan a gustaaar, acaba de ofrecerte un Johnnie Walker etiqueta verde ¡Gracias macho!

Sí, efectivamente, claro que puedes plantearte que te está tomando el pelo, de hecho fuera del film sería lo más probable, pero aún así ¿por qué no sentir curiosidad? Sin duda ante el casi imposible caso de encontrarse ante algo así siempre querrías preguntar si, debido a la obligación de adaptarse al medio, ha desarrollado alguna habilidad, profundizar en los tipos de sueño que tiene cada noche, porque si través del sueño en ocasiones recordamos momentos, se presentan escenarios distintos o incluso premonitorios a lo largo de nuestra vida, imagínate este fósil andante...

Hay un aspecto que me llama la atención durante la peli, aunque pasa de puntillas, sabes que no es la única persona con estas características sobre el planeta (como pasaba en Hancock xD), con lo que se iniciará una tertulia en la que debatirá sobre ciertos aspectos de nuestra historia, que alteran ligeramente lo que siempre nos contaron, mientras uno de los enemigos principales del aprendizaje, el “Ya lo sé”, está presente durante muchos momentos y en boca de distintas personas allí congregadas, mientras llama la atención que la única persona con la que tiene un vínculo real no forme parte de su entorno y así se explica el respeto con el que se dirige a él, por qué se apresura en darle el pésame e incluso se muestra dispuesto a recibir un balazo, con lo que te cuestionas ¿decidió su destino de la última década para poderle conocer? Ahmm… Podría ser.

La película está muy bien pensada, algo cogidita con pinzas y las interpretaciones de los actores tampoco terminan de convencerme mucho la verdad, pero mi conclusión aunque no tiene relación directa con The Man From Earth como tal, tiene relación con aspectos que ya he mencionado como la habitual negatividad de las personas ante aquello que descuadra su mundo, cuando se encuentran bajo la perspectiva de enjuiciar y no de escuchar, la absoluta negación cuando se presenta unas posibilidades distintas a las que hemos sido sometidos (la buena señora que se extramotiva cuando con la Iglesia hemos topado) que queda evidente con esa especie de liberación que parecen experimentar la mayoría de ellos cuando prefieren creerse que todo era una bromita, porque aunque hayan sido supuestas víctimas de una vacilada del quince al menos no supone cambios en la percepción que tienes de la vida y que no estás dispuesto a aceptar un cambio de guión de ninguna de las maneras, de ahí los continuos ataques dialécticos (exceptuando los casos de Sandy y Linda) a cada nuevo desarrollo de John, mientras concluyo con aquello de “mejor no cuentes náh” o al menos plantéate a quién si así puedes evitarte su toxicidad.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo