Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

El renacido

El renacido


Intérpretes: Leonardo Di Caprio , Tom Hardy , Domhnall Gleeson , Will Poulter

Título V.O.: The revenant
País: Estados Unidos Año: 2015
Fecha de estreno: 05/01/2016
Duración: 156 minutos
Género: Thriller



Sinopsis

El explorador Hugh Glass y su hijo mestizo Hawk guían a los recolectores de pieles americanos a través de territorio hostil perteneciente a los nativos americanos. Tras ser atacado por un oso y abandonado a su suerte por los tramperos americanos, Glass deberá enfrentarse, enfermo y sin recursos, al frío invierno y a los constantes ataques que se producen entre los pueblos indígenas y los colonizadores. Una épica batalla por la supervivencia con el único objetivo de alcanzar su venganza.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Patricia Bendala 24 enero 16

Como poco un “must see” de este año. Una película bastante interesante que se convierte en una de las mejores de este año. ¿Por ser magnífica? No, más bien a falta de mejores opciones. Lo cierto es que si El renacido se hubiera presentado a competir con algunas grandes películas de estos años como Interstellar, Dallas Buyers Club, las últimas de Batman o bien su tocaya de protagonista, El lobo de Wall Street, no hubiera tenido mucho que hacer. Pero en un año donde los más llamativos blockbusters han sido una remanida nueva historia de Star Wars (que no ha convencido ni a los más fans), un accidentado remake como Mad Max (al que la original como mucho puede envidiar los efectos especiales) y la última y catastrófica entrega de Los juegos del hambre, pues El renacido lo ha tenido bastante fácil para colarse en las favoritas  de todos los premios. Añadido también que su director, Alejandro G. Iñárritu se llevó varias preciadas estatuillas en 2015 por su film Birdman, y tiene a medio Hollywood con los ojos puestos en él. Está de moda el mexicano.

¿La fórmula mágica del éxito? Dos actuaciones sobresalientes (Leonardo DiCaprio y Tom Hardy), una fotografía y unos paisajes casi mágicos, y una historia étnica en la que reivindicar en cierto modo alguna discriminación racial histórica, que eso cunde mucho en Hollywood. ¡Y voilà! Ahí tienes todas tus nominaciones para seguir siendo el as.

Aparte de las más que evidentes lagunas de guión (iremos luego con eso, que es un poco spoiler), y dejando a un lado que el tipo en sí, el verdadero Hugh Glass, era bastante más odioso de lo que el largometraje hace creer, la película engancha desde el principio y mantiene bastante bien la tensión a lo largo de todo el tiempo, aunque a veces se hace un poco lenta. El explorador americano es atacado por una osa Grizzly mientras guiaba la expedición de unos tramperos americanos recolectores de pieles, que huían hacia el fuerte tras un ataque de los indios nativos. Muy destacable toda la escena del ataque del animal, una dosis de realidad que no deja a nadie indiferente. Tras varios sucesos, Glass es abandonado por su compañía, aún muy malherido por la pelea con la osa y a punto de morir. Desde ese punto el instinto de supervivencia y el de venganza serán las motivaciones que llevarán a Glass a luchar por seguir avanzando e intentar llegar en algún momento al fuerte americano, atravesando un bosque helado que es además territorio hostil por todos lados (los franceses andan por allí, también los indios Sioux, y los americanos blancos).

 

Interpretación magistral por tanto de Leonardo DiCaprio, que da vida  a Glass, y que transmite con gran fuerza el tremendo sacrificio y dolor por el que pasa el personaje en esos momentos en que parece que todo está perdido. Maltratado por Hollywood según la opinión de muchos, el actor se propone de una vez por todas ganarse el status que le pertenece en el panorama de las estrellas, tras ser muchas veces nominado (o a veces ni eso) pero nunca ganador, de varios premios, contando a sus espaldas con increíbles papeles como en Atrápame si puedes, El aviador, Infiltrados o El lobo de Wall Street, entre otros.

No tan grande es la espinita de Tom Hardy, que no tiene tantos títulos a sus espaldas. Pero sí consigue con El renacido la oportunidad de engrosar un poquito su estantería de premios, tras quedarse sin nada con su actuación en la última entrega de El caballero oscuro, pues el cruel, malo, malísimo Bane no convenció a la crítica. Buen año sin embargo éste para Hardy, que ha coprotagonizado dos de las nominadas a mejor película: El renacido y Mad Max. En la que ahora nos ocupa, Hardy da vida a John Fitzgerald, un avaro mercenario que está en territorio Sioux para enriquecerse, a cualquier precio. Sobrevivir y llegar con un buen pico de vuelta a Texas es su único objetivo. Y para ello hará lo que haga falta, “y si ya de paso nos podemos cargar un par de esos malditos pieles rojas que me desfiguraron, pues mejor”. Al fin y al cabo, ¿para qué si no se mete uno en una expedición a jugarse la vida?

 

El otro gran punto a favor: espectacular fotografía y alucinante entorno de grabación. Paisajes que te dejan con la respiración contenida. Apenas hay un rayo de sol en toda la película, todo es medio gris, y sin embargo ¿alguien había visto belleza natural semejante? Han tenido que pasar bien de frío en las montañas, pero lo cierto es que el equipo de El renacido nos ha dejado gracias a eso unas imágenes dignas de reportaje de National Geographic. Acompaña a esto la música, que si bien no ha sido de lo más valorado de la película, a mí me parece que le da un toque muy distinto y original. La partitura firmada por Ryuichi Sakamoto me recuerda bastante a las composiciones menos eclécticas de Hosokawa, con ese cierto toque minimalista pero una potencia dramática asoladora en muy pocas notas. Un plus, los silencios, que muchas veces dicen más que la propia música.

Y una vez desgranados todos los pros, que como veis, no son pocos, me meto con lo que me mató de la película. Los grandes misterios del guión. ¡Y ojo aquí! ¡¡¡Que viene mucho SPOILER!!!

La película tiene todo el sentido de principio a fin, eso nadie lo duda. Pero el guión nos deja elementos sin explicar que francamente me parecen esenciales. Y ya que te pones a medio inventarte la vida de Hugh Glass, no la dejes a medias ¿no? Así pues yo lanzo algunas preguntas al aire, que se me quedaron en la cabeza tras ver la película. A ver si con suerte Iñárritu llega un día a ver el post y me lo explica.

 

Primero: Glass ha vivido entre los pawnees y ha tenido un hijo mestizo con una mujer nativa de la que está profundamente enamorado. ¿Cómo llega un hombre blanco a vivir con los “pieles rojas”?. Luego resulta que llegan los blancos y arrasan el pueblo, matan a su esposa e intentan matar a su hijo, al que salva matando a un oficial. ¿Qué te lleva, querido Glass, a un tiempo después ayudar a los blancos americanos a seguir expoliando al pueblo que tanto amabas y que se ha cargado a tu familia? ¿Y en qué momento te pareció además buena idea llevar a tu hijo mestizo a tal hazaña? Por otro lado, el jefe de los nativos se pasa media película buscando a su hija Powaqa, que había sido apresada por los blancos (nadie nos explica cómo ni en qué condiciones). Y resulta ser que los que la tienen son los mismos franceses con los que el propio jefe indio hace negocios. Son como un grupo de doce colonos. ¿De verdad de verdad que en ningún momento sospechaste, señor jefe indio, que los blancuchos con los que traficabas tenían a tu hija?

En fin, éstas y muchas otras cosas menos notables dejan los cabos más bien sueltos. Sobre todo las dos primeras, que me hacen dudar totalmente de la inteligencia y moral del protagonista. Sea como sea, hay que verla, aunque sea para criticar a gusto.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo