Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Revolution

Revolution


Intérpretes: Giancarlo Esposito , Elizabeth Mitchell , Billy Burke , Tracy Spiridakos , David Lyons , Zak Orth , J.D. Pardo , Graham Rogers , Anna Lise Phillips , Daniella Alonso , Tim Guine

Título V.O.: Revolution
País: Estados Unidos Año: De 2012 a 2014
Fecha de estreno: 27/09/2012
Duración: 2 Temporadas | Cancelada
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

Revolution muestra un mundo post-apocalíptico, que se origina un día cualquiera de nuestra vidas cuando la electricidad deja de funcionar, así como cualquier dispositivo o resquicio de la creación humana como baterías o motores, antes de esto Myles recibe una llamada de su hermano advirtiéndole de que esta situación va a suceder a nivel global, sin tiempo a asimilar la información recibida produciéndose el apagón en ese instante provocando una ausencia total de la luz, el cual tiene un motivo que habrá que descubrir, para ello el transcurso del tiempo será vital y 15 años después las ciudades ya no son como las conocemos sino que se dispersan pequeños círculos de personas que sobreviven como pueden, procurando evitar cruzarse con los milicianos de Monroe cuando ellos localizan a Matheson, uno de los pocos que sabía que todo se ocurriría.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 07 julio 14

Un día más, otra gota de lluvia… otra serie cancelada, y ya van unas cuantas.

Desgraciadamente, como con Heroes, Me llamo Earl, Las crónicas de Sarah Connor y muchas otras más, la ejecutan cuando dejaba un final en el que se proyectaba una nueva temporada de lo más apetecible, de hecho, se están recogiendo firmas para solicitar que se emita una tercera temporada, y como solución por parte de la NBC se especula con la posibilidad de 2 capítulos especiales para la edición del DVD.
La cuestión es que Revolution sin un final, no es ni evolution, revolution ni ná.

?evolution

La serie se basa en la actualidad, un día cualquiera, Miles Matheson se encuentra en carretera con su colega “Bass” Monroe cuando recibe una llamada de su hermano Ben diciendo que todo se va a apagar ¿cómo que todo se va a acabar? ¿a qué se refie…?
Antes de que diese tiempo a analizarlo el motor del coche se gripa, así como el resto de la caravana provocando un atasco de trastos inservibles, mientras se interpreta que todo dispositivo del globo terráqueo deja de encontrarse operativo, se produce un apagón generalizado que coge por sorpresa a toda una civilización acostumbrada a hacer tal uso de la electricidad que ni pensamos en ella, de hecho la serie avanza 15 años para mostrarte cómo se ha adaptado la humanidad a esta nueva situación, dejando de lado una de las tramas más interesantes que podría haber supuesto el plasmar los primeros días tras producirse el apagón, incluso los primeros instantes.

Eh! Tú, ¿Te imaginas esos primeros instantes?

Tú - Estás atendiendo a tu grupo de Whatsapp y al terminar de mandar un mensaje lo acompañas con un icono-monguer de flamenca que no termina de ser enviado ¡Uy! ¿Qué mierdas pasa? No, no es que el Whatsapp esté caído, es que el celular no funciona, se te queda pillado si intentas llamar, recurres al teléfono fijo y tampoco da señal, bueno, relájate, igual no sólo te está pasando a ti, ya sabes que “mal de muchos consuelo de..” pero te despreocupas un poco si termina siendo algo del edificio porque tampoco hay luz ¡que se ocupe otro, no te jode! El Presidente de la Comunidad mismamente, tsss… pero nadie mueve un dedo en estos primeros compases de la interrupción aunque los golpeos en las puertas del vecindario empiezan a producirse -tras hacer inútil todo intento pulsando cuantos timbres quieras- los vecinos también hacen preguntas, la de al lado estaba viendo la tele al mismo tiempo que los de abajo han echado de menos todo esto cuando estando con colegas se les ha ido la música, la luz y encima el congelador ya no enfría los hielos pa los cubatas, la situación empieza a salpicar a todos...

– Oye, no te quejes, que a mí se me ha jodido la lavadora en pleno centrifugado.

Tú - La noche asoma el hocico y tampoco hay mucha luz en la calle que digamos, no sabes si culpar al Ayuntamiento por descuidar el barrio o ya empiezas a preocuparte al no vislumbrar ningún atisbo de luminiscencia ahí abajo entre esquinas y avenidas, pero sí hay movimiento, te asomas a la ventana y percibes las sombras del gentío moviéndose, preguntando y palpando la pared para asegurarse que van por buen camino, y eso que aún no ha caído la noche como tal, aunque esos últimos instantes con claridad relativa son custodiados por un manto de oscuridad y la tregua nocturna desaparece de la escena como previamente lo había hecho con el último rayo de Sol que se desvanecía entre los edificios colindantes. Por ver todo esto desde un punto de vista optimista, mientras esperas que este "blackout" se solucione, será de las pocas veces que se pueda disfrutar de un cielo limpio de contaminación lumínica y disfrutar mirando las estrellas… ¡caray! ¡qué bonito se ve el cielo! ¡qué bonitas las estrellas! Ay, las estrellas… bueno, sí, las estrellas, vale, estrellas, ok, pero después de un rato ya has dejado de mirarlas y se convierten solamente en un referente orientativo, la única luz que de vez en cuando logras ver es el cigarro de las personas asomadas en sus respectivas ventanas y que lograron hacerse con cerillas mientras aguardan que todo esto vuelva a funcionar, porque ya ha caído la noche y hay quien se dispone a cenar y muchos otros afrontan que se están perdiendo su programa favorito del “prime-time”, así como los que mañana madrugan no pueden hacer uso del despertador para levantarse temprano, cuando a través de las cristaleras que dan a la escalera del bloque escuchas a algún despistado que sigue intentando que la cadena de su inodoro funcione, al pobre imbécil le oyes decir está dispuesto a hacer uso del agua de la cisterna aunque sea manualmente, sin valorar que quizá esto tarde un rato más porque las autoridades primero tendrán que atender a los que van en Metro, peña en ascensores, Edificios Oficiales… aunque, si no hay comunicaciones, teléfono ni walki-talkies ¿cómo saben dónde atender las incidencias tanto el cuerpo de Bomberos como la Policía? Esto empieza a ponerse serio ¿Alguien estará moviendo el culo para salvaguardar este distrito? Aunque si esto está pasando en toda la ciudad tú y yo sabemos cuáles serán las zonas pijinas a las que atenderán antes que a nadie, los de siempre ¿verdad? Empiezas a maldecir por primera vez, porque a ver si esto va a ir para rato… ¿cuánto tiempo ha pasado? Tú dirás, los relojes también han caído fulminados, con lo cual, como la aguja se ha quedado detenida en toda esfera que podrías tener a mano sigues moviéndote de lado a lado, sin querer plantearte la idea de bajar a la calle sin ninguna referencia resplandeciente más allá de las 4 paredes en las que sigues encontrándote cuando abres la nevera por la pura inercia que lo hacemos todos en un día normal, tampoco funciona la lucecita del interior pero -ya que estás aquí- echas un trago a la botella de agua, y como a tu alrededor hay un silencio absoluto te escuchas reproducir ese clásico ¡ÁÁHH! tras pegar el sorbito al que habitualmente no prestas atención, como a ninguno de los sonidos que empiezan a envolverte, el crujido del mueble, el viento que se cuela por la vidriera o tus propios nudillos al percibir que estás más en tensión de lo que tenías preparado para estas alturas, todo ha pasado en un par de segundos antes de plantearte echar otro trago cuando ¡¡Espera!! Empiezas a planteártelo, ¿verdad? ¿Es pronto para empezar a hacer acopio de agua?

– Para ser sinceros yo también me lo estoy planteando, porque ya se lleva un buen rato así ¿Sabes lo que suavizaría todo esto? Por muy extraño que sea todo esto, si pudiera estar escuchando música sería una delicia, lo amenizaría íntegramente, sobretodo porque tengo una canción rondando la cabeza y necesito escucharla, soy de esos que no salen de casa hasta que el tema que está sonando no termina, con lo que soy incapaz de encontrarme equilibrado si la canción que tengo metida en el coco no suena a través de un reproductor, auriculares o como si es través de un hilo y 2 yogures, pero no quiero ponerme a tararearla porque, en este preciso instante, creo que prefiero que ningún vecino sepa que estoy en casa, apenas me he movido desde que todo esto sucedió, creo que ofrecer cuantos menos síntomas de actividad mejor, entre otras cosas porque, aunque esto no sea nada, paso de que algún vecino me pida algún tipo de ayuda, de hecho voy a echar la llave, acercándome en calcetines hacia la puerta y haciendo el menor ruido posible. Tú, deberías hacer lo mismo.

Tú - La noche que siempre fue sugerente, hasta esta fecha, ha cedido su imagen a una penumbra que te produce muy mala espina, tampoco lo dudas ni un instante y te has encerrado en casa, con doble vuelta en el cerrojo, no sólo porque te estás sugestionando de tal manera que el último brinco que pegaste fue por percibir por tu nuca el movimiento de tu propio cabello, ni tan siquiera por los escalofríos que recorren toda tu espina dorsal con cada alteración del ambiente, por lo que podría ser fácilmente un mosquito o polvo en suspensión, rozando una histeria controlada que se dispara en tu tensiómetro particular, poniéndote el vello de ave (piel de gallina) con todo el caldeado ruido, intercambio de improperios y golpes que empiezan a escucharse por la ventana que da a la calle, las pisadas aceleradas de cualquiera recorriéndola en carrera, cristales rompiéndose y las toses de alguien que se encuentra en la acera desde hace un buen rato ya son una constante ¿quién coño está tosiendo apenas a unos metros de distancia de tu ventana? ¿Y desde cuándo lleva ahí? ¿Qué trama? Tus suspiros emiten un ¡que se pire jodeeerrr! Que se ha entremezclado con tus pensamientos silenciosos, ahora, esta vez, se te ha escapado en voz alta, los nervios están a flor de piel, sencillamente por todo el ruido generado ahí abajo entre esquinas y ladrillos que intentas controlar fijando la vista en puntos donde sólo crees distinguir siluetas en movimiento, algunas notables, otras inseguras, otras firmes, otras estridentes, otras peligrosas, otras silenciosas.. o sencillamente es lo que crees que se está barajando ahí abajo, mientras piensas ¿por qué no están en sus casas? ¡Que se vayan a su puta cas..! ¡Crash! Cuando otro cristal, el de un escaparate, esta vez muy cerca de tu portal, ha sido destrozado por lo que distingues como un grupo reducido que ya ha roto la baraja y juega con sus propias reglas ¿de qué crees que se trata? ¿Unos gamberros que aprovechan la coyuntura o empiezan a brotar los primeros saqueos que tan sólo serán la antesala de muchos otros? Ya tardaban en aparecer estas movidas mal rolleras ¡ojo! Esta vez el ruido viene de la escalera de vecinos ¡Uff! Hiciste bien en cerrar con doble vuelta la casa ¿Seguro que antes has chapado el cerrojo? Ve a asegurarte por si acaso anda. Menuda nochecita cruda se presenta…  Las ganas de que vuelva la claridad son cada vez mayores e indescriptibles ¿qué hora debe ser? El cansancio por la tensión se acumula, pero cualquiera se relaja con lo indeseable que pueda rondar el portal... algo dentro de ti sabe que en cuanto un leve brillo resplandezca haciendo acto de presencia tendrás que estar aún más alerta, es inevitable pensar en el mañana porque, sin apenas darte cuenta, ya has aceptado que esto no se va a solucionar.

– Por mi parte, te confieso, intento transmitir apoyo en esta delicada situación, desde la distancia, compartiendo cada latido acelerado que podría ayudarte a relajar, pero no puedo involucrarme más, estoy mentalmente preparado para cualquier clase de apocalipsis zombie ¿pero entrar en conflicto con la gentuza que se encuentra ahí fuera conspirando? Nanai, por ahí no paso, mejor no cuentes con nadie. La estrategia es la siguiente: empezar a apañarse una mochila aunque sea a oscuras y analizando, como si de braille se tratase, prenda por prenda a la hora de seleccionar algo de ropa, el mejor calzado disponible, medicinas a puñaos, alguna lata en conserva, dejando algún remanente escondido por casa, el edificio y la azotea, y desde luego procurar llevar encima cualquier objeto que sirva de defensa por si hubiera que emplearse ante desalmados, sólo por lo que pueda pasar, porque en cuanto salga el sol habrá que empezar a plantearse meter mano en algún ultramarino, ya que los mercados estarán controladísimos, darle al OFF de la lavadora por si todo esto hubiese quedado en un susto y empezar a desmarañar qué ha pasado con esas personas con las que se hace imposible contactar y hacer lo posible por reencontrarse cuanto antes.

Tú - ¿Tú te has preparado ya?

– Tampoco deberías, esto es mera ficción, de hecho ¿no estábamos con una reseña de la serie? Sí, efectivamente, estos instantes de agobio, histerismo y primer paso hacia el nuevo concepto de supervivencia es lo que más he echado de menos en esta serie. ¿Cómo te voy a dejar en la estacada? Aún queda mucha parrafada en esta reseña.

Tú - Respira.

REVOLUTION

En la serie, tras el apagón han pasado 15 años, la gente se ha apañado como buenamente ha podido y tan sólo la República de Monroe supone un problema, problema personificado en el capitán de la milicia Tom Neville cuando irrumpe en el poblado para llevarse a Ben Matheson, por órdenes de Sebastian Monroe, pero Ben es asesinado y Tom secuestra a su hijo Danny con lo que Charlie irá a rescatarlo, para ello primero irá en búsqueda de su tío Miles para que le ayude. Así arranca Revolution, es una serie de aventuras, siempre con algún lugar al que ir, alguien por rescatar y un sin fin de situaciones que hacen imposible la tranquilidad para Miles, Charlie y compañía...


Para mí Revolution tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, lo bueno es que tampoco se preocupan de ocultar las malas, el publico lo acepta y ya está, porque en ocasiones los capítulos parecen copias unos de otros, sí, ya he comentado, siempre hay que dirigirse algún lugar, siempre hay que rescatar a alguien y casi siempre salen ilesos de tiroteos, emboscadas y demás luchas, pero es una serie de aventuras, cuanto menos drama mejor y estoy de acuerdo, esta serie no será recordada como una de esas que enganchan o de las que recomiendas encarecidamente, te compras una camiseta freak o te haces con el pack de DVD’s, pero la recordarás como una serie en la que “siempre pasa algo”, en los 40 minutos que suele durar cada episodio es difícil aburrirse, en las 2 temporadas que han emitido no recuerdo ningún capítulo “de relleno”, algo que desespera en otras series, en este caso el guión da un vuelco en cada capítulo y no aburren con planificaciones, esperas y demás, simplemente actúan con respecto a lo acontecido y el episodio se despide con un “algo” que te invita a tener ganas de más, además sus personajes tienen carisma y recursos, destacando la adaptación de Charlie, la efectividad de Miles, la desconfianza que nunca deja de inspirar Tom Neville, lo impulsivo que resulta Monroe y la garantía de tener cerca a la incombustible Nora. Además, cada uno de ellos revoluciona muchísimo y poco tiene que ver la imagen que tienes de alguno hasta que pasan unos capítulos, por ni tener en cuenta el balance entre la primera temporada y la segunda.

 

La serie está bien, yo te la recomendaría, es entretenida, pero antes de recomendarla hay que conocer los precedentes de la persona a quien se la sugieres, porque posiblemente “te suenen muchas cosas” si ya te has visto Lost, ya que tiene muchos recursos de la clásica Perdidos, aparte de que el papel de Rachel está interpretado por Elizabeth Mitchell a la que los “losties” reconocerán como Juliet, no pondré ejemplos porque los irás notando casi desde que emprenden la primera caminata, pero que en muchos puntos se han basado en Perdidos lo saben hasta en el vuelo 815 de Oceanic.

Revolution tiene mucho potencial, no sólo se basa en un mundo sin electricidad, aunque le falta ese agobio de las primeras horas tras el apagón que es donde a mí me habría gustado centrarme cuando me puse con la serie, en Revolution también se presenta el comportamiento más flagrante de la humanidad que no se cansa de repetir sus errores del pasado aunque estemos de vuelta en la Edad Media, mientras también abraza situaciones como campos de adiestramiento, manipulación genética y ciencia ficción, una ciencia ficción que fue la que desató el apagón, ante la posibilidad de no poder controlar la tecnología de los nanobots y en cuyo argumento iba a basarse la temporada 3 en caso de no haberla cancelado, son muchos palos, muchas ramas las que la serie toca, además de un sin fin de luchas, algunas con espadas, otras estratégicas, otras con armamento tal como helicópteros, tranqui, ya llegarás a eso.

Revolution te entretiene, no te pongas a “hatearla” porque algunas cosas atufen como el hecho de que sepan cómo se mueven las tropas sin conexión electrónica alguna, obtengan información de la nada, recorran kilómetros andando como tú te haces un rutilla de un par de horas, no tengan problemas con los víveres, el agua, el calzado, el afeitado, la ropa… ¡siempre hay whisky a mano! para mí el colmo fue en la segunda temporada ver a Monroe con unos prismáticos que hasta ahora nunca había llevado encima y a Charlie con un silbato ultrasonido para despistar a unos perros cuando ideaban cómo colarse en un lugar donde burlar la vigilancia no sería un problema, como casi nunca, pero son detalles, es una serie que transcurre rápida, no da tiempo a pensar en estas cosas si te centras en el objetivo de turno, ya te digo que todos los episodios aportan algo, ninguno está de relleno y eso se agradece, igual que tampoco alargan las tramas, aunque reconozco que sí ¿es hateable? Sí, ¿hay necesidad de hacerlo? No, porque nadie te la ha vendido como una pedazo de serie, así que tú disfrútala aunque te sorprenda que siempre cuando se separa el grupo logra encontrarse por ciencia infusa al estar sin referente ni contacto alguno, cuando tú quedas en el Centro Comercial con tu gente y tiras de móvil cuando apenas os distancian 4 tiendas o una planta de diferencia.

Lo repito por tercera vez, la recomiendo porque es entretenida y se deja ver, en la segunda temporada quedan cosas por explicar cómo qué pasó en esos 6 meses con un Neville que pasa de puntillas en una Season 2 donde el papel de Monroe pudo haber aportado mucho más “punch” en la antesala de una Season 3 que no ha llegado, dejando a Revolution huérfana de un final apoteósico donde dejando a un lado “los patriotas”, las milicias, mercenarios, traiciones.. el auténtico peligro ya estaba sobre el tapete, declarado y dispuesto. Nos quedamos sin final, además de la ausencia de un principio de serie, o ciertos flashbacks durante la misma, que yo habría “enfocado” muy distintamente con todo este rollo del apagón.

– ¡Qué bonita noche se ha quedado!

 

Que nooo... !!

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo