Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El pico

El pico

Director: Eloy de la Iglesia
Intérpretes: Enrique San Francisco , José Luis Manzano Agudo

Título V.O.: El pico
País: España Año: 1983
Fecha de estreno: 09/11/1984
Duración: 105 minutos
Género: Drama



Sinopsis

Polémica película de Eloy de la Iglesia, quien trasladó al cine el drama de la droga en la sociedad española de los años 80, concretamente "El pico" se centra en un Bilbao donde corría la heroína de manera de lo más accesible, así Paco y Urko empezarán trapicheando con drogas y acabarán enganchados a la heroína, dándose la circunstancia de que ambos son hijos de personajes públicos como el Comandante de la Guardia Civil y un líder político de la izquierda abertzale, con lo que se plantean conflictos relacionados con la política, el terrorismo, el poder, las relaciones, las influencias, las enfermedades, las drogas y los problemas que derivan de la misma.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 noviembre 15

Toca nueva propuesta para el Cineclub, en este caso se cumple la vigésima edición, que como dato no está mal, esta película viene precedida por la última seleccionada, concretamente Trainspotting. Desde el instante en que el clasicote de Danny Boyle fue propuesto pensé en la frase pronunciada por Ricardo Romero, alias El Nega, donde resalta aquello de "Seguimos presos de la amnesia, ¿qué tiene "Trainspotting" que no tenga "El pico" de Eloy de la Iglesia?". Era el momento de saberlo.

"El pico" tiene trayectoria, transmite tensión y rebosa angustia. Desde mi punto de vista no son películas comparables, pero ese detalle me permitió saltarme algunos turnos y atreverme con la propuesta para este mes de noviembre.

El Pico

De primeras parece una película basada en las drogas, sí, pero envuelto por un clima tan reciente y lejano a la vez que te hace plantearte qué estaba ocurriendo en el Bilbao de los años 80. Fíjate que para mí lo más llamativo de la película ocurre al principio de la misma, prácticamente en el primer diálogo cuando Paco y Urko salen de clase y le fían a un chaval algo de material, instante en que otro compañero se acerca a ellos y en tono crítico se dirige a Paco diciéndole: "¿Qué andas? repartiendo drogas, ¿no? ¿Te las da tu padre, o qué?" - "No. Me las da tu puta madre." -Responde Paco-.

Lo que sencillamente parece una enganchada entre jóvenes oculta mucho más de lo que la película después muestra, dado que ese dardo tan directo y concreto no se vuelve a mencionar durante la película. Aunque obviamente jamás se ha demostrado y pocas han sido las personas que lo han declarado en los medios, publicaciones o conferencias, siempre ha corrido el rumor de que en aquel entonces presuntamente -y recalco el presuntamente para constatar que sencillamente menciono el tema sin vertir opinión sobre el mismo- en el País Vasco se distribuía heroína en los Centros públicos, para evitar que los chavales se involucrasen con la política y así elegían el camino fácil de la droga y así encerrarse en su propio mundo, sin involucrarse con los movimientos sociales y políticos de la época, dejando entrever que presuntamente la policía estaba detrás de dicha distribución, una estrategia gestionada presuntamente por cierto partido político. Por ello, en el inicio de la película, a Paco le acusan de poseer heroína facilitada por su padre, todo un Comandante de la Guardia Civil.

Paco constantemente reniega de toda clase de identificación con la Guardia Civil, incluso en el final de la película, cuando el dramatismo está en pleno auge, le dedica una respuesta ácida a su padre sobre lo que representa el tricornio de la Benemérita. Esa falta de pertenencia hacia el oficio de su padre es uno de los factores que le une a Urko, dado que Urko tiene como padre al líder político de la izquierda abertzale.

En "El pico" la emoción e implicación política se da por sentada, así como el terrorismo se confirma como asentado, es la realidad del Bilbao de los 80, Podemos comprobar cómo el padre de Paco se encuentra en la blacklist de ETA y es reconocido allá por donde va. En principio, nada podría unirle con Aramendia, padre de Urko, y referente de la izquierda abertzale. La situación de sus hijos les obligará a trabajar en equipo, dejar sus diferencias de lado y comprobar lo que realmente les une. La familia, una familia deshilachada, como bien dice El Comandante Torrecuadrada al reconocer que "los padres son los últimos en enterarse" cuando descubren que sus hijos son heroinómanos.

¿Cómo han llegado a este punto? El fácil acceso a la misma es uno de los aspectos que más se denuncia en la película, también se muestra la recaída y el desenganche, y cómo se está inevitablemente asociado al tema de la droga aunque los chicos empiecen siendo sencillos dealers (camellos), se comprobará cómo se acaba dando el siguiente paso de manera irremediable, aunque primeramente sólo estén grameando para costearse el pico de turno.

"El Pico" quitó muchas caretas, y por ello es indispensable verla para comprender muchos aspectos de nuestra sociedad actual. Se empezó a hablar por primera vez en España, con naturalidad, de las adicciones, tal cual como le confiesa Paco a su padre. Otro de los aspectos de la película, es que queda reflejado la importancia de saberse rodear sin necesidad de referirse a ninguna influencia directa ni dar nombres concretos, instante en que el político Aramendia prácticamente arrastra al Comandante Torrecuadra hacia la puerta para salir de la casa de Mikel Orbea cuando deja las cosas claras al sentirse incomodado por la visita inesperada de ambos, Mikel no tiene que insistirle mucho a Aramendia cuando le hace saber que deben irse. Con el caso de Mikel Orbea (genialmente interpretado por Enrique San Francisco) se habla sin tapujos ni miedo sobre la homosexualidad. Del mismo modo, las relaciones sexuales acompañan a los protagonistas de manera más que presencial, sin entender de edades, mostrándonos a un Comandante Torrecuadra tan inocente con respecto a su hijo como charlatán con otras mujeres (profesionales en este caso), llegándose a valorar la prostitución como un premio para quien acude a ella, como si fuera un Phoskitos para un niño pequeño, mostrándonos, una vez más el distinto rasero con el que todo un referente de la Guardia Civil trata unos temas y otros no sólo los consiente sino que los jalea, al alardear de su primera relación con una prostituta rodeado de unas cuantas. En algunos aspectos el machismo también volverá a brillar con luz propia, un machismo que sigue latente en nuestros días, cuando Torrecuadra aparta del medio a su mujer cada vez que considera que está tratando cualquier tipo de tema serio, ese ninguneo tan permitido a ojos del espectador que ni se percata como el abuso de poder. Precisamente el abuso de poder también se refleja en "El pico", comprobaremos cómo se las gastan en los interrogatorios y cómo la crueldad ni se detiene ni se denuncia, se practica y se promueve; en este caso ya entra en juego la violencia, no la violencia peliculera, pero sí la auténtica, la del "o soy snitch haciéndome confidente o me ponen la cara como un mapa". Otro tipo de violencia, mucho más reconocible, la del terrorismo, con atentado perpretado y todo, acompaña el transcurso de la película, de manera imperceptible, pero ahí está, con los disparos, con las pintadas de ETA, con las noticias de la radio, el cáncer del terrorismo también participa se suma a los muchos aspectos que nutren a "El pico". Entre los muchos campos que abarca la película se comprueba cómo la evolución de un cáncer, en la madre de Paco, es capaz de ambientar el dolor y la aceptación de la situación en la familia, pese a los malos momentos que atraviesan en ese instante Paco y su padre. Sin duda las enfermedades están presentes, ya sea en forma de Hepatitis C o el VIH, ¿cuántas películas se habían atrevido ni tan siquiera a mencionarlas? "El pico" no se queda trás y también sacudirá al espectador con muertes relacionadas con una sobredosis, concepto que va mucho más allá de su significado y que envuelve todo el sentimiento que se vierte en este film. Film que aunque no introduce las muertes violentas, sí invita a la reflexión tras producirse disparos, así como la única vía de escape al constatar, por medio de balística, cierta relación con alguno de nuestros protagonistas; es decir, las armas, tan presentes como las necesidad de llevarlas. Como digo al principio del párrafo, "El pico" quitó muchas caretas.

Por ello, si de verdad piensas que esta película sólo se centra en las drogas y sus consecuencias, es que quizá aún tienes ciertos tabúes que ni tan siquiera creías que podían estar ahí. Como tan difícil de creer es lo rápido que se destroza una vida con este tipo de sustancias. Pico tras pico, hasta que remata El Pico.

 

 

 

 

Propicios días!

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 noviembre 15

“El pico” película realmente impactante y valiente.  Aunque el tema de las drogas está más que trillado en el mundo del cine gracias a populares producciones norteamericanas.  “El pico” es especial por el contexto en que tiene lugar.   El que a principios de los años 80, alguien se atreviera a llevar a la gran pantalla la historia de dos amigos adolescentes en Bilbao que se convierten en heroinómanos con las consecuencias que ello comporta, hizo que la crítica no se hiciera esperar.

Paco (José Luis Manzano) y Urko (Javier García) son compañeros y amigos de instituto.   Empiezan a experimentar con drogas acabando del todo enganchados.  La película, a pesar de pertenecer a la época que pertenece, es rápida, ocurren muchas cosas, y de otras  a las que no se da especial atención, se deja de alguna manera “anotado”.  

Es especialmente buena la película por mostrar cómo se van dando pequeños cambios en la personalidad y prioridades de los protagonistas.  Destacaría que huye de estereotipos de que las personas que caen en las drogas provienen de hogares desestructuras, son maltratados o marginales.  Sí, coincide que el protagonista, Paco,  es hijo del Comandante de la Guardia Civil Torrecuadrada, y espera que su hijo ingrese en cuanto haga los 18 años en al academia militar para seguir sus pasos.  Ésta es una carga pesada que cargar, junto con la de ser hijo de Guardia Civil en un Bilbao de los años 80 en que los movimientos terroristas estaban en pleno auge y desarrollo.   Urko por su lado, es hijo de Martín Aramendia, un líder político de la izquierda abertzale, lo que da pie a que se dejen entrever temas políticos e ideológicos.  De la iglesia, entremezcla los temas más peliagudos del momento: drogas, sexo, delincuencia, terrorismo, política, educación, homosexualidad y relaciones paterno-filiales.

Admirable el realismo con que se reproducen escenas duras y crudas tal y como son, sin adornos, decorados especiales, sobreactuaciones ni juegos con la cámara para intensificar.  Del mismo modo, queda plasmada de manera “natural” como los chicos, en especial Paco, va cambiando  sus hábitos, costumbres, percepciones y personalidad.  Del mismo modo, la historia ejemplifica como por el consumo deteriora la vida.  No sólo a nivel de salud y en referencia a las sobredosis, sino también, por distanciarse y dañar a la familia, los cambios de humor, el mentir y engañar, llegar a  robar, trapichear, y… más.  En este caso, se trata de la heroína, droga que se convirtió en toda una lacra durante los 80 en nuestro país, pero no dista tanto de otras formas de drogas.

Cuesta hacer un análisis y destacar lo mejor de la película sin hacer de spoiler y desvelar algunos de los momentos más cumbre del largo.  No obstante, de verla, aconsejo no sólo ver “El pico” sino ver también su segunda parte que resulta una fiel continuación en la que se sigue en la misma línea  y se siguen mostrando las duras y graves consecuencias que se van dando consecutivamente.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo