Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Jungla de cristal 4

Jungla de cristal 4


Intérpretes: Bruce Willis , Maggie Q , Cliff Curtis , Kevin Smith , Mary Elizabeth Winstead , Timothy Olyphant , Justin Long

Título V.O.: Die Hard 4
País: Estados Unidos Año: 2007
Fecha de estreno: 07/09/2007
Duración: 128 min.
Género: Acción



Sinopsis

Jungla de cristal 4, La jungla 4.0

Si por algo se caracteriza John McClane es por abrirse paso a golpes de puño, disparos y demás recursos físicos de un agente de policia curtido en mil batallas. Para lo que no está preparado es para mediar ante unos piratas informáticos y hackers informáticos, todo esto se le escapa, del mismo modo que ocurre con el FBI cuando se produce el tan temido "Caos total", lo que significa que la red entera se cae, el sistema de transporte se altera y se bloquea el sector financiero, puesto que un ataque informático masivo está puesto en marcha por parte de Thomas Gabriel, quien se enoja terriblemente porque considera que no es tomado en serio al comprobar que nadie se sienta a negociar con él para llegar a un acuerdo económico y decide secuestrar a Lucy, la hija de McClane, para asegurarse que John no vuelva a truncar sus planes, tras haber evitado una primera detonación cuando evitó el asesinato de Matt Farrel, un hacker que primeramente iba a ser detenido y termina siendo una ayuda determinante para que John McClane se sepa desenvolver en una jungla desconocida para él, la 4.0.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 15 February 13

En plena inmersión del “Ciclo McClane” despedíamos la reseña de La Venganza con una sencilla pregunta que albergaba la cuestión sobre cómo hacerse con 4 litros de agua disponiendo únicamente de una botella de 3 litros y otra de 5. Como una premonición de que el número 4 tarde o temprano tendría una extensión dentro de esta saga, en este caso se trata de...

LA JUNGLA 4.0

Desgraciadamente los cálculos matemáticos no serán tan sencillos como la anterior pregunta, en este caso incluye algoritmos encriptadas y un sin fin de desarrollos informáticos verdaderamente complicados de comprender, más aún para un dinosaurio en la era digital como McClane.

¿Cómo se ha visto envuelto en todo esto? Como viene siendo habitual en John, siempre está en el lugar inadecuado en el momento menos oportuno. Su cometido era sencillo: desplazarse hasta Nueva Jersey para custodiar a un hacker llamado Matthew Farrell, requerido por Los Federales y ponerlo a disposición de Seguridad Nacional. Sencillo, irlo a buscar al punto A y entregarlo en el punto B. Pero como un imán, nuestro insustituible McClane atraerá un tsunami de destrucción, entramado terrorista y conspiraciones, además, como más le gusta ¡en plena festividad! Si las navidades de 1988 y 1989 se las pasó plantando cara a Hans Gruber y al Coronel Stuart respectivamente, esta vez será en pleno 4 de julio cuando se desate el caos total de la mano de Thomas Gabriel, a quien se antojará más complicado echarle el guante, ya que lo controla todo desde los teclados y juega con la distancia que le permite ocultarse del FBI mientras lleva a efecto su perfectamente planificado terrorismo virtual.

Caos total, terrorismo virtual… ¡Incluso una calculadora científica! Son conceptos con los que John McClane no está ni mucho menos familiarizado, lo suyo son las persecuciones, los disparos y cuando se le terminan las balas empotra coches contra los helicópteros, McClane en estado puro vaya, algo que asombra a su, al parecer, nuevo compañero en los tiempos del “punto.cero” cuando tras salir airados de una de las primeras situaciones comprometidas en las que se ven envueltos el chaval le pregunta “¿has visto eso?”, a lo que John, con su inconfundible sonrisa, responde “sí, lo he hecho yo”. Matt Farrell empieza a vislumbrar con la clase de tipo con el que se encuentra.

Mientras tanto, algo ha brotado alrededor de esta situación, en lo que duró el complicado trayecto hasta Washington se ha desatado el temido caos total, primeramente con el acceso validado de todos los semáforos, primer síntoma de la caída del transporte en la ciudad, seguido del colapso del sector financiero y aliñado con una alarma por ántrax con la que cunde el pánico de manera globalizada, ante la inoperancia del sistema de telecomunicaciones en la antesala de la caída del servicio de gas, agua y electricidad.

Este caso no es para tomárselo a guasa, el país está recibiendo un ataque informático a tres bandas, con lo que sólo John y Matt van a poder resolverlo, Matt es, por un lado, un chaval temeroso e inocente que se amilana como un cachorrito cuando McClane sacude su arma con su característica virulencia para quitarse rufianes de encima, a la vez que es un auténtico privilegiado de la sabiduría, experto en informática y conocedor de ciertos trucos que le perfilan como un chaval más avispado de lo que su primera imagen proyecta, con lo cual esta curiosa pareja terminará complementándose hasta corregirse, mutuamente, las carencias de uno y de otro con sus particulares recursos.

La película va transcurriendo mientras consiguen zafarse de Thomas Gabriel, quien quiere a Matt Farrell muerto tras haber sido parte de un número de hackers que, sin saberlo, fueron cómplices de este caos total, lo cual va mosqueando cada vez más a Thomas, al comprobar cómo John ha ido reduciendo a su equipo de esbirros a un ritmo masacrón e imparable, incluyendo su atractiva novia Mai Linh después de una violenta pelea en la que ésta resulta muerta, lo que precipita que Thomas se lo tome como un ataque mucho más personal, pese a que John venía puenteándole buena parte de su entramado plan desde hacía horas, y secuestra a la hija de John, Lucy McClane, para utilizarla como moneda de cambio y apretarle las tuercas a J.McClane con un chantaje que provocará un peligroso acercamiento de John hasta el punto desde donde gestionaban todo este operativo, un lugar que les ayuda a encontrar un amigo hacker de Matt.

Este amigo no es otro que Kevin Smith, quien encarna a Kaludis bajo el alias de “War10ck”, el conocido director de películas como Mallrats, Clerks o Dogma, donde sale el primer “malo malísimo” de la saga Die Hard, Alan Rickman, que aquí accederá a ayudar a Matt y John abordando esta temática desde su “centro de mando”, como a él le gusta llamarle, aunque J.McClane se descojona cuando le oye llamarle así al sótano de su casa.

Un ejemplo más de que La jungla 4.0 mantiene su línea de ofrecer buenas dosis de humor, sin perder su esencia más identificativa, para hacer de ella una buena película que no obtuvo muy buena acogida, dentro del público más pureta entre los fans de Jungla de cristal, pero que yo creo que sigue perfilándose como “una más de la saga” con guiños a anteriores capítulos y que lo único que le diferencia es que en esta ocasión los compañeros policías no tardarán en escuchar a John McClane, a diferencia de otras entregas donde no se cansan de subestimarle hasta que logran entrar en razón, pero que sigue respetando la línea marcada desde que todo esto arrancó en LAX y que, como comenta Cedres en la reseña de “Duro de matar”, sí creo que se auto-parodia, a la vez que también comparto que en este caso, como en la mayoría de las películas protagonizadas por Bruce Willis, el doblaje está bien en castellano.

En definitiva, una gran película que, como siempre ocurre en Die Hard no es necesario haber visto las anteriores para sentarse ante la pantalla y es tremendamente sencillo hilar qué está ocurriendo desde el transcurso de los primeros minutos, en los que sólo te están preparando para el espectáculo, con unos efectos especiales y recursos de acción muy mejorados que la convierten en una de las más grotescas de las cinco, y está bien que así sea. La jungla 4.0 cumple lo que promete.


 

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo