Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Frozen, el reino del hielo

Frozen, el reino del hielo


Título V.O.: Frozen
País: Estados Unidos Año: 2013
Fecha de estreno: 27/11/2013
Duración: 102 minutos
Género: Animación



Sinopsis

Las princesas Elsa y Anna de Arendell son dos hermanas muy unidas que juegan y disfrutan juntas del poder que tiene Elsa: es capaz de crear y controlar el hielo. Sin embargo, un incidente de la infancia obliga a Elsa a distanciarse de Anna y esconderle sus poderes, que Anna nunca recordará al borrarle la memoria. Tras la muerte de sus padres se quedan solas y no volverán a verse hasta el día de la coronación de Elsa quien, sobrepasada por el miedo, congelará todo el reino y huirá a las montañas. La aventura comienza para Anna y los nuevos amigos que va haciendo en el camino por salvar a su hermana y devolverle el verano a Arendell.




P3


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Patricia Bendala 17 noviembre 14

Cuando una película se convierte en la película más taquillera de la historia de la animación, algo tiene que tener. Y en el caso de Frozen, lo tiene TODO. Una historia que engancha, unos personajes excelentes, humor, ritmo, drama, y por supuesto mucha (y muy buena) música.

Disney recupera su esencia con una nueva película de cuentos de princesas, pero esta vez la marca se regenera, cambiando por completo la moraleja del cuento y la línea de desarrollo de los personajes. Frozen nos presenta a Elsa, un nuevo modelo de princesa que ya no busca un príncipe azul que se lo dé todo hecho. Una mujer independiente en busca de la libertad y de superar sus retos y sus miedos. Y al lado de ella, Anna, una joven que no se lo piensa ni dos minutos antes de aventurarse al viaje más peligroso de su vida para salvar a quien más le importa en el mundo (que mira por dónde, tampoco es un príncipe). Disney nos presenta esta vez una historia de amor… ¡de hermanos! Una nueva moraleja para toda una generación de niños para los que Frozen será un referente, igual que lo fueron La Sirenita y La Bella Durmiente para la generación de los 80, y La Bella y la Bestia, Aladdin, o El Rey León para los chavales de los 90. Disney sigue creando escuela, y en esta, Frozen se lleva la palma.

En el reino de Arendelle se desata la agonía (y el frío más tremendo) cuando a Elsa se le “escapan” sus poderes a la vista de todo el mundo. Su única vía es escapar, pero a su marcha todo se vuelve puro hielo. Su hermana Ana se envuelve así en la aventura más loca e inesperada de su vida para lograr convencer a Elsa de volver a casa y recuperar el verano. Pero no va a ser todo tan fácil… Lobos, monstruos de nieve, y otros tantos enemigos también de carne y hueso, intentarán estropear el final feliz de Elsa y Anna. Entre medias de todo el lío, encontramos las claves de la marca Disney: magia, humor y música. La magia de Elsa reina en toda la película, creando muy distintos escenarios según su sensación de libertad. Del más maravilloso castillo a la más temible criatura helada surgen de sus poderosas manos. Pero también encontramos unos improvisados trolls-piedra que utilizarán la magia para ayudar a los protagonistas de la película.

El humor corre de la mano de muy diversos personajes, también muy típicos del sello Disney. Esos personajes que están ahí, no son los más relevantes pero sin ellos el film se quedaría sin la salsa que te hace salir del cine con esa sensación de “¡qué majetes todos!”. Desde el propietario de la posada, que apenas aparece unos minutos, hasta el genial Olaf, el muñeco de nieve más loco de todo Arendelle, la historia nos ofrece muchos y muy variados personajes que te hacen disfrutar de la película con auténticos momentazos. Para mí, el mejor, el “sí, ¿por qué?” de Olaf.

Y cómo no, música. Mucha música. Nada mejor que una buena banda sonora para perpetuar una película de animación hasta el fin de los días. Christophe Beck firma esta vez la partitura que ha conmovido a medio mundo. Y es que la banda sonora de Frozen es una de las más traducidas de la historia, llevada a más de 40 lenguas distintas, con algunos de los mejores cantantes nacionales de cada país o región lingüística. Una fuerte apuesta de los Estudios Disney, que esta vez se ha cobrado sus buenos premios: un Globo de Oro y un Óscar a la mejor canción “Let it go”, tema del cual además se han hecho tantas versiones que se hizo viral un vídeo recopilatorio en 25 idiomas distintos. Porque cuando una música es realmente buena, no importa en qué idioma se cante.

Y para los que siempre quieren más, medio Youtube está ya lleno con los vídeos del making of de una película cargada de simbología casi en cada una de sus escenas. Para los auténticos cinéfilos que quieran empaparse de una de las mejores creaciones del sello Disney (y por ello, protagonista de nuestro Cineclub), les recomiendo todos los extras que pueden encontrar de Frozen.

Si todo eso no os ha convencido de darle por lo menos una oportunidad a Frozen, pues bueno, también se llevó el Oscar a Mejor película de animación. Igual la opinión de la Academia merece un poco más que la mía. Pero en este caso, opinamos idéntico. :)

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 noviembre 14

Hacía tiempo que no escribía sobre una película de animación, creo que la primera y única a la que he dedicado unas líneas se trata de Enredados, pero para ello está el Cineclub con una nueva edición, en este caso Frozen, una película que, de hecho, tiene la misma técnica de animación que emplearon para Enredados, la técnica en CGI/3D.

Entre las similitudes entre la citada y Frozen encontramos que la mayor parte del protagonismo recae sobre un perfil femenino, pero no como yo me esperaba, puesto que el cupo de pantalla suponía que estaba destinado para Elsa, pese a que la historia gira en torno suyo, pero el protagonismo como tal y el ritmo de la película viene marcado por Anna.

Hay varios detalles que me han sorprendido/gustado de Frozen, no sé si también serán aspectos que resalten los compañeros en sus respectivas críticas, el primero ha sido este que acabo de comentar, puesto que cuando piensas en Frozen, sin haber visto la peli como era mi caso, te imaginas a la princesa Elsa creando hielo como si de una bola de energía de las que hace Goku se tratase, pero hasta que no se sobrepasa la media hora de película realmente no se ha entrado en materia.

Se debió haber advertido de los spoiler, en esta reseña los traigo a docenas.

El otro rasgo a tener en cuenta, el cual es de agradecer, es que ninguna de las dos protagonistas se mueven en la típica línea que Disney, los cuentos clásicos y todo este género ha venido promoviendo a lo largo de la historia, y es la de la chica mojigata dependiente de un hombre, asustadiza medio-monguer y sin iniciativa propia de ningún tipo, en este caso no; atrás queda la superficial Blancanieves que tras ser cuidada por 7 enanitos con esfuerzo e implicación decide irse con el Príncipe, al que ni tan siquiera conoce y del que no sabe nada, pero es un Príncipe. Ejemplos de este tipo los hay a puñados en toda esta temática, esa necesidad de encontrarlas sujetas al principito de turno, así ocurre que la sociedad arrastra el lastre incluso a nuestros tiempos, cabe recordar que venimos de despedir una semana marcada por las críticas a Calvin Klein por una campaña en la que usaban la imagen de la modelo Myla Dalbesio como talla grande, quedando explicado días más tarde que se trataba de una campaña que abarcaba desde la talla S a XXL, lo cual ha resultado una estrategia de marketing redonda, todo sea dicho de paso, ya se sabe: “lo importante es que hablen de ti, aunque sea bien” (Salvador Dalí), no obstante ha vuelto a quedar claro que en ocasiones “la publicidad es violencia simbólica contra las mujeres” (Nega, de LCDM), pero en esta película el topicazo propio de épocas pasadas queda tan atrás como las mismas cuando Elsa huye del reino de Arendelle y Anna decide ir a buscarla para traerla de vuelta y arreglarlo todo, momento en que Hans, príncipe de la Islas del Sur, dice que le acompaña sin apenas tiempo a que Anna ya le haya contestado con un tajante e innegociable “no”, e incluso asignándole la tarea de quedarse al cargo del reino de Arendelle mientras ella lo resuelve todo, en este caso Anna manda y la función de adentrarse en la aventura será cosa suya.

De todos modos esto no engloba a los primeros compases, donde Anna se muestra muy empecinada en encontrar el amor, que si necesidad de encontrar el amor por aquí, que si por allá, de hecho una de las constantes se centra en “un acto de amor verdadero”, sumándole el hecho de que son continuas las referencias hacia los “expertos en amor”.. MEH, yo ya me temía lo peor, porque, como menciono, es una constante. Pronto cambiará el rol de Anna (bueno, quizá no tan pronto), porque la trama va ligerita, algo de agradecer es el hecho de que no se empastele en exceso y no da tiempo ya que podríamos referirnos a Frozen como varias películas dentro de una película, primeramente con la historia entre ambas hermanas, seguido del desaguisado que provoca la huída de la mayor de ellas, la búsqueda de Anna en la que se irá topando por el camino con distintos amigos, el hermetismo de Elsa incluyendo algún incidente que otro que por primera vez encrudece la película cuando se repite la historia al mostrarse incapaz de controlar su poder, en detrimento de Anna, lo que desencadena un giro drástico que ya te indica que el final se aproxima.

Un final que viene marcado por un mismo inicio en el que cuando Elsa lastimó involuntariamente a Anna, siendo ambas pequeñas, acudieron a la ayuda de los mismos trolls con los que se crió Kristoff que termina coincidiendo con Anna hasta forjar una confianza entre ambos que conduce a Anna a este mismo punto de inicio en los dominios de los trolls, donde obtendrán la respuesta para que Anna se recupere tras ser lastimada por segunda vez por Elsa.

Desconozco si Frozen tendrá una segunda parte, pero sería interesante profundizar en los sentimientos reales de Elsa, un personaje distinto, porque cuando lastima por segunda vez a Anna sería atrayente analizar su intencionalidad, así cuando decide darle vida a un mostrenco de nieve -que no es precisamente amistoso- con los que evitar la entrada a su castillo a la propia Anna, Kristoff y Olaf, vamos que considero que tiene un puntito de villana, y eso mola.

En este papel también habría que sumarle que en ningún momento se la verá suspirar ante la idea de conseguir pareja desvinculándose de esa absurda idea de plenitud personal, cuando eso es más bien al revés, ya hablaremos de esto más adelante, quizá en otro blog; para terminar con otro aspecto muy sugerente de Elsa: es que tras pasarse años temiendo ser feliz, cometiendo el flagrante error de no compartir su secreto con su hermana, y evitando por todos medios atreverse a profundizar en sí misma por si su poder se descontrolaba, de pronto se ve sometida a un exilio entre forzado y voluntario donde por primera vez se le verá sonriendo y segura de sí misma, dejando atrás su pasado y confirmando que no tiene ninguna intención de aferrarse al mismo, muy analizable esta actitud más decidida y firme en el momento en el que deja de temer, una de las claves de la película diría yo. Un mensaje muy práctico dirigido a toda esa gente que vive acojonada ante la idea del cambio.

 

 

 

Propicios días!

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 noviembre 14

Película de animación Disney para el presente CineClub.  Pues… ¡no sé muy bien que decir!. No muestro mucho entusiasmo, no porque no me guste el género, tampoco porque no me guste la película, pero… la verdad es que no soy para nada defensora de las películas Disney, es más creo que han hecho cierto mal social.

¿Opinión? Me parece bastante como que muchas las películas son muy similares, vaya, que todas tienen los mismo factores: la princesita, el villano, el  héroe, el personaje gracioso, su final feliz… vaya como todos los tradicionales cuentos Disney, sin pretender desmerecer, porque, lo cierto es que es una película bonita con personajes “muy monos”.  Pero, vamos, como siempre, una princesita huerfanita desesperadamente en busca de su “principe azul”, un mensaje un tanto machista que muestra una mujer como dependiente del hombre y que parece que si no está junto a un hombre no puede ser feliz.  ¡Ya! que precisamente, se supone que esta película ha roto estereotipos con respecto a las princesas precoupadas por el vestido que ponerse para el baile y no poderse despeinar.  Y... sí, Ana muestra iniciativa para "salvar" a su reino de camino a la búsqueda de su hermana, pero... deja de depender del príncipe Hans, para caer con el simpaticote Kristoff.  Osea, que, podemos alegrarnos de que reaccione en cuanto a criterio, pero... no olvidemos que sigue siendo un beso el que salva a Ana.  No sé... como que Brave, me pareció mejor personaje en este aspecto.
Luego está Elsa.  Esta sí que se puede calificar de independiente, ni novio, ni prícipe, ni rey.  Pero... ¡al loro! es que no se socializa con NADIE.  A la pobre, en lugar de enseñarle a controlar sus poderes, la recluyen, y de mayor, lo único que se le ocurre es huír egoístamente pasando de su hermana y de su reino, con lo que... vaya, a mi modo de ver, se muestra a la mujer independiente como mujer fría, amargadamente sola y sin empatía.  Que sí, que es muy motivadora la parte en que Elsa aparentemente se acepta a sí misma, y acepta su soledad, pero es una soledad casi que impuesta, y que poco a poco la amarga por mucho orgullo que no permita que lo admita.  No me gusta, las mujeres indepedendientes no dejan de ser emocionales y sensibles, de preocuparse por los demás y de tener humor.

Como puntos fuertes me gusta el amor fraternal y que se trate la relación entre hermanas, pues, ahora mismo no me viene ninguna película Disney así, más bien, o las familias son noñas, o resulta que madrastras y hermanastras (¡qué raro! también mujeres) son malas.  También he de decir que respecto al mensaje y fondo de la película, me gusta que se muestre que el tener un poder como una responsabilidad, aunque… tratándose de magia, no es un valor que verdaderamente se pueda emplear.  No estoy demasiado segura de la moraleja, pero la lectura que hacen los alumnos de infantil con quienes he visto la película, interpretan que para vencer al miedo hay que amar y ser amado, cuando… la realidad es que, para vencer al miedo, hay que enfrentarse a él.  Bueno… otro mensaje falso e ingenuo de los cuentos de hadas dulcificados y con demagogia por la factoría Disney.

En todo caso, destacar, lo que sí  me parece que es sobresaliente.  Pues, aunque es marca de la factoría cuidar las bandas sonoras, la de esta película me parece especialmente destacable.  Mayormente por el tema principal y los duetos cantados por las hermanas, pero sin que el resto de las canciones deban pasar sin ser apreciadas.






N5 

Crítica de Cine al Filo

por Luna CR 17 noviembre 14
Disney ha recuperado su puesto. Desde que llegaran las grandes producciones de Pixar y Miyazaki, las películas de Disney habían quedado atrás como algo dulce pero antiguo con cierto toque tradicional, algo que nos lleva a la infancia de todos pero que no queremos seguir viendo de adultos (Siempre, la nostalgia). Sin embargo, Frozen le ha vuelto a colocar entre ese cine que todos queremos ver. Hacía falta. Hacía falta deshechar el beso de amor, la princesa a la que salvar y los bonitos zapatos de tacón de sus protagonistas. Había que borrar del mapa los convencionalismos de otras épocas. Sobre todo porque la llegada de reinterpretaciones de sus clásicos como Blancanieves o Maléfica han arrasado en taquillas con versiones mucho más guerreras de las princesitas en cuestión. Era hora de revisarse a sí mismos.
 
Frozen me encantó, por no dibujar un paraíso primaveral sino invernal, por enseñar a una princesa con botas y despeinada al levantarse, por hablar de algo que ya se habló en Brave, pero mejor. Por primera vez podría decir, sí, yo también quiero vestirme de princesa Disney.
 
La banda sonora ha gustado en general, incluso fue una de las 100 canciones más escuchadas en Spotify durante meses y meses; pero para mí es un defecto. Me hubiera gustado canciones menos Disney, sin embargo la escena Let it Go es una de las mejores de la película. Ese momento en el que te descubres a ti misma más allá de lo que tus padres te enseñaron, creo que es sencillamente genial.
 
Esperemos ver más cine de este tipo y me alegro de, al fin, poder sentir que el Siglo XXI llega a Disney.

LC 

Crítica de Cine al Filo

por Elena BL 17 noviembre 14

He de decir que las películas de animación nunca han sido mi fuerte. Es cierto que las he visto que me han encantado como es el caso de Gru, pero normalmente no tengo grandes expectativas al respecto. Sin embargo decidí embarcarme en esta pequeña reseña y ver la película, fuese buena o no tan buena.

La verdad es que me sorprendió, no lo voy a negar. Me esperaba una sesión azucarada al estilo Disney, la típica cosa que a una niña pequeña que sueña con ser princesa y casarse con un príncipe de la realeza le gustaría. Sin embargo me di cuenta de que para ser una película de Disney tiene bastante argumento. No es una hora y algo de tema lineal sin ningún tipo de profundidad en los personajes, esos personajes que luego nunca transmiten nada. En este caso cambia el estilo. Vemos a dos hermanas de una familia llena de tragedias, dos hermanas que tienen una relación difícil. Vemos la obligación que una siente y que le hace mentirle a la otra. Sinceramente, esto no es algo muy Disney, no hay boda con zapatitos de cristal ni tan siquiera un rey al final para la nueva reina.

Esas cosas fueron las que me gustaron, aunque he de decir que tampoco es que me haya apasionado, pero me gusta saber que a todas esas niñas les puedan mostrar algo en lo que pensar, que no todo es rosa, que no hace falta tener un príncipe y que las relaciones familiares son lo que viene siendo complicadas. Pero claro, lo que yo llamo el estilo Disney está bien presente. ¿Hay amor? Sí, entre la hermana y el “héroe”, ¿Hay un malo malísimo? Pues claro.

Pero lo que de verdad me hizo digamos aborrecer un poco la película fueron las canciones. Yo soy una amante de los musicales, pero los musicales de antaño, y no lo que hace Disney. Hubo ciertos momentos de la película, sobre todo cuando la hermana cantaba, que me resultaba empalagoso y sinceramente prescindibles del todo. Me parece que no supieron enfocar bien el tema musical, las canciones me resultaron a veces demasiado largas y vacías de contenido. Opino que no se les puede pedir que de repente hagan peliculones.

 

Como resumen propongo de verdad a la gente que vea esta película. Soy de las personas que opinan que de todo lo que hacemos y vemos se aprende algo, y en este caso no va a ser menos. Quizás no sea una gran película, puede que ni siquiera una de las grandes dentro del género, pero a mi desde luego me ha sorprendido para bien. ¡Os la recomiendo!

 

 

Crítica de Cine al Filo

por Simón Pedreira 17 noviembre 14

Habrá a quien, quizás, le cueste más verse una película de animación para hacer una crítica.

No es mi caso, ya que las películas de animación están muy presentes desde toda mi infancia, habiendome visto absolutamente casi todas las película de animación que salían, desde Bambi hasta las Pocahontas o Mulan, pasando por la mayoría de la época donde Disney era reina en este tipo de películas.

Sin embargo, hacia tiempo que no veía una película de animación. Las hay que, aunque sean actuales, son muy interesantes y te hacen gracia, como es el caso, por ejemplo, de Wall-E.

Para mi, este no es el caso. Sé que las peliculas de animación están enfocadas inicialmente a un público infantil, pero el argumento de Frozen, al menos desde mi punto de vista, es muy básico y poco elaborado.

Una chica con poderes que casi mata a su hermana jugando de pequeña por culpa de ellos (Elsa) es recluída y aislada desde pequeña hasta el día de su coronación, por miedo a que pueda hacer daño a alguien por culpa de sus poderes, cada vez más potentes, y los cuales no consigue controlar.

Una vez mueren sus padres,  nadie sabe por qué no asiste ni siquiera al funeral, y su secreto queda para ella. Hasta el día que se hace mayor de edad, y la coronan como nueva reina... en donde se descubre su poder y escapa a las montañas.

La historia transcurre, entonces, a través de varios personajes, de los que yo me quedaría con los simpáticos Sven y Olaf, el reno y muñeco de nieve, los cuales son los que me ha hecho reir en alguna parte de la película.

Que viera mejores películas de animación, mucho más trabajadas y con más "chicha" que esta, no quiere decir que no tenga un buen fondo y una finalidad: enseñar a un público joven la importancia que tiene el aceptar a la gente como es y el tratar a tus hermanos con amor, como debería ser siempre y muchas veces no ocurre; es decir, me gustó el trasfondo que tiene.

Otro apunte de esta película es que, no sé si es porque, como dije, me hago mayor y lo veo de forma diferente,  pero creo que se abusa, sobre todo en los títulos de los últimos años en películas de animación, de la "conversación cantada"algo que me pone muuuuuy nervioso.

No es que no me gusten las canciones; de hecho alguna de esta película me pareció muy buena, pero sobre todo al principio los diálogos que tenían entre protagonistas, me ponían nervioso.....

En definitiva, poco más que decir; no es que no me gustara la película, pero creo que es muy simple y llana, muy intuitiva, lo que le quita, a mi modo de ver, interés.... aunque claro, no hay que olvidarse nunca de para qué tipo de público va dirigida; en este aspecto, creo que es un acierto no complicar demasiado el argumento y dejar claro el trasfondo, como creo que se hace desde el principio, y que, como ya dije, me parece muy importante en este tipo de películas, sabiendo a quién van dirigidas.


S8


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo