La cinta blanca - Cinealfilo.com
Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

La cinta blanca

La cinta blanca


Intérpretes: Christian Friedel , Ulrich Tukur , Josef Bierbichler , Leonie Benesch

Título V.O.: Das weisse Band - Eine deutsche Kindergeschichte
País: Alemania Año: 2009
Fecha de estreno: 17/09/2009
Duración: 145 min.
Género: Drama



Sinopsis

Se muestra las rígidas vidas en un pequeño pueblo de Alemania, en 1913. Imágenes que no dejan indiferentes de la convivencia, la estructura social, los comportamientos; todo ello alimentado de sucesos extraños cuya explicación se vuelve esquiva.h5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 17 septiembre 13

Se termina la cinta y uno se pregunta si no le habrán tomado el pelo. ¡¿Qué cojones, qué cojones, qué cojones, ha ocurrido!? Uno sabe que ha visto una espléndida película, pero cuyo hilo conductor, lleno de misterio, tal vez una mera excusa para mostrar la retorcida mente de su creador, ha quedado irresoluto. Uno queda afectado por esa sensación de impotencia y de consternación ante lo que acaba de pasar por sus ojos, y es que ha visto algunas de las imágenes más crueles que uno pueda imaginar, y es que a su vez, en realidad, debo insistir en ello, no tiene ni idea del propósito real del film, empero está seguro de que han jugado con su mente y sus pensamientos. En este maravilloso –por lo sensacionalmente rodado y por la belleza de las imágenes- y al mismo tiempo tétrico largometraje, se nos muestra, por ejemplo, la letanía de los adultos, en especial de los hombres; que imponen a sus descendientes una asfixiante e inquebrantable autoridad. Se representa a los hijos como poco menos que siervos, sin autonomía ni capacidad de decisión propia, cuyo deber, como mínimo hasta la mayoría de edad, es ser siempre sumisos a la voluntad de sus progenitores. Eso es algo que obviamente, a día de hoy, choca. También extraña a día de hoy cómo se muestra la relación sentimental-amorosa, más bien espiritual en el sentido estricto de la palabra, del maestro con una chica de diecisiete años. Y por supuesto, Haneke, perturba y mucho con sucesos extraños y macabros cuya explicación no se nos muestra, y uno intuye en más de una dirección: los niños, la matrona, el doctor, el cura, el maestro, el maestro, el maestro, etc., etc. Aunque quizás la escena con más carga emocional y la más visceral (una viceralidad contenida), la de mayor repulsa (y eso que hay dónde escoger), es la que perpetran el  médico y la matrona; más bien la humillación, y la crueldad con la que se da esa humillación, casi estrictamente verbal, procedente del médico y dirigida a la matrona y amante. No creo que ningún ser humano sea merecedor de palabras tan viles como las que salen de su boca, y en cambio, parecen ser totalmente sinceras; es decir, puede que el director quiera demostrar que esa crueldad es innata en el ser humano y que en nuestro día a día y en nuestras relaciones, como seres sociales, tratamos de apaciguar y controlar ese tipo de sentimientos, que sin embargo no por no expresarlo dejamos de sentir. Y esa vileza y abyección forma parte de nuestras personalidades. Posiblemente se trate de una de las escenas más catárticas que se ha rodado en una película. Además, el golpe al espectador es más contundente todavía porque uno, no lo espera, y dos, está rodeado de esa atmósfera fría, como carente de calor, que rodea y envuelve toda la película. Los personajes que se nos muestran en cierto sentido y en su mayoría, parecen robots, es como si no tuvieran la capacidad de expresar sus sentimientos; falta calidez, sobra frialdad; estoy seguro que lo que comento es una crítica deliberada por parte del director al carácter alemán, ya que como contraposición, aparece brevemente una italiana, latina, que desprende mucha más energía y cercanía que todo el resto de personajes. Aparece poco en pantalla esta niñera italiana, apenas unos segundos, pero en esos escasos segundos de rodaje ya da a pie a la comparación: los demás, no salen precisamente beneficiados.

Haneke nos muestra un pueblo encorsetado, con gentes que uno no sabe si van o vienen, dónde suceden accidentes extraños; y por añadidura, una atmósfera sobria, sombría en su aspecto menos obvio y más inquieto y trastornado; ha construido una película cuidada en sumo grado, lenta, sin ambages, que deja totalmente de lado la corrección política, e intenta mostrar lados obscuros rayanos con la magia (negra). (En blanco y negro). Su final es desconcertante; en cambio las imágenes y las acciones; lo que se muestra pero también lo que no, lo que uno cavila y piensa, deja una sensación agridulce, jamás indiferente; un cuerpo repleto de dudas. Uno sabe que ha visto una gran película pero se encuentra desconcertado y no sabe cómo valorarla. Sabe que necesitará de al menos un revisionado, que no obstante tampoco quiere que se produzca en un corto período de tiempo.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo