Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Danielle

Danielle


Intérpretes: Charlotte Vega

Título V.O.: Danielle
País: España Año: 2017
Fecha de estreno: 13/11/2017
Duración: 17 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

“Danielle” narra la historia de una visitante de otro planeta, que tras encontrarse con Daniel en las calles de Madrid sus vidas estarán conectadas por medio de un décimo de Lotería, a través del cual Danielle conocerá más sobre la fantasía, el azar y la suerte, compartiendo un buen número de momentos con Daniel, mientras Danielle filtra todos esos momentos vividos y compartidos desde que llega a la tierra al espacio exterior.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 diciembre 17

Danielle es una película, o un corto, de Alejandro Amenábar en el que una visitante de otro mundo visita España y lo hace en forma de chica para mostrarnos la magia de la Navidad y todo lo que envuelve a la antesala de la misma: la lotería de Navidad, por ello Danielle es el anuncio de Lotería de Navidad 2017.

Este anuncio de Loterías y Apuestas del Estado tiene una duración de 17 minutos, diseñado para este 2017 que casi estamos despidiendo. 17, un número que gusta. Ha identificado a la Web en estos años, dado que siempre hemos publicado cineclub cada día 17 del mes de turno desde hace años.

En esta ocasión ésta es la última vez que el 17 del mes de turno, en este caso diciembre, traeremos una edición de cineclub. Lo hacemos cerrando 2017. A partir del próximo año, los plazos se ampliarán, las fechas serán decididas por parte de quien proponga film, de manera aleatoria, y esta sección, cineclub, llegará a tu timeline de manera menos regular, tal vez se establecen dos publicaciones en un mes o necesitamos más de dos meses para dar la bienvenida a otra sección de cineclub, ¿Qué será será?

El caso es que el 17 ya no será un día clave en cineclub, lo cual no significa que no siga siendo un número querido, y al que tenerle aprecio. Más cuando esta publicación se centra en el Anuncio de la Lotería, ¿y qué es la Lotería sin la combinación entre números?

Números, tan importantes en nuestro día a día, casi como una constante, ¿verdad? Si me permites voy a parafrasear a Paul Rivers (Sean Penn) cuando habla con Cristina Peck (Naomi Watts) en la película 21 gramos para explicarlo: “Hay un número oculto en cada acto de la vida, en cada aspecto del Universo, fractales, materia. Hay un número que clama por decirnos algo  (…)   Lo que intento explicar es que los números son una puerta para entender un misterio que es mayor que nosotros.

Números, misterios, cifras... Pues sin conocer las cifras que marcarán el próximo 22 de diciembre vamos a descifrar los momentos que dejan marca en este anuncio.

DANIELLE

Vida extraterrestre visita España y adopta aspecto humano nada más poner un pie en la tierra, o crear un pie a partir de una modelo de anuncio, depende cómo se vea. En este caso la referencia para el ente visitante no es otra que Charlotte Vega, con lo que con cuerpo de mujer vive sus primeros instantes en el Planeta, como un ser humano más. Rápidamente se le acerca un curioso perrete, que nadie sabe qué hacía allí en plena madrugada, tampoco lo sabremos pero sí descubriremos el mundo que va percibiendo esta vida extraterrestre conforme da sus primeros pasos, en este caso por la ciudad de Madrid, siempre en compañía del simpático animal, mientras este ser visitante comprueba toda la agitación que hay a su alrededor, mientras camina de manera, casi invisible, hasta detenerse en una fila de personas que están dispuestas a volcar sus ilusiones con la compra de un boleto de Lotería. Ahí será donde conocerá a Daniel, el cual interpreta que este ser visitante se llama Danielle.

Danielle. Así queda bautizada la muchacha. Podría interpretarse que Danielle pudiera ser vida extraterrestre o un ángel caído, debido a que en hebreo Danielle significa "Dios es mi juez", pero bueno tampoco nos desviemos del primer encuentro de interactuación de Danielle con otro ser humano, en este caso Daniel.

La puesta en escena es bonita bajo el cielo de Madrid. Bien es cierto que al tratarse de Lotería Nacional, hubiera estado genial que, de algún modo, más ciudades hubieran estado representadas en el anuncio, no sólo Madrid... por lo menos el compañero de piso de Daniel, Edu, descubrimos enseguida que es catalán debido a que se despide con un “adéu” y en su casa tienen un Tió de Nadal, conocido como Caga Tió. Pero un amplio barrido por la escena nacional habría permitido que mucha más gente se sienta identificada con la Lotería, que por ello es Lotería Nacional.

Danielle y Daniel comparten juntos la espera de la fila hasta que llega el momento en que están atendiendo a Danielle, y como todavía no sabe expresarse como los humanos, tan sólo sabe responder con gestos, pero sí parece entender cuando un vendedor de Lotería le habla de un adorable chucho que tuvo al ver que Danielle va acompañada del perrete que venía de conocer en el bosque, con lo que a la hora de elegir un boleto para Navidad, como la prisa precisamente apremia, tocará con su dedo el elegido y, serán entonces, cuando Daniel decida intervenir y comprar dos décimos de ese número elegido, uno para Danielle y otro para él mismo. No iba a ser menos.

Esa misma maniobra la veríamos al día siguiente cuando, mientras él se encuentra en su puesto de trabajo como guía turístico en Madrid, vuelve a ver a Danielle en la calle intentando agenciarse un algodón de azúcar y corre a socorrerla, para que el propietario del puesto ambulante no se enoje, y decide volver a comprárselo a Danielle. En este caso, sí podría interpretarse como un mensaje ya tantas visto al mostrar a Danielle como un simple cuerpo femenino sin más movimiento que la intuición teniendo que ser salvada por el hombre, tampoco se trata de tildar esta ‘relación’ de machista pero sí muestra al aura alien prolongado en un cuerpo de mujer inocente y limitado que constantemente sigue los dictámenes, pasos e indicaciones del varón que continuamente la socorre… aún queda saber si le habría pagado el billete de lotería si en lugar de usar el molde de Charlotte Vega hubiera usado el de una persona, no necesariamente mujer, tan agraciada o agradable a la vista, pero en este caso no duda en establecer contacto con esta alien las veces que hagan falta, para después llevarla a comer para que pruebe productos típicos como el jamón, si echamos cuentas ya lleva los 20 euros del billete, los 2 del algodón de azúcar, más lo que costase el tapeo. Puede interpretarse de muchas maneras desde luego, él sigue pensando que es una chica extranjera y frágil, y parece que sólo, aunque sea en tono de broma ya que lo desliza hasta un par de veces, se ha dado cuenta de ello su amigo Eduardo, y es que Danielle no es de este planeta aunque Daniel siga pensando que sencillamente es una chica extranjera y poco comunicativa. Para Daniel ella es especial, cuando realmente ella es espacial.

No obstante, volvamos a la tapa de jamón, esto me parece un detalle de lo más gracioso de la película, ya que jamás me habría imaginado que en las primeras 24 horas de un/a alien en la tierra su primer papeo formal fuese zapiñarse unas piezas de jamón. No es el único detalle que me hace gracia de la película, como Paco ¡Ese formidable Paco! Si no sabes de quien hablo, es de los pocos que devuelve el saludo cuando Danielle camina por la calle diciendo su nombre “me llamo Danielle”, “me llamo Danielle”, “me llamo Danielle”… hasta que se escucha un espontaneo “¡y yo Paco!” Espléndido, ¡qué personaje!

Desgraciadamente la película también te muestra ese otro lado, esa cara B de la sociedad cuando en una escena muy parecida, pero en un contexto completamente diferente, Danielle va preguntando por “Esperanza”, la parada de Metro, pero la gente de su alrededor no lo sabe y podría pensar que es una persona o cualquier otro tipo de posibilidad, cuando un hombre responde “No, gracias”. Es triste si piensas en Esperanza como concepto. La escena, como tal, me recuerda a la película La ladrona de libros cuando Liesel pregunta por Max.

Hay ciertas cosas que me desconciertan, pero bueno asimilemos que es una película, y es la principal de cómo es posible que este ser extraterrestre, que suele despistarse y no parece encontrarse siempre ubicada, se sabe manejar tan maravillosamente en el Metro con tan sólo saber que su parada es la de Esperanza, cuando desde Gran Vía toca un trasbordito y para el acceso necesitas metrobus, abono o la nueva tarjeta de transporte público de la Comunidad Madrid. Pero bueno, tampoco perdamos la magia, es por lo que tampoco le busco 3 pies al gato con el tema del perro a las 3 de la madrugada.

Con respecto a la madrugada y la noche, me gusta la idea, muy descarada, que ha propuesto Amenábar con la conexión entre Danielle y Daniel por medio de los sueños, es muy poco sutil y muy directa por la sencilla razón de que no se trata de una película temática, sino de un anuncio de televisión que va a ser visto por muchas personas y debe entenderse todo a la primera, debido a que es un público más generalizado, más amplio. La idea es descarada, poco sutil, pero está genial que ésta sea una vía de comunicación con seres extraterrestres, una puerta abierta donde no existen limitaciones por el habla, debido a que se comprende todo sin necesidad de que sea explicado. Tal y como ocurre en los sueños.

Sueños entre ellos, de conexión. También hay otros sueños, como el de que te toque la lotería.

Para acabar esta review, me habría hecho gracia un final alternativo, como ocurre en tantos films, en éste se comprueba que la chica finge que no se entera desde el primer minuto, sino no se entiende por qué decide entregarle el perro al vendedor de lotería, y que tras proporcionar al espacio exterior un buen número de información que ha recopilado en la tierra, iniciase una nueva comunicación con un escueto: “ya podemos invadir”.

La jugada sería brillante por parte de Danielle :_)

Eso sí, que se espere al día del sorteo, día 22 de diciembre, y si la suerte nos sonríe que deje tampoco hable maravillas a los suyos de la Tierra y dejemos en stand by la invasión, porque, por mi parte negarlo sería absurdo y falso, ¿quién no quisiera que le tocase un pellizco o una buena cifra en la lotería? Las fechas encajan, son números, es aleatorio, es suerte, llámalo como quieras, pero particularmente yo sí quisiera odesde luego, debido a que el dinero es ese tema tabú y yo sí considero que ayuda a obtener la felicidad, sencillamente porque te quitas de encima agobios, ganas más autonomía y te permite abrir etapas, no se trata de despilfarrar, sino de poder gestionar tu tiempo, realizar aquel curso que querías hacer o poder vivir una etapa en aquella ciudad o país que siempre soñaste- Son sueños, ¿acaso no se trata de eso? Yo sí quisiera que me tocase la lotería oye, sería bueno para mí, por supuesto, pero también para ti que visitas la Web, ya que por fin podría invertir en tantísimas mejoras en este portal Web mismamente. Es así, yo no lo niego, quiero que me toque la lotería, es una experiencia que nunca he vivido, es más creo que es el primer año de mi vida que participo ¿acaso necesito la complacencia de algún ser ajeno a nuestra dimensión, tal cual la conocemos, como en la peli? Pues que así sea. De hecho he empezado la reseña con la palabra “vida” al decir “vida extraterrestre visit…” termino con la misma, dado que ahora mismo un premio de esos majo me darían la vida.

 

 

 

Propicios días!

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 diciembre 17

El presente CineClub es cuanto menos original, pues se trata de una versión en cortometraje del spot que publicita la ya mítica Lotería de Navidad en este 2017. Muy propio en las fechas en que nos encontramos.

Dirigido por el reconocido Alejandro Amenábar. viene a presentar en forma de cuento que mezcla la ciencia ficción y el romanticismo con la moraleja o mensaje de que el mayor premio es compartir. Pues, en la historia que se relata, Danielle (Charlotte Vega) es una alienígena que toma como forma humana la de una modelo de publicidad y vagando por la ciudad de Madrid, conoce a Daniel (Daniel Luque). Estos comparten el número de lotería que compran además de momentos, recuerdos y aprendizajes de Danielle. Hasta que un día, ya no se pueden encontrar. La suerte, les sonríe el mismo día en que se produce el sorte del famoso "Gordo" de Navidad, y es entonces cuando la verdadera fortuna queda patente figurando que se da una definitiva unión de ambos seres.

Bajo mi opinión, un corto navideño y algo ñoño como ya corresponde a estas épocas del año. Por supuesto, se huele el final desde casi el principio, y a pesar de la belleza de las imágines y lo bucólico de la historia en sí, a mí no me convence. Pues me hace sentir que se trata de naturalizar algo mágico, esperanzador e iluso por medio de eventos inexplicables o poco palpables como la vida alienígena. Imagino que es lícito puesto que no deja de ser publicidad de la magia y la importancia de creer en el azar de manera optimista. Así, se trata de hacer creer que, a pesar de que es el sorteo en el que mayor cantidad de personas compran número y por lo tanto, es cuando precisamente hay menos probabilidades reales de que coincida, el mensaje es, compra el número, que además de hacerte rico, tus deseos se hacen realidad.




N5

Crítica de Cine al Filo

por Elvira MJ 17 diciembre 17

Chico conoce extraterrestre…

Se enamoran, surgen problemas y triunfa el amor… o no. Vamos, la clásica historia de amor hollywoodiense pero entre turrón y polvorones.

Daniel se topa con una muchacha de anuncio (literalmente) y la ve tan perdida que siente la necesidad de ayudarla. Se ve que Daniel es un buen tipo. Ella en cambio, pues no sabemos si es buena gente así de primeras. Es más, no sabemos si es ella, él o ello porque, llegada en forma de rayo luminoso, se encarna en una valla publicitaria veraniega. Algo altamente inapropiado para el frío del invierno, dicho sea de paso. Así surge en medio de un bosque donde además se encuentra a un simpático perrillo al que toma cariño ipso facto. El verdadero personaje clave de la historia.

El caso es que la bella haz de luz encarnada por Charlotte Vega no trae un software de diccionario incorporado y a fuerza de imitación es como va aprendiendo. Así, siendo espejo de Daniel, se convierte en Danielle, claro está. Y es que, qué haría esta muchacha intergaláctica sin ese simpático guía turístico al que da vida Daniel Luque. Gracias a él se libra de algunos problemas, evita coger una pulmonía (en el caso de que tenga la capacidad de enfermar) y descubre un montón de cosas sobre los humanos… ¡incluso aprende a besar! Lo del idioma es tema aparte: se ve que le cuesta más.

Y claro, una vez que ya hemos superado la parte de “se enamoran” (o al menos, “se enamora” él, porque ella no está muy claro si siente algo o no), viene a renglón seguido el “surgen problemas”. Danielle ha aprendido a usar el metro, a patear Madrid, a dar un muerdo… pero el castellano es su piedra en el zapato. Ya se sabe, no a todo el mundo se le da bien aprender idiomas. Así que le cierran una estación de metro y surge el drama. Ya no sabe cómo llegar a casa de Daniel, no tiene teléfono para avisarle (tampoco tenemos claro si tendría palabras para decir que está perdida…) y a falta de referencias, se siente llamada por la luz intergaláctica de la que forma parte.

Allá nos vemos de repente a la muchacha de nuevo en medio del bosque llamada por sus congéneres. O eso nos imaginamos. Y ya está ella a punto de cruzar al otro lado cuando ocurre algo inesperado: un ladridito, un gemido… ese perrillo que le mira con ojos de corderillo. Y es que este perro es todo un motor de argumento como Milú o Idefix. Danielle se lo piensa: ¿cómo va a dejar al pobre chucho abandonado? (A Daniel que le den, parece ser).

Pues nada, la extraterrestre, que no sabía llegar a casa del pobre enamorado, sí que es capaz de encontrar la administración de Lotería donde se encontraron por primera vez. Y va hasta allí porque, pese a todo, recuerda que el lotero había tenido un perrillo igual que ese y, ¿quién mejor para cuidarlo durante su ausencia, quizá eterna?

Ahora que está todo en orden, la muchacha, ajena a que le ha tocado el gordo de la Lotería de Navidad, se va despidiendo de la ciudad porque ahora ya sí que nada la ata al Planeta Tierra y está lista para marcharse… O no. Hete aquí que la casualidad, o mejor dicho, un bombo repleto de números, vuelve a unir a los dos tortolitos que, como si fuese una peli yanqui de adolescentes, se golpean de espaldas sin querer. Y ahora sí, parece ser que llegamos al punto final: “triunfa el amor”.

Hay que reconocer que la historia de Daniel y Danielle no es lo mejor que ha dirigido Amenábar. Hay que reconocer también que el guión tiene algunos flecos… aproximadamente como un mantón de Manila. Hay que reconocer que la historia tiene fallos… pero, admitamos también que en las fábulas todo es posible: los animales hablan, las sirenas ganan piernas y pierden la voz, las bestias son bellas mientras les da la luz del sol… cosillas que pasan en el argumento y que nosotros, buenas gentes, pasamos por alto.

Así que, pese a que estos 18 minutos de corto podrían estar bastante mejor aprovechados, yo brindo por Daniel y Danielle, espero que ella no se vaya así de repente sin avisar, que aprenda un poquito más a comunicarse y que juntos disfruten de la Lotería de Navidad, que yo también espero que me toque. Que la fuerza nos acompañe.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo