Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El violín rojo

El violín rojo


Intérpretes: Samuel L. Jackson , Greta Scacchi , Jason Flemyng

Título V.O.: The red violin
País: Canadá Año: 1998
Fecha de estreno: 02/07/1999
Duración: 131 minutos
Género: Drama



Sinopsis

El violín rojo es la historia relatada a modo de cuentos cortos de un violín desde su creación en la Italia del sXVII hasta la época actual.  Se entrelaza el paso de los siglos con flasforwards a la época actual en que se da la subasta de dicho instrumento.  Fue premiada por la Academia por su Banda Sonora.  Se presentan diversos emplazamientos en diferentes momentos históricos, lo que da bastantes toques culturales, además de el uso de varios idiomas en su versión original, por lo menos.






N5 


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 25 junio 14

En palabras, posiblemente simples, una película BONITA, sin más, no sólo cuenta historias sino que favorece el que las experiencias se entrelacen a modo casi de cuentos.  Si, en un principio puede parecer un bodrio y un tostón de peli, y posiblemente no la habría elegido por mi propia voluntad.  Ahora, debo admitir que me alegró que me alentaran a verla porque es TODO UN SENTIR DE PELÍCULA.

La idea de reflejar la vida de un objeto como es un violín a lo largo de los siglos, y diferentes lugares me parece de lo más romántico (en el sentido más literario y artístico, en lugar de como se entiende popularmente la palabra) que se puede dar.  El filme trata de la comunicación a un nivel muy sensitivo y emocional.  Empleando como objeto de excusa el violín, la cantidad de emociones que se viven, van más a allá de las emociones básicas.  De hecho, en muchas ocasiones, no es ni siquiera necesario el diálogo para que las emociones queden claras.  Sólo con la atmósfera que se crea, la interpretación de los actores, y, por supuesto las interpretaciones musicales, ya se da todo a entender. 

A pesar de que la idea me entusiasma,  he de ser sincera y me parece que se podría haber llevado a cabo con una mayor intención por hacer la historia creíble.  No deja de ser ficción y a ello se le otorgan licencias.  Los escenarios escogidos, a pesar de ser preciosos, resultan algo tópicos en exceso: Austria, Italia,la Chinacomunista… Sin embargo, me parece comprensible la elección de tales lugares, porque facilita la conexión con el público.  Además de que me parece que, sobre todo en tema de ambientación, está más que conseguido.  Presenta los lugares de forma muy natural, pues, no son las típicas postales casi de cáliz turístico, sino que, la escenografía y fotografía, en mi humilde opinión son tremendamente buenas.

Argumentalmente, a pesar de que pueda ser tachada de simplista y facilona, me gusta que el hilo de la historia conecte en todo momento el origen y el final del violín.  Pues, en múltiples momentos de la película, aparecen movimientos en el tiempo.  Flashbacks hacia momentos pasados y hacia la actualidad.  Lo lamentable es que el final sea en cierta medida, fácilmente predecible.

Lo mejor de la película, lo que “engancha”, sin duda, es la sensibilidad que despierta cada una de las historias, y como un objeto inanimado se convierte en algo con tanto valor, ya más allá de lo económico.  Me refiero a cómo se consigue que el violín sea un legado de vivencias y emociones que cada vez que cambia de manos, también se impregna de su dueño.  Es decir parece que el violín “aprende” que va absorbiendo parte de la esencia de cada de las personas que lo toca, y, como si de una persona se tratara, va enriqueciéndose y creciendo.

Interesante la forma de tratar los puntos de vista a nivel de cámara.  Pues, en general, transmite un ambiente como de cuento a la hora de explicar cada una de las historias.  Pero no queda ahí el tema.  En cada una de las historias, se armoniza los movimientos de cámara con el resto del contexto, y sobre todo con las características del  propietario del violín, e inevitablemente con la música que aporta peso y contundencia constantemente.  La banda sonora, no pasa desapercibida.  Lo cierto es que, desgraciadamente soy bastante desconocedora de música, rozando la más profunda ignorancia, pero, todos hemos oído el sonido del violín en varias ocasiones.  Ahora bien, jamás lo había disfrutado tanto.  ¿Por qué? Posiblemente (y lo más seguro) porque, en el cine que recuerdo, el violín suele aparecer de manera estridente, creando tensión o incluso miedo.  En esta película no, la variedad de emociones a las que se puede remitir uno es mucho mayor.  Despierta ternura, pasión, erotismo, frustración, tristeza… 




N5 

 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo