Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

American Beauty

American Beauty


Intérpretes: Chris Cooper , Mena Suvari , Wesley Bentley , Thora Birch , Annette Bening , Kevin Spacey

Título V.O.: American Beauty
País: Estados Unidos Año: 1999
Fecha de estreno: 08/09/1999
Duración: 122 minutos
Género: Drama



Sinopsis

Representación de familias americanas de clase burguesa, con intrínseca crítica y reflexiones y escenas, aparte de la trama, que invitan a pensar y reflexionar sobre la vida y cuestiones inherentes a ésta. Cada personaje y sus circunstancias es interesante; todos aportan su granito de arena en el retrato que nos ofrece Sam Mendes de la sociedad en general, y la condición humana en particular, hasta construir una bella obra. Son distintos pero con semejanzas en la forma de pensar, vivir, actuar; las mismas semejanzas que puede tener cualquiera de nosotros. Porque no trata de alguien, sino de todos.

 

 

 

 

H5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 18 August 12

“Un gran plano de Greta Garbo no es más interesante que el de un objeto cualquiera, siempre que éste signifique o defina algo en el drama. Fraguado en el cerebro de los hombres, y ligado por su propio cuerpo, el drama termina por subordinarse también a las cosas. En un momento determinado una de ellas se alza con todo el interés y el significado dramático. Entonces, el objetivo se dirige exclusivamente a ella, dejando todo lo demás, incluso el elemento humano, como cosa mediata y farragosa. Cada plano del film es el nudo –necesario y suficiente- por el que pasa el hilo tembloroso de la emoción. Eliminando lo contingente y accesorio, presenta aislado, intacto, lo necesario, lo esencial. Es ésta una de las grandes virtudes del cine, una de las auténticas ventajas que lleva sobre el teatro” (1)

 

La imagen más bella grabada jamás por Ricky es impactante y demoledora, deja a uno knockeado ante la butaca porque cree entender lo que refiere el excéntrico protagonista. Sencillamente una bolsa revoloteando en la calle, empujada por el viento, haciendo espirales entre las hojas caídas y marchitas, subiendo y bajando, alzándose y cayendo,  volando, arrastrándose por el suelo, chocando contra los muros, impulsada por la inercia meteorológica,  a merced de las corrientes, repitiendo movimientos, cambiando de trayectoria, volviendo al punto de inicio para a continuación dejarlo para siempre atrás, perdiéndose en el infinito espacio-tiempo de la memoria. Delicadeza, lirismo, metáfora. Creo reconocer que ese pasaje simboliza la vida y la muerte y su significado y la obsesión; aparte de la belleza implícita estrechamente ligada a ambas, si cabe más todavía a la defunción; de hecho el propio Ricky ateniendo a sus impulsos naturales y primigenios previamente reconoce que siente una atracción ineludible hacia la muerte, la erótica de ésta, y nosotros podemos imaginar la sensación de éxtasis que es provocada en su persona. La muerte, única realidad patente de nuestra vida, atrae a los seres vivos porque no saben qué hay después (o no quieren reconocer que después simplemente no hay nada), pero no sólo eso, tampoco saben qué es lo que se siente en los instantes precisos, previos, incluso directamente posteriores, al acto de perecer. Probablemente se experimente un éxtasis como nunca se ha experimentado (que ni siquiera sexo, drogas o riesgo puedan igualar). La bolsa, tan bella, tan preciosa, irá a parar a cualquier lugar donde será olvidada primero, y destruida después (como una vieja). También se puede interpretar como una metáfora de la vida (refiero a la escena pero podría hacerlo a toda la película): el ser humano se empeña en vivir la vida con la quinta marcha puesta, llenar su cerebro de preocupaciones y su vida de monotonía, compromisos estúpidos, absurda cobardía; lo que le impide ver, sentir, experimentar, disfrutar, etc. las cosas bellas que le puede proporcionar la vida en sí misma y para sí misma. El sinsentido de tener una vida que en realidad apenas se disfruta, ya sea por todos-los-motivos-que-en-realidad-son-meras-excusas-con-las-que-se-quiera-uno-defender. La vida como tal, en el momento más inesperado o incluso en el esperado, se va. No hay otra. Hacer lo que te ordena la sociedad, o lo correcto según tu forma de pensar, he ahí la cuestión.

http://www.youtube.com/watch?v=DtQ-cc0yqxQ

American Beauty es una obra maestra. Queda dicho. Ambiciona mostrar la vida, las circunstancias de ésta, diferentes personalidades con diferentes obsesiones y enfermedades mentales (uno debe reconocer que Sam Mendes nos da sobrados argumentos, imágenes o escenas para que lo reconozcamos: somos unos putos enfermos), el mundo dominado por las máscaras o la opresión que ejerce la sociedad colectiva en el individuo, y lo consigue excepcionalmente. Cada personaje tiene sus propios demonios internos, su infierno por no haber conseguido lo que realmente quiere o simplemente no hacerlo. Unos demonios que uno se teme no desaparecerán jamás porque el ser humano, sencillamente, es así: gusta de fustigarse, de imponerse retos que podrá o no conseguir pero cuyo desenlace y los actos que le lleven hacia tal empresa (en el fondo) jamás le dejarán satisfecho. Es cierto que el mensaje final (uno de ellos, al menos) puede interpretarse como alentador, pero uno se teme que esa sensación es irreal, ficticia; ya que el ser humano como tal no tiene solución. Podrá experimentar momentos de felicidad, pero siempre será desdichado, por mucho que se intente aparentar lo contrario. No obstante, hay gradación en el nivel de desdicha que uno puede experimentar: conviene ser honesto con uno mismo para que éste sea el menor posible según el criterio propio y no el que quieran imponernos externamente.

El largometraje es delicado, sensible, sosegado, inteligente, ácido, crítico, irónico, cruel, convulsivo, y en cierto sentido, al menos durante momentos, ¿esperanzador?. Los silencios y no-diálogos y lenguaje no verbal tienen tanta o más importancia que los propios diálogos. Tiene momentos desternillantes (por ej., me viene a la cabeza el de la paja en la cama) y otros duros y muchos excéntricos y como enrarecidos (desde la óptica de la amarga cotidianidad con la que se visiona el film). Por otra parte, uno cree vislumbrar una clara influencia de los surrealistas (Breton, Buñuel y compañía) en este film: el valor que se le da a los objetos (y su simbolismo), la filmación del ojo de Ricky (y su simbolismo), incluso el esperar lo inesperado de cada día como propuesta de filosofía de vida. Y esto es un añadido de gusto y sabiduría.

Es de esas exiguas películas  que una vez finalizada deja boquiabierto y en estado de shock al espectador. El final es tan apoteósico o más, además de ambiguo, como el resto del film.

 

(1) Del plano fotogénico, Luis Buñuel (extraído del libro Obra literaria de Luis Buñuel, Ediciones de Heraldo de Aragón).


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo