Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Primer

Primer


Intérpretes: Shane Carruth , David Sullivan

Título V.O.: Primer
País: Estados Unidos Año: 2004
Fecha de estreno: 27/05/2005
Duración: 78 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

Cuatro amigos ingenieros (Robert, Philip, Aaron y Abe), trabajan en su tiempo libre fabricando y vendiendo tarjetas JTAG para financiar sus proyectos e investigaciones con el fin de que grandes corporaciones o inversores compren sus patentes. Aaron y Abe, descubren que el proyecto en el que trabajan, una máquina que desbloquea la gravedad, posee otras cualidades muy prometedoras, deciden dar de lado a sus colegas y valorar que posibilidades les dará este nuevo descubrimiento.

 

 

 

CR


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 febrero 17

“What the f…?”  ¡Qué locura! ¡Menudo CineClub! Hay películas que vuelves  a ver y disfrutas, otras que decides volver a ver porque te han gustado, y otras que son todo una emoción cuando por casualidad vuelves a verlas.  “Primer”…  esta, he necesitado volver a verla porque admito que me ha sido compleja de comprender.  No son sólo las complejas conversaciones sobre física, ingeniería y matemática lo que me pierde, es la cantidad de acción que se da sin que lo parezca, que hace que sea difícil atar cabos, y la rallada que supone poder encajar cada uno de los momentos temporales del filme.

Primer es una de esas películas de bajo presupuesto y presentadas con naturalidad, sin decoración ni campañas de comercialización a lo bestia pero con gran riqueza.  En breve, no es más que la historia de un par de científicos que  experimentando algo,  descubren otra cosa.  La película es ciencia ficción pero no se presenta como tal ya que, realmente muchos de los descubrimientos de la humanidad se han dado “por error”. 

Si no lo he entendido mal, Aron y Abe , al margen de la empresa en que trabajan, se dedican a construir una máquina que reduzca el peso de los objetos,  consiguen eso y como efecto secundario viajar en el tiempo.  A partir de aquí, si ya era complejo el lenguaje, la rallada es brutal con viajes de aquí para allá, sin tener muy claro ni tan solo al final quien viaja a qué momento ni para qué.  No tan lejos de la realidad.  Pues, el descubrimiento, el conocimiento, es poder y el poder es una gran responsabilidad muy tentadora y fuguista, ya que fácilmente se escapa de las manos.

 

N5 

Crítica de Cine al Filo

por Carol Ruiz 17 febrero 17

“Primer” fue escrita, producida, dirigida, montada y protagonizada (Aaron) por Shane Carruth (matemático e ingeniero), que con tan sólo un presupuesto de 7000 $,  rodó esta película en cinco semanas a las afueras de Dallas. La historia fue planteada en un Storyboard de 35 pulgadas y rodada en película de 16mm para ajustarse al bajo presupuesto, después Carruth, pasó dos años con la postproducción.

Este atrevido experimento ganó el Premio del Jurado en el Festival de Cine de Sundance de 2004.

Shane Carruth, no volvió a rodar otro film, hasta el 2013 con “Upstream color”.

Cuatro ingenieros alternan en su tiempo libre, la fabricación de tarjetas electrónicas y la investigación de nuevas posibles patentes, dos de ellos, Aroon y Abe, deciden separarse de sus colegas al descubrir que su último proyecto tiene una característica inesperada  muy interesante, y  ante un posible rechazo, ocultan el descubrimiento.

El invento, una máquina que eliminaría el efecto de la gravedad, tiene un fallo desconcertante y a la vez muy prometedor, puede viajar en el tiempo, sin saber muy bien cuál es el abanico de aplicaciones que le pueden dar, continúan aparentemente ambos, con su vida normal.

El conflicto se plantea cuando Abe confiesa a Aaron que ha construido una máquina con la que pueden viajar en el tiempo, y es desde ese mismo momento dónde nadie ya es lo que parece. A partir de aquí varias líneas temporales se entremezclan, y el espectador empieza a hacerse cruces para poder intentar dar un sentido lineal a la película, poniendo en duda su capacidad intelectual y obligándose a visionarla más de una vez para entenderla.

El objetivo del director era demostrar que los descubrimientos científicos suceden de forma a veces no intencionada, pero lo que realmente se plantea en la película o al menos es lo que su trailer quiere hacernos cavilar, es realmente que haríamos cuando tenemos un poder como éste en nuestras manos, como lo utilizaríamos, y lo que supuestamente puede suponer una fortuna, nos puede llevar a desear simplemente  que nuestras vidas vuelvan a un estado normal. La relación de dos colegas con un gran invento entre las manos, se ve afectada por la diferencia de intereses y la desconfianza. Mantener todo bajo control es imposible, siempre hay fallos, siempre hay intenciones creadas.

¿Por qué elijo esta película? Seguramente mi colegas también se lo habrán preguntado cuando la propuse, así que después del martirio debo una explicación.

Aunque ya está catalogada, quizás injustamente como cine de culto, la razón por la que me decanté por ella, es primeramente porque me atrae la temática de los viajes en el tiempo. Y aunque por supuesto, la película, a pesar de su “supuesto” lenguaje científico, no tiene ninguna base real, “creo” (sino ya habría muchos que tendrían el microondas en el garaje soldado al catalizador de su coche), respeta algunas de las ideas que se expresan en “La Teoría de desdoblamiento del Tiempo” de Garnier Malet, (y a mí, cuando una peli de ficción mete informaciones creíbles, me vuelvo muy loquita), en concreto el hecho de que, creada la intención, una vez pensada, ya existe la posibilidad de que eso ocurra, en el film, se replantea todo esto en varias ocasiones, ¿lo has pensado?, ya es, como en el hecho que Aaron  quiere probar la paradoja de pegar a un puñetazo a su jefe.

“...Pero la idea ya la tenían, y las palabras no desaparecen después de haberlas dicho en voz alta..” dice Aaron en voz en off.

La película deja muchos cabos sueltos, no sé si intencionadamente o porque se le va de las manos en al guionista, se centra en básicamente 3 líneas temporales, pero vemos que a la máquina entran más veces. Aquí es dónde pongo en duda mi capacidad intelectual, y me planteo si es la misma duda tuvo el jurado y le hizo ganar el premio del Festival de Sundance. Porque película en sí, peca de lenta y anodina, sobre todo al principio, con un lenguaje excesivamente técnico y esas escenas que no aportan ni luz, ni interés, para después pasar a ser un rompecabezas delirante, rompecabezas que jamás terminas de estar totalmente convencido de haberlo resuelto. De una forma u otra, al final consigue su misión, crear interés, por entenderla, por volverla a ver, por dominarla y sentirte por unas milésimas de segundo más  inteligente...

Resulta interesante ver como los protagonistas, pudiendo en teoría tener todo el poder que quieran, van perdiéndose en diferentes cuestiones de la vida diaria, en un intento desesperado de tener todo bajo control. Sólo al final de la película, entendemos que uno de ellos, más ambicioso, deja atrás todo el desorden montado y emprende un nuevo proyecto más ambicioso en Francia, quizás sea este mismo es el que advierte desde el futuro a su doble  de lo ocurrido, mediante una grabación que escuchamos durante la película en voz en off.

El verdadero mérito de esta película, es que haya salido a flote con un presupuesto tan ridículo, aunque para ello su creador haya acaparado básicamente todos los créditos, incluso el de la banda sonora, que deja mucho que desear. Teniendo en cuenta que ni los actores eran profesionales (sino amigos y familiares), se puede decir que el film tiene todo lo que necesita para no echar de menos nada, o quizás sea la estupefacción del espectador tratando de estrujarse el coco, que  obnubile el resto de carencias.

Apta sólo para los que le gustan los retos, o para los que vamos buscando aperturas temporales para saltar por nuestras diferentes líneas temporales, ahí lo dejo...

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 febrero 17

PRIMER

Primer. Tráiler:

¿Qué es esencial? Aire, agua, comida, cobijo, seguridad --> Hecho.

¿Qué se desea? Amigos, esposa, hija, hogar --> Hecho.

¿Qué se desea realmente? Dinero --> Hecho.  Poder --> Hecho.  Conocimiento --> Hecho.  Reputación --> Hecho.  Tiempo --> Hecho. Control --> Hecho.  Justicia --> Hecho.  Admiración, halagos, claridad, libertad --> Hecho.

¿Qué se desea realmente? --> Arreglarlo todo.

Primer. Consejo.

¿Teléfono cerca? --> No.

¿Distracciones alrededor? --> Ninguna. 

¿Ponerte a pensar en lo que haces después de ver la peli? --> Ni se te pase por la cabeza.

¿Permitir que la pereza se apodere de ti? --> Qué dices loco?

¿estarte levantando para hacer un pis, beber un agua? --> Ni de coña.

¿Preocpuarte por los ruidos del vecindario? --> Veeeenga.

¿Qué pican al timbre? --> Humo.

¿Qué se te cuele en la cabeza esa canción que llevas escuchando toda la semana? --> Atrrrás!

¿Algo, lo que sea, que pueda suponer que te despistas viendo la peli? --> Nada.

¿Cuál es el objetivo final realmente? --> Ver la película sin que nada a tu alrededor afecte.

Primer. Review.

¿De qué va Primer? --> Pues, a ver, la cosa es cuando, estos dos, bueno espera espera espera, en verdad, el rollo es que, mmm… Un momento, ¡eh! A ver, coño, el tema es cuando empiezan a mirar la movida esta que, ¡uf! Concédeme un ‘break’, esto… Imagina que… Bueno no, tampoco eso, ¡durísimo! No me sale, ¿alguien más la ha visto? ¿Me ayudas? ¿No? ¡Ah! Que tampoco tienes ni idea de lo que pasa ¿verdad? Ok, bueno, la película trata sobre el tema éste de lo de… ¡Cohone! Es que no es fácil, ¡venga va! Ahora en serio, 1, 2, 3 ¡Suéltalo! Eh, eh, eh… eeehhaaahhhhhh AHHH!!

(PUM)

¿Qué se desea realmente? Enterarse de al menos un poquito.

PRIMER

Película chunga de pillar desde el principio, aunque mi introducción ha procurado aterrizar aliñada con algo de humor, cierto es que se trata de una película que hay que ver sin distracciones en tu alrededor, así que pon al día tu e.mail, contesta los whatsapp, vistacea lo que necesites del Insta y después silencia el móvil, e incluso apágalo, en serio, esta película sí requiere concentrarse en ella, porque puede llegar a despistarte, a llevarte por un camino que no es, para acabar colapsándote. Porque o le sigues el hilo o si te pierdes una conversación equivale a media hora de cualquiera otra peli. Así es.

Realmente conocemos a Aaron y Abe desde el principio, dos entusiastas físicos que, aunque mantienen los pies en la tierra, desarrollan un juguetito que finalmente les supera, básicamente una caja a través de la cual pueden saltarse según qué líneas temporales, gracias al desbloqueo de gravedad, complementarse con la antesala del futuro más próximo, predecirlo hasta el punto de poder controlarlo en base a un ejercicio de repetición, e incluso llega un momento en que la idea de presente se altera de manera que lo comparten con ellos mismos, distintas versiones de sí mismos, algo muy chungo de aceptar pero que, una vez asimilado, se debe tratar con la misma naturalidad con la que se sigue avanzando en este trasto al que deciden llamar La Caja.

El ritmo de la película es superado por su conquista, es decir, vienen sucediéndose acontecimientos de gran importancia pero sin que la presentación de la película varíe, sigue mostrándose tal y como es, un garaje en el que 4 físicos hablan entre ellos y comparten distintas teorías, posibles mejoras y demás, todo ello empleando términos que ni tú ni yo estamos muy familiarizados, ¡pero que me aspen si no suena de lo más interesante!

No esperes una película ágil ni de grandes encuadres, pero sí unos diálogos que, aunque al principio cuesta muchísimo empaparse, pueden llegar a comerse a las propias interpretaciones que, de por sí, son de lo más creíbles por la naturalidad con la que cada una de las acciones se viene sucediendo, dado que pueden llegar a involucrarte de manera que cada espacio de tiempo nombrado creas estarlo acompañando tú.

Este viaje temporal, nunca mejor dicho, y sin contar más de la cuenta viene marcado por dos perfiles de personas distintas, dado que vemos a Abe mínimamente obsesionado por la simetría, algo que sólo se percibe de manera sutil, mientras que Aaron se sitúa en una fina línea fronteriza, cual funambulista en pleno espectáculo, en la que su entusiasmo e implicación va y viene y conforme a su presencia en cada uno de los avances.. el objetivo se cumple a un ritmo mayor.

La cuestión que yo me planteo, y ojo que aquí ya sí hay spoiler, es si en todo momento la película nos muestra a los Aaron y Abe originales, puesto que en un instante se descubre que están compartiendo espacio temporal con “los otros dos ingenieros”, controlándoles el momento en que se van a despertar, cuándo van a desplazarse a un punto, sabiendo si van a coger un coche… Hasta que te planteas que “los dobles” puedan estar pensando igual al haberse percatado de lo que está ocurriendo a su alrededor, del mismo modo que Aaron y Abe lo han descubierto, con lo cual cada giro, cada instante, cada movimiento que parece natural por parte de Aaron y Abe podría estar diseñado y dirigido por “los otros Aaron y Abe”, al igual que nos están mostrando en la película lo sencillo que resulta saltarse ciertas líneas temporales cada vez que se hace uso de la caja, una caja que quizá decide quién se impone, una caja que, tal vez, y salvando las distancias, pueda llegar a crear un comportamiento propio e impredecible estando en funcionamiento en muchos momentos, momentos en los que Aaron, Abe y cualquier espectador podría dar por hecho que es porque “alguien” la está usando, tal vez sencillamente esté en funcionamiento para aprender y corregir los datos.

Como puede verse, película de esas en las que, si quieres, puedes estar pensando en ella y darle más vueltas que un hámster enloquecido en su ruedita, o aceptar que te ha superado, como me ocurrió a mí la primera vez que la vi en la que no me enteré de absolytamente nada y no sabía ni qué estaba viendo, por ello se recomienda verla más de una vez, ¡qué duda cabe! Aunque quepa en la caja.

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo