Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Déjame salir

Déjame salir


Intérpretes: Daniel Kaluuya , Allison Williams

Título V.O.: Get Out
País: Estados Unidos Año: 2017
Fecha de estreno: 19/05/2017
Duración: 104 minutos
Género: Terror



Sinopsis

Rose invita a su novio Chris a conocer a sus padres, el plan es perfecto al ser en una casa de campo y donde el recibimiento que se encuentra cuando llega y es presentado resulta ser bueno por parte de sus futuros suegros, muy bueno, demasiado bueno, sospechosamente bueno, lo que provoca que Chris empiece a conjeturar al detectar comportamientos extraños a su alrededor y compruebe la peligrosidad máxima de encontrarse allí, al estar convencido que realmente su relación interracial no es tan aprobada como, de entrada, consideró o Rose le dijo que sería.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 17 octubre 17

Nuevo CineClub para este mes con una propuesta terrorífica.  Esta ópera prima de Jordan “Déjame salir” o “Get out”, no es la típica película de terror sangrienta, con violencia explícita, ni de sustos que te hacen saltar de la butaca.  Es mucho más refinada en su manera de espantar, pues la violencia y el abuso que se ejerce es sibilino, inquietante y con la contrariedad de que se percibe fácilmente pero resulta muy complicado de explicar.  Esto es lo que le sucede al protanista, el personaje de Chris, un joven afroamericano  interpretado brillantemente por Daniel Kaluuya.

Este filme ha sido muy bien acogido por la crítica como algo original y nuevo dentro del género, pretendiendo no tanto asustar como hacer toda una reflexión y dura crítica  sobre el tema del racismo en los Estados Unidos.

Sí, en principio parece que el problema es racial, ya que trata de que la pareja del joven  Chris, es una chica blanca de familia de buena clase social a quien dice no haber presentado nunca a una pareja que no fuera de su misma condición.  Por todos es sabido que en la breve historia de los Estados Unidos, la población negra fue llevada desde África a Amércica como esclavos, tuvieron que liberarse y después de tanta lucha todavía imperan muchos estereotipos en los que se les alaba por su complexión física y dotes para la música y baile; y lamentables discriminaciones en las que todavía hay quien considera sus vidas como menos valiosas y/o ciudadanos de segunda.

A mí parecer, aunque coincide que el terror que trata de infundar es a partir de empatizar con las personas de raza negra, para mí, se trata más de clasismo y discriminación que de racismo en sí.  Pues lo que al final descubre Chris que hay como trasfondo en su relación de pareja y la familia de su novia Rose, es increíblemente cruel e inhumano.  No obstante, no me parece novedoso ni en la ficción del cine, ni en novelas del género, ni en series de televisión.  Eso sí, admito que el clima de que algo “extraño” sucede, y los métodos que se va descubriendo que emplean esta aparente “familia normal”, hiela la sangre, heriza el bello y/o deja la piel de gallina en alguna ocasión.

Siento decir que no es que me haya encantado.  Me gusta mucho como se lleva y la interpretación del protagonista, sin embargo, me parece exagerada y poco natural la del resto de personajes.  Esto hace que, por lo menos yo, pudiera esperarme lo que se supone que en el argumento era sorpresivo, y la inquietud no era más que la de esperar a ver de qué manera exactamente se presentaba lo que estaba cantado.

De modo similar, no me acaba de contentar la manera en que se resuelve el previsible final, pues en los últimos minutos se pierde toda la esencia narrativa que podia apreciarse hasta entonces y que considero de gran calidad cinematográfica.

Como síntesis, el filme entreteniene y no te deja dormirte, mantiene la tensión e invita a la reflexión sobre lo que ya sabemos, cómo los poderosos se aprovechan de quienes no aspiran a ostentar el poder y el ilimitado maquiavelismo al que puede llegar la especie humana por las ambiciones más clásicas de la historia de la humanidad. 

 


N5

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 17 octubre 17

Déjame salir. O salgo yo a puñetazos.

Película que te plantea el secuestro como algo inevitable, no un secuestro físico sino el secuestro mental incapaz de reaccionar y poder ser tú, una pérdida total de identidad. Un robo en toda regla.

Pero para que se cumpla esta regla, primero deben seguirse unas pautas diseñadamente elaboradas por la familia Armitage, en el que cada uno de ellos desempeña un papel... Probablemente sea Rose la más implicada y la que más tiempo invierte, siendo Missy la pieza clave de un sistema que sostiene públicamente Dean, a la vez que también aparece el hermano Jeremy, que más que contribuir estorba bastante. Aporta o aparta.

Déjame salir. Efectivamente dejen salir antes de entrar, aunque ahora vamos a entrar en la historia desde su inicio.

Déjame salir.

Segunda vez que veo esta película, la primera por recomendación hace unos meses y la segunda debido a esta presente edición de cineclub hace unas horas. La historia inicial se centra en el noviazgo entre Rose y Chris, instante en el que te muestran cómo él es convencido para ir a conocer a su familia, cuando Chris le pregunta directamente a Rose si no habrá omitido el detalle del color de su piel, dado que él es negro, y tal vez la familia de su novia no le acepte.

Ella responde una sarta de tópicos con los que darle a entender que su familia no es racista, tan sólo falta por citar el clásico "pero" con el que ya puedes echarte a temblar.

Lo hemos visto otras veces y en tantas ocasiones, en el cine, en la sociedad en tu entorno: no soy racista pero... Así como no soy ni machista ni feminista, así como por supuesto (redoble de tambor aquí por favor) "Yo no tengo nada en contra de..."

Total, el camino en dirección hacia los familiares de Rose ya define el tipo de sociedad con el que Chris se va a topar, donde el hecho de ser negro despierta sospechas.

Las mismas sospechas que, desde bien temprano, empezarán a rondarle a Chris desde el instante en que pone un pie en la finca, debido a que el comportamiento tanto de la familia de Rose como de las personas a su cargo, todas de color, no es precisamente muy tranquilizador.

De hecho, hay movimiento en la sombra desde el principio y un mal rollete alrededor que podría alterar a cualquiera de las personas más despreocupadas que conozcas. El primero que siembra la discordia es el hermano de Rose, algo alelado ya para la edad que tiene y que es el primero en incomodar realmente la escena, aunque sin imaginar el trasfondo de lo que en esa casa se está preparando, te piensas simplemente que es un chaval con ciertos prejuicios por lo que considera otra raza.

Lo verdaderamente chocante y que resulta de todo menos tranquilizador es el comportamiento del servicio de la vivienda, hablando en claro: hay una mujer que da un mal rollazo que alucinas, por otro lado tenemos al jardinero que del que sólo quieres mantenerte alejado y en una de las fiestas familiares por excelencia Chris entabla conversación con un muchacho de color, esperando algo de complicidad y se encuentra absolutamente todo lo contrario al percibir que su comportamiento no es natural, como si estuviera monotorizado con la única sensación de satisfacer a aquellos que se encuentran a su alrededor.

Si estos personajes dan un mal rollazo de aúpa es por lo bueno de sus interpretaciones, como el caso de Chris, encarnado por Daniel Kaluuya, que en todo momento te sabe dirigir hacia dónde se encuentra el peligro y el papelón de Allison Williams, interpretando a Allison, capaz de mostrar su lado más angelical con una perfecta armonía en su mirada desde que comienza a sonreír a aterrarte con esa misma mirada cuando no abre ni la boca y con una sola respiración hace que se paralice la tuya. Brillante la actuación de todos ellos, pero plenatemente convincente Allison Williams, de la que sólo conocía por la serie Girls de HBO.

Película interesantísima, que antes mencionaba que he visto dos veces y la de ayer no será la última, que trata sobre algo más que diferencia de razas, es lucha de clases, es aprovechamiento de recursos, es tortura, es thriller, es hipnosis, es una celda mental la de muchos de ellos... Es color, una vez más, negro, blanco, en este caso, y por irónico que resulte, la historia empieza a aclararse cuando cae la oscuridad de la noche.

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo