Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Los Tenenbaums, una familia de genios

Los Tenenbaums, una familia de genios


Intérpretes: Gene Hackman , Anjelica Huston , Ben Stiller , Luke Wilson , Bill Murray , Owen Wilson , Danny Glover

Título V.O.: The Royal Tenenbaums
País: Estados Unidos Año: 2001
Fecha de estreno: 12/04/2002
Duración: 109 minutos
Género: Comedia



Sinopsis

Los hijos de Royal y Etheline Tenenbaum (Gene Hackman y Anjelica Huston) han seguido caminos muy diferentes: Chas (Ben Stiller) es agente inmobiliario; Margot (Gwyneth Paltrow) es dramaturga; y Richie (Luke Wilson) fue campeón de tenis. Por diferentes circunstancias aunque por una en particular todos los miembros de esta familia se reúnen de nuevo en la casa familiar, situación que el padre aprovechará para intentar recuperarlos a todos y volver a ser la gran familia que una vez fueron.

 

 

 

RR


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 mayo 16

Buena película, aunque el título no me lo parezca. No comparto que los Tenenbaums sean una familia de genios, dado que sí, los chavales tienen su potencial y eso, sobresalen, pero no tienen lo más importante: continuidad.

Según RAE un genio "se caracteriza por la capacidad mental extraordinaria para crear o inventar cosas nuevas y admirables". En este caso Chas, Margot y Richie no crean nada, destacan en disciplinas ya inventadas. Pero sin ponernos quisquillosos yo me centro en la idea de admirable. Para mí alguien a quien se le catalogue de genio debe ser admirable, desde mi punto de vista ninguno resulta serlo al desperdiciar sus capacidades. Aun así, de acuerdo, acepto el trato, y titularé la reseña con su nombre correcto aunque no me parezca adecuado.

Los Tenenbaums. Una familia de genios.

Cineclub nos vuelve a acercar a Wes Anderson, tras alguna pasada edición en la que nos centramos en The Grand Hotel Budapest, al ser quien dirige esta obra, Los Tenenbaums, particularmente a mí me ha acercado aún más y es probable que muestre curiosidad por otros trabajos del Director en cuestión, decidiéndome a ver en las próximas fechas alguna película suya más (en plan Moonrise Kingdom, dado que ya se habló en cinealfilo sobre la peli hace ya..), por su elegancia, delicadeza y manera de mostrarte la historia. Similar, pero nunca igual. Correcta, pero no pedante. Sencilla, pero original.

Los Tenenbaums son una familia de geni.. Son una familia en la que Etheline y Royal Tenenbaum tienen dos hijos, Chas y Richie, además de haber adoptado a la pequeña Margot, algo que no ocultan y que ella acepta con naturalidad. Chas es un hacha en las finanzas, Richie maneja la raqueta como nadie y Margot es una muchacha creativa y con unas ganas locas de aventurarse y descubrir.

Pasan los tiempos, el transcurrir de los lustros ha generado algunos cambios y los 3 chiquillos crecen, ahora son mayores, se han incorporado a la vida adulta a un ritmo muy diferente al que lo hizo su potencial cuando sólo eran unos críos, en aquellos momentos de su infancia su agudeza sobresalía.

Una vez sobrepasada esta etapa, este talento quedó aparcado, detenido o dinamitado. Cada uno vive su vida teniendo en cuenta su pasada unión pero sin haberla sentido de manera reciente. Además, Royal y Etheline también tomaron diferentes caminos al separarse cuando sus tres hijos aún eran unos niños, pero sin llegar a concretar su estado en forma de divorcio. Básicamente, el padre, Royal, decidió llevar un tipo de vida dejando de lado la que había creado con su esposa y que ahora pretende recuperar. A la vejez, viruelas como suele decirse.

Este deseo de volver a involucrarse con una familia de la que busca obtener su perdón, tras años de desatención, poca relación y desencantos, es la que empujará a Royal a dar a entender que sufre una enfermedad terminal, utilizando este pretexto para que el acercamiento de su familia se vuelva más tangible y así conseguir reunirla, incluso confesando que en el poco tiempo que le queda quisiera redimirse en forma de perdón por su poca y pobre implicación como padre durante todos estos pasados años. Cada uno de los hijos recogerá el guante de diferente manera, siendo Richie el primero en mostrar clemencia; mientras que lo que más muestra Margot es impasibilidad; dejándonos la negación por parte Chas, quien se niega a perdonarle e incluso prefiere evitar que Royal se acerque a sus hijos, lo que son los nietos de Royal.

Llegados a este punto, Royal también quiere recuperar a su mujer, Etheline, pero de la peor forma posible, por medio de mentiras, sintiéndose molesto de la relación que Etheline está iniciando con Henry Sherman. Un Henry que es el primero en olerse la tostada e iniciará el proceso para desenmascarar a Henry, de quien no se fía. Pero al que no subestima, algo que más tarde le confesará, con la película bien transcurridita, en una frase que me parece brillante y que resume al personaje “Yo no te considero idiota Royal, sólo creo que eres un poco hijo de puta”. Te lo agradezco de veras.

Más allá de lo esencial de la película, el plantearse si finalmente Royal logra reunir a los suyos en un mismo lugar y sintiendo aprecio por él, la película nos muestra la evolución de sus personajes, el acercamiento, la constancia y la rendición.

Richie se rinde, los primeros minutos de la película nos señala al ex-tenista como un tipo deprimido al estar enamorado de Margot, Margot la cual está casada con Raleigh St. Clair y por el que ya no siente prácticamente nada, curiosamente esta dura situación unirá al propio Raleigh con Richie. Richie, tras haberse rendido, finalmente se muestra como un tipo atrevido y para ello, primeramente, concederá otro acercamiento con su padre Royal, convirtiéndose en una pieza fundamental para la mejoría en la evolución del personaje de Royal.

En esta mejoría interviene el hecho de que todo el tiempo que Royal no supo dedicar a Chas sí lo hará con sus nietos, quizá no de la manera más apropiada, pero les dedicará una atención que con sus propios hijos, en el pasado, no fue tan constante.

Por parte de Margot seguirá manteniendo el hermetismo que siempre le ha caracterizado, pero volviendo a mostrar aquella iniciativa que la convirtió en una niña prodigio.

De eso se trata a fin de cuentas, que aquellos niños prodigios no olviden lo que fueron, niños.

 

 

 

Propicios días!

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 mayo 16

Interesante propuesta en este nuevo CineClub de Wes Anderson.  Admito no ser muy ser muy seguidora de este director, pero enseguida lo relacioné con uno de los anteriores  CineClub, el de “Gran Hotel Budapest”.    Así que,  aunque no quiero generalizar pero encuentro que  comparte señas de identidad como son: el del uso de un narrador para la mayor parte del audio que compone la película; una estructura por capítulos a modo de cuento; una dinámica peculiar en cuanto al uso del tiempo del tiempo  para rápidas explicaciones; una estética y ambientación con intenso y animado colorido; y una banda sonora que acaba de envolver el contenido con decoro y al detalle.

El matrimonio entre Royal Tennenbaum (Gene Hackman)  y Etheline Tennenbaum (Anjelica Huston) concibe a dos pequeños: Chas (Ben Stiller) y Richie (Luke Wilson), familia que queda completada con la hija adoptiva Margot (Gwyneth Paltrow).  Son una familia de genios, pues cada una de las criaturas desarrolla sus dotes de manera extraordinariamente (ridícula).  Chas en el ámbito de las finanzas, Margot como dramaturga, y Richie en el tenis.  Pero todo parece ser que cambia de manera radical el día en que Royal abandona el hogar familiar, dejando a los chiquillos un vacío afectivo y sensación de estafa emocional bastante conmovedora.

Cuando ya todos ellos se encuentran en la edad adulta y con sus astronómicas carreras profesionales acabadas con nulidad personal y espiritual, Royal, decide volver a formar parte de la familia.  Este tipo golferas, cara dura, deshonesto y manipulador, al conocer la noticia de que a su mujer le han propuesto matrimonio, vuelve al galope a intentar recuperar a su familia bajo el pretexto de que sufre de un cáncer de pulmón.

Historia algo surrealista y que personalmente me recuerda al teatro de lo absurdo en el que con humor pero sin carcajadas se refleja el dolor de cada uno de los personajes, a cada cual más excéntrico y esperpéntico por cierto.    La verdad es que en mi fuero interno, la primera vez que vi la película pensé que no debería titularse “Los Tennenbaums: una familia de genios”, sino, “Los Tennenbaums: una familia de desgraciados”.  No sé cuál de todos los personajes me parece más triste,  dan ganas de ponerse a dar abrazos a cada uno de ellos.  Creo que empezaría por  el personaje de Richie,  no me pregunten por qué, pero… no podría dejarme a ninguno; ni tan solo al propio desastroso de Royal  porque tiene una parte odiosa y repelente, pero por otro lado, resulta también tan necesitado de dar y recibir cariño, que todo su maquiavelismo resulta hasta enternecedor y perdonable.

Los personajes están cuidadosamente desarrollados y cuidados, cada cual con sus explicables esperpentos.  Los pocos diálogos, resultan cómicos, y las expresiones faciales transmiten más que cualquier expresión de llanto.  Muy curioso, porque creo no haber  visto lágrimas, ni risas, ni gritos… ninguna de las “actuaciones” típicas con las que en teoría se expresa no verbalmente.  La expresividad de cada cual, es, de alguna manera reservada pero de gran alcance a la hora de transmitir.

Aparentemente,  la inverosimilitud de la historia no tiene ni pies ni cabeza, pero las diferentes maneras en que los personajes viven desamor por diferentes causas y con diferentes personas, da mucho a pensar y sentir sobre la naturaleza afectiva humana.



N5 

Crítica de Cine al Filo

por Patricia Bendala 17 mayo 16

Una extraña manera de ver la decadencia a través de unos ojos positivos. La película de Los Tenenbaums retrata la belleza de lo deprimente, con un humor muy peculiar, que va de lo genial a lo absurdo.

Dejando atrás que los hijos de Royal Tenenbaum fueran unos genios precoces, algo que en realidad a lo largo de la película se va quedando como un dato anecdótico que no aporta especialmente mucho más al desarrollo del film, los tres jóvenes se han envuelto a lo largo de su vida en una espiral de problemas sin solucionar y falta de comunicación, que les ha llevado a diferentes estados de depresión. Cada uno lo lleva a su manera, pero todos ellos siguen hábitos insanos que  entorpecen un desarrollo de vida normal. La noticia de que el patriarca de la familia se está muriendo reúne a los Tenenbaum bajo el mismo techo una vez más, y todos los conflictos internos de la familia no tardan en reaparecer, ahora en la edad adulta, con mucha más fuerza.

Desde el principio el estilo y el ritmo de la película me recordaron mucho a Gran Hotel Budapest, que a pesar de ser posterior, la vi antes y fue una película que me impactó mucho por su forma desenfada y casi caótica de contar los hechos. Los Tenenbaum tiene un poco la misma personalidad: un ritmo muy dinámico, muchos cambios de escenario, muchas historias paralelas saltando de una a otra que al final se unen en una sola. Gracias a todo esto no da tiempo de sentirse aburrido ni un solo minuto de la película. Destaca además el prisma desde el que se visualiza todo, que es más bien desde el punto de vista de Royal Tenenbaum, un hombre de recursos, dispuesto a comerse el mundo aun habiendo caído a lo más bajo; siempre con un coraje espectacular y preocupado por todo lo que sucede alrededor en su familia. Desde sus ojos vemos las vidas de sus tres hijos, que son traumáticas y complicadas. Sin embargo la película en vez de regodearse en lo trágico de las diferentes situaciones, te hace ver que todo está en la voluntad de querer salir del hoyo. Siempre hay recursos, pero hay que buscarlos. Esa podría un poco ser la moraleja de la historia.

Royal Tenenbaum también tiene que superar sus propios demonios, que en este caso es el sentirse amenazado al ver que su ex mujer es pretendida en serio por una de las personas que más tiempo lleva siendo amigo de la familia. A pesar de ya no estar juntos, Royal ve esto como un claro agravio y pretende reconquistar a su ex esposa de la forma menos apropiada.

En definitiva, una película muy digna de ver, con grandes actuaciones, historias intrincadas, buenos puntos de humor, y pequeños detalles absurdos que ponen la guinda para que el largometraje guste a todos. Recomendadísima.

Crítica de Cine al Filo

por Ricci Ricardo 17 mayo 16

Todos tenemos algún tipo de familiar o amigo peculiar, con alguna característica especial, historia sórdida o particularidad que los hacen ser las ovejas negras. Pues bien, los Tenenbaums, son una familia en la que todos y cada uno de sus miembros son de algún modo ovejas negras tanto a los ojos ajenos como a los propios, que siempre son los más críticos. Este es el gran truco de Wes Anderson para rodearnos de su genuino lenguaje y visión del mundo.

Todos estos extraños personajes, y a su modo entrañables también, van generando situaciones absurdas, ridículas y a veces hasta surrealistas pero siempre cargadas de sentimiento y verdad.

Una familia llena de heridas por cerrar, de traumas infantiles graves, de rencores alimentados por perdones sin entregar y de conversaciones viscerales maquilladas con refinada educación británica que hace que este guión en muchos momentos sea una obra maestra lleno de significado.

Con todo esto la película puede parecer un dramón pero nada más lejos de la realidad. Pues esta familia de auténticos genios y triunfadores no empezó siendo tan desdichada.

La historia principal nos cuenta el desarrollo del matrimonio Tenenbaum formado por Etheline (Anjelica Huston) y Royal Tenenbaum (Gene Hackman). Tras presentarnos a todos los personajes y explicarnos sus trayectorias para dejarlos situados en el momento en el que se desarrolla la película, todo ello al estilo Wes, comienza la acción.

Royal Tenenbaum, por una serie de circunstancias, necesita recuperar a su familia y sentirse de nuevo amado por todos ellos tras haberse divorciado hace años y no tener prácticamente contacto con nadie.

Un gran reparto marca de la casa con caras fetiche como: Ben Stiller, Gwyneth Paltrow, Luke Wilson y otros secundarios ya fijos en sus películas, siempre ayuda a acercarse a una película, pero en este caso no se trata de un reclamo comercial sino de una piedra filosofal de la que el talento emerge de forma natural y ordenada.

La vuelta del padre trastocará por completo los planes familiares y las vidas de todo aquel que tenga contacto con él, pues los medios con los que Royal T. intenta regresar al seno del hogar, y aunque éstos no sirven para ser alguien honrado si le sirven al protagonista para volver a reencontrarse con los suyos y al director para que el espectador haga de cómplice del pícaro de Royal T. De todos modos veremos como van provocando reacciones adversas en la familia.

Conforme la película va llegando a su fin vamos viendo como los Tenenbaums van arreglando sus problemas, problemas que pueden encontrarse en cualquier casa pero que a ninguno nos gusta reconocer. Sin duda ellos son más peculiares que cualquiera de nosotros pero la base para resolver esos problema y otros es siempre el mismo, el amor.

Así pues os dejo esta propuesta para este mes. Una película y un director que son una rareza en Hollywood, a la que deseo que paséis a formar parte, pues la filmografía de Wes Anderson, si os engancha su universo, se convertirá en una adicción.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo