Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Alta Fidelidad

Alta Fidelidad


Intérpretes: John Cusack , Jack Black , Tim Robbins , Catherine Zeta Jones , Iben Hjejle

Título V.O.: High Fidelity
País: Estados Unidos Año: 2000
Fecha de estreno: 21/07/2000
Duración: 114 minutos
Género: Romance



Sinopsis

El dueño de una tienda que sólo vende discos de vinilo, sufre una crisis de la mediana edad, evalúa su vida e intenta recuperar a su ex-novia.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 26 August 20

"Parecía lógico que aunásemos nuestro odio por el sexo opuesto mientras compartíamos la cama. Teníamos miedo de estar solos el resto de nuestra vida. Sólo ciertas personas, debido a su forma de ser, se sienten así a los veintiséis, nosotros éramos así...

Y cuando me dijo: >he conocido a otro>"

Alta Fidelidad

Estamos a un mes vista de que este portal, cinealfilo, cierre definitivamente las puertas (próximo 30 de septiembre / 1 de octubre), pero aún da tiempo a una última reseña, puesto que como mencioné en la review sobre Dogma, aquella fue mi penúltima, y me apetecía escribir sobre esta película, Alta Fidelidad, sobre la que dije, en la publicación de Clerks, que lo haría.  Y para estas cosas yo me considero muy fiel, ya sea con la palabra o conmigo mismo.

Siempre defendí que este proyecto Web era un hobby, le calculé una duración aproximada de un lustro, desde su fundación en 2012, aunque finalmente acabó siendo algo más, el caso es que siempre he repetido que no porque se haya estado gestionando este proyecto esto se traduzca en que sé de cine, nada de eso, sencillamente, a nivel usuario me gustan las pelis, las series y buena parte del contenido audiovisual del que disponemos en estos días, como a prácticamente todo el mundo. Me gusta, pero no me apasiona, así como diversas facetas de la vida, va por momentos y actualmente estoy en uno en el que lo que me inquieta es hacer cosas distintas, por eso estoy viviendo en Inglaterra y, si la Covid lo permite, el próximo año o al siguiente esté zascandileando en otro país, no lo sé, pero hoy vivo aquí, por eso estoy aquí, y mis pasiones se han ido reduciendo, a la vez que mis gustos se mantienen, pero sin entrar en categorizarlos ya sea hablando de series, cine, deportes, festivales, encuentros o cualquier sugerencia relacionada con el Entertainment.

No obstante, cuando alguien me pregunta por película favorita, aunque nunca me atrevo a dar una respuesta, concluiyo afirmando que, sencillamente, no puedo responder a dicha cuestión, debido a que, del mismo modo que ocurre con la música, para mí el cine son estados de ánimo, va por rachas, recuerdos y momentos, aún así, y a día de hoy, sigo considerando que Alta Fidelidad se encontraría en mi Top5.

Los Top5, algo que a nuestro protagonista, Rob Gordon, le encanta hacer.


ALTA FIDELIDAD

 

"Parecía lógico que aunásemos nuestro odio por el sexo opuesto mientras compartíamos la cama. Teníamos miedo de estar solos el resto de nuestra vida. Sólo ciertas personas debido a su forma de ser se sienten así a los veintiséis, nosotros éramos así..

Y cuando me dijo: >he conocido a otro>

- ¿A quién?

- A otro.

 -->

Éste será alguno de los diálogos que Alta Fidelidad va a ofrecernos, habla de soledad tan temida por la especie, algo que resume Charles Bukowski: “Existen cosas peores que estar solo pero a menudo lleva décadas darse cuenta y la mayoría de las veces cuando lo haces es demasiado tarde. Y no hay nada más terrible que demasiado tarde”. Rescatando esta frase en este mes de agosto en el que se cumplen 100 años de su nacimiento.

Vamos con el ‘nacimiento’ de la película, de la que recientemente se cumplen 20 años de su estreno. Para los melómanos una película imprescindible, al igual que su banda sonora.

Primeramente la película empieza con música, obviamente,  y un primer plano de Rob Gordon (John Cusack) exponiendo lo siguiente:

“¿Qué apareció antes? ¿La música o la miseria? Se preocupan porque los niños juegan con armas o ven vídeos violentos, por si les domina una especie de cultura de la violencia. Y les da igual que los niños escuchen miles, y digo miles, de canciones sobre sufrimiento, rechazo, pérdida, miseria y dolor. ¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido, o estaba deprimido porque escuchaba música pop?”

Y es así, llevamos unos añitos en el que se amontona una legión de ofendiditos con respecto a los límites del humor, tenemos a gente incluso condenada por escribir algunos tuits, fíjate cómo está el panorama, por mi parte estoy absolutamente de acuerdo con la opinión del actor y cómico inglés Ricky Gervais, natural de Reading (del Condado de Berkshire), conocido por su papel en la serie “The Office” (UK) cuando expuso allá por 2013 aquello de “Que estés ofendido no significa que tengas razón”, y así es, constantemente hablamos de los límites del humor, pero ¿y si los pusiéramos al drama? Imagina estas últimas películas de Juan Antonio Bayona, tales como “El orfanato”, “Lo imposible” or “Un monstruo viene a verme” sometidas a los límites del drama… Apaga y vámonos. Pues a eso vamos, ya lo comenta Rob Gordon que a la sociedad no le tiembla la mano con el rechazo, miedo, sufrimiento en las canciones, y en este caso en el cine, pero nos centramos en el humor, entonces “¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido, o estaba deprimido porque escuchaba música pop?”

Rob no está deprimido realmente, está tocaíto, ha volcao al llegar a una de esas fases de la vida donde la crisis existencial se te aproxima de manera sigilosa, imperceptible,y en lugar de susurrarte al oído cual musa que inspira, te altera con un “ola k ase?”.

¿Y qué haces?

A Rob acaba de dejarle su novia Laura, poco a poco iremos desgranando los motivos que le impulsan a ello, la película nos lo irá descifrando, ¿y qué decide hacer el bueno de Rob? Una lista de sus 5 rupturas principales. Analiza su recorrido, hace retrospectiva y decide contactar con algunas de sus ex para saber qué pudo fallar, puesto que sigue tropezando una y otra vez en el juego del amor. Tras la huída, en este último caso, de Laura.

Supuestamente esta película podría estar catalogada como romántica simplemente por este hecho, y porque la relación Laura-Rob es lo que sostiene el hilo argumental de la misma, pero yo creo se trata más bien de amor propio, de un viaje al interior del personaje, puesto que ese recorrido con destino a su atropellado y torpe pasado en realidad le permite percatarse de otras frustraciones que, por circunstancias sociales, se relacionan directamente a lo sentimental cuando realmente pueda ser la consecuencia de una desidia y por falta de entusiasmo en la vida, empezando por su enfoque laboral, siguiendo por su entorno y cómo está de desencarrilada su perspectiva de vida, desde siempre. Es un cúmulo de frustraciones y desavenencias que desenbocan en lo mismo, arrastrar el peso de la culpa, al sentirse que no avanza en su vida profesional ni laboral... ya lo vimos en Clerks: "¿Quieres culpar a algfuien? Pues cúlpate a ti mismo."

Llega un momento en que dice basta, sentado en su cama, mirando al techo, contemplando su recorrido y aquello que ha hecho, comienza a descifrar sus pasos, momento en que la peli nos regala un cameo brillante y espectacular, no es otro que el del “Boss”, Bruce Springsteen, a quien se le puede escuchar el consejo de pasar página, cerar etapa de sus 5 ex– y seguir hacia adelante, dar por concluida este momento de la vida.

“No es rendirse, es saber que ya fue suficiente”, ésta frase de Reven, reconocido youtuber, (sí, el mismo del “¡¡Esto sí que es galáctico!!” en la entrevista de Ibai Llanos en La Resistencia), podría resumir el estado de ánimo de Rob cuando comprueba cómo repite ciertos patrones y comportamientos, ya que rara es la relación en la que no acaba merodeando la casa de la chica con reproches, situaciones echadas en cara y actitud despechada. Y llega un momento en que toca percatarse de que ya fue suficiente.

No obstante, decide ir hacia adelante, porque no quiere ser una hoja que cae en la corriente sino convertirse en el atrevido que la cruza.

Es esa actitud, ponerse a ello, es como el propio Rob cita: “Grabar una cinta recopilatoria requiere un arte muy sutil, muchas normas y detalles. Para empezar, usas la poesía de otro para expresar lo que sientes y eso es algo delicado. Así que para ésta estoy pensando… estoy pensando… ¿¡cuándo va a parar a esto!?

Debe detener esta espiral de locura en la que se encuentra y, una vez analiza todo este recorrido percibe cuáles fueron sus errores y que, probablemente, ellas tenían sus razones, o no, cada caso es diferente, cada historia es diferente, cada chica es diferente y cada chica puede haberte hecho trizas de una manera completamente diferente a lo que pudieras haber imaginado, y se vuelve al calvario, a lo Ignatius, "y otra y otra y otra y otra". Está viviendo un calvario.

Fue en la película El último Boy Scout (película sobre la que escribí dos años atrás) cuando Jimmy le dice a Joe “Me gustaría conocer a la mujer que te ha dejado tan hecho polvo”. Y así es, tras cada relación toca reconstruirse, en la propia Boy Scout, Joe (interpretado por Bruce Willis) dirá “el agua moja, el cielo es azul y las mujeres tienen secretos”, y son los secretos los que en Alta Fidelidad vino marcando la manera de afrontar las relaciones por parte de Rob Gordon, y no es hasta que transcurre unos años, y contacta con ellas, donde comprueba qué es lo que no salió bien, lo que le impedía avanzar y ahora permite aprender e incluso le libera en algún aspecto momento en que se percata de que “El destino escapa a mi control, me libra de culpa”. Naturalmente iremos conociendo mucho a nuestro personaje en su manera de tratar a sus amigos, a Laura y a sus antiguas relaciones y también observaremos que no es un Santo y que bien podría entenderse la decisión de Laura. Ojalá el cielo no fuera azul.

Como digo para mí esta película brilla porque en muchos aspectos es un film adelantado a su tiempo, de hecho, por ello en este 2020 sacaron una serie titulada de la misma manera, High Fidelity, protagonizada por Zoë Kravitz y reconozco que es una serie que me gustó, muy bien interpretada y donde, además de los conflictos sentimentales, la música es una protagonista más. Como dato curioso, fíjate en la tienda de discos donde se encuentra el reparto de la serie (Da’Vine Joy Randolph, Zoë Kravitz y David H. Holmes), ve a la H.

Efectivamente, lo destacó en Twitter el propio Enrique Bunbury unos meses atrás. (Un disco de Héroes del Silencio en una serie estadounidense, por si no te habías pispao)

Pero, como venía diciendo, esta peli se adelanta a nuestros tiempos en el sentido que ya supo detectar al troll, supo evidenciar al posturitas y delatar al snob. En un instante del film se producirá una conversación en la tienda de discos entre Rob, sus empleados y su amigo Louis cuando ve que no le han querido vender un disco a un cliente apenas unos instantes antes de ofrecer 40 pavos por el mismo vinilo, que dice así:

Louis: ¿Sabes? No tengo ese disco. Te doy 40.

Barry: Rob.

Rob: Tuyo.

Louis: ¿Por qué me lo vendéis a mí y a él no?

Barry: tú no eres un colgao Louis.

Louis: sois unos esnobs. 

Dick: No es verdad.

Louis: en serio, sois totalmente elitistas. Os creéis infravalorados, y por eso os mofáis de la gente que sabe menos.

Todos: No.

Louis: O sea, de todo el mundo.

Todos: Sí.

Louis: Qué triste chicos. En serio.

La película da mucho más de sí, además de unos diálogos extraordinarios, un reparto maravilloso, una música elegida exquisitamente y en ciertos momentos de la vida puede ser el tratamiento idóneo para sobrellevar ciertas situaciones, porque aunque la película puede dar a entender que se trata de una constante por reconquistar a Laura de nuevo o que el breve repaso por su pasado lleve a un refrito de aquellas relaciones, nada de eso, es más bien lo contrario, te indica que lo que no funcionó sería por algo y volver antes de plantearte reiniciar una relación pasada se te debería aparecer Morfeo (Matrix) y decirte “Corre Trinity, corre, como cuando vemos un Agente”.

Para mí, Alta Fidelidad, es aprendizaje y estar expuesto a los senderos caprichosos de la vida ya que nada está bajo control ni tiene explicación lógica o entendible, ya sea en una ruptura, distanciamiento, reconciliación o enamoramiento enfermizo, ese enamoramiento que te genera dos sonrisas: la que te provoca y la que renace cuando te despegas de ella.

Al final siempre es Ella.

¿Quién es Ella? ¿Quién fue? No estamos aquí para eso, sino para desmenuzar la película desde otro prisma, más allá de la reseña como tal, buscando una diferente lectura con la que seguir avanzando, como si se tratasen de páginas en un libro, mediante la propia lectura, que te demuestran la importancia de ese avance, el pasar página, o el de sencillamente cambiar de libro.

Y así es, durante este viaje que realiza en sí mismo Rob, queriendo conocer qué fallo en relaciones pasadas y demás, resulta fácil poder sentirse identificado en algún caso, incluso esa misma retrospectiva, echando vista atrás, te hace plantearte que quizá fue uno mismo quien dejó y no el dejado con ciertas actitudes. Alta Fidelidad te ayuda a valorar aquel camino y a percatarse de los errores, del mismo modo de las enseñanzas que, a fin de cuentas, cada relación pueda haberte aportado, aunque se fuese al traste, ¿recuerdas ese día que dejaste de gañanadas para acercarte a esa persona? ¿Y cuando decides ponerte camisa porque Ella lo merece? ¿Aquel instante en que alguien te dijo "estás muerto por dentro" y descubres que, diez años después, logras considerarte todo lo contrario más allá de mostrar afecto de manera evidente? A fin de cuentas todo eso son mejoras que uno realiza para mejorar esa situación, con esa persona que en aquel momento estabas en tu vida. Pero realmente son mejoras en uno mismo, y todas esas mejoras se van acumulando, así como vas dejando aquellos malos hábitos y comportamientos que en la persona del momento no encaja, obteniendo, de esta manera, la última y mejor versión de uno mismo.

Como dice Rob, tras esas mejorías por aquella persona, y luego por la otra, y finalmente por la que creías definitiva, tan sólo son equipamientos para uno mismo, que en cierto momento de la vida no está de más saberse importante. Una de esas frases que en ocasiones he compartido siempre ha sido lo de "La vida se resume en quien piensas cuando te vas a dormir".

Aplícalo a todo.

No necesariamente debe ser otras personas. Tu caso, tu historia, o el de Rob con Laura, también pensar en uno mismo para seguir dando lo mejor de sí. Ya lo dice Rob, creo que sé cómo se hace.

“Grabar una cinta es como romper con alguien, se tarda más de lo que imaginas. Hay que empezar a lo bestia para llamar la atención, y luego ir aumentando la intensidad pero sin pasarte de vueltas porque luego hay que bajar de golpe. Hay un montón de reglas… En fin, he empezado a grabar una, en mi cabeza, para Laura, con cosas que le gustan, cosas que la harán feliz. Por primera vez creo que sé cómo se hace.”

Deja un análisis profundo esta película, el vacío, relaciones sociales, prioridades, errores, situación, conveniencia y todo ello envuelto en manto de conformidad, confortabilidad y constante duda.

Dejo aquí la última frase antes de echar la llave, cerrando al salir:

Rob: Hola.

Laura: ¿Qué haces aquí?

Rob: Es mi día libre.

Laura: Por favor Rob...

Rob: ¿Aún me quieres?

Laura: Bueno, no me fui por eso, ya sabes...

Rob: ¿Por qué? ¿Entonces por qué? Dímelo, ¿Hay algo más?

Laura: No lo sé. Y no es porque no nos llevemos bien, tranquilo. Sinceramente, espero que ya no estemos enamorados, eso empañaría mi opinión del amor.

Rob: ¡Venga ya! ¿Es que te pegaba? ¿Te trataba como a una mala persona? Qué coño te pasa? ¿Qué necesitabas para ser feliz?

Laura: Nada, sólo que tú lo fueras.

Rob: ¡Ah! Ya veo ¿Y por qué no lo soy?

Laura: Porque... eres el mismo de siempre.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo