Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

kiki, el amor se hace

kiki, el amor se hace


Intérpretes: Paco León , Natalia de Molina , Ana Katz , Candela Peña , Belén Cuesta , Luis Bermejo , Alexandra Jiménez , Álex García

Título V.O.: Kiki, el amor se hace
País: España Año: 2016
Fecha de estreno: 01/04/2016
Duración: 102 minutos
Género: Comedia dramática



Sinopsis

Un conjunto de historias sorprendentes ocurridas en un caluroso verano de Madrid, con un eje trasversal: filias sexuales. Unas filias poco comunes o al menos poco confesadas entre la mayoría de los mortales y que aparecen en las vidas de los personajes haciéndoles pasar situaciones de todo tipo. Una apuesta de Paco León como director, coguionista y actor que debe tratase bastante en serio.

RR


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Ricci Ricardo 30 junio 16

Entramos al cine, hay películas que no se deben ver sólo y además con la compañía adecuada se convierten en 4D

Al salir de la sala, que es cuando deben comentarse las películas, surge una conversación: lo bueno que es que una película te sorprenda y como Paco León lo ha vuelto a hacer.

Cinco historias de parafilias sexuales. Que a cualquiera que se lo cuentes que sea un poco alegre se va a frotar las palmas de las manos de pensar en lo que va a ver (hablo por mí). Pero Paco León ya he demostrado que no se queda en lo primario aunque sus historias nazcan de ahí, siempre las lleva a otro nivel.

Las filias sexuales que nos presenta y que no desvelaré, aunque tristemente están escritas por todos lados, no son  perversiones sexuales delictivas en el orden más estricto de la palabra pero por supuesto éstas dan pie a situaciones en las que el engaño, la mentira o el soborno velado deben aparecer inevitablemente oscureciéndolas un poco.

No obstante si a alguien le interesa la temática me vienen a la cabeza otras películas como El silencio de los corderos o Caniche o Lola, estas últimas ambas de Bigas Luna, en las que, tal vez sin querer tratar el tema de forma principal como en Kiki, el amor se hace, si que aparecen como elemento vertebrador de las historias y sus personajes. Por tanto la temática  no me es nueva pero sí el tratamiento, pues la anteriores poco o nada tienen que ver con la comedia, la auténtica marca de la casa. Ahora bien, el director, coguionista y actor (todo terreno) no hace las cosas de forma burda u obscena, que podría y seguramente bien si lo buscase, pues aunque el tema pueda resultar jocoso en una charla con cervezas y amigos para los personajes no es plato de gusto, tanto los tabúes sociales como los propios principios morales de cada uno, provocan: sufrimiento, dolor, angustia, tanto a nivel personal como ajeno, llevándoles al límite pero ¿acaso no es humano querer sentir gozo sexual? (Responderé más tarde)

Veo que la intención de Paco León con esta película, además de la de entretenernos, es la de hacer una crítica a nuestra sociedad, una crítica de cómo marginamos, señalamos y maldecimos al que es diferente, raro o poco común en lo que sea, en este caso en sus gustos sexuales y no hay que irnos a debates de meapilas que creo que ya están superados, o al menos en proceso de hacerlo, sino a los más sencillos, cualquier cosa no regularizada por la moral imperante automáticamente se etiqueta de malo, perversión o incluso para los más retrógrados de pecaminoso o enfermizo, llevando a estas personas a encerrarlos y encerrarse en prisiones y condenas sin haber pasado por un tibunal.

Reconozco que incluso a mí, que me las doy de liberal, tener una pareja con alguna de las filias que aparecen en la película me costaría trabajo entenderlas y aceptarlas por no decir rechazo (no digas: de este agua no beberé), insisto que ninguna es delictiva ni atroz, simplemente poco comunes. Y así, en el silencio en el que seguramente les hemos hundido entre todos, llega esta película para darles un poquito voz y un rayito de esperanza, de que al final todo puede salir bien, pues el amor se hace.

No obstante a pesar de ser filias poco comunes y sobre todo por tener ese matiz de, digamos, filias sexuales blancas, blandas o suaves, son para mí, respondiendo a la pregunta anterior, fácilmente respetables. La búsqueda del placer sexual como parte inherente al equilibrio mental para encontrarnos en ese estado tan anhelado de felicidad y satisfacción vital, me parecen de una importancia absoluta y radicalmente irrenunciable, siempre con la coletilla de: si no hace daño a nadie y es feliz así. Pues en la cama, como en todo, el respeto, lo pactado mutuamente y el placer son fundamentales. Y solo quiero añadir a la coletilla anterior: daño a nadie ni a sí mismo, pues hay caminos que llevan a la autodestrucción y aunque sean elegidos en libertad siempre tienen un matiz negativo, al menos para un servidor.

Deseo concluir la reflexión de sexualidad, aunque en realidad valdría para todo, manifestando que cualquier filia, aunque sea blanca, o manía o costumbre de la vida en general que afecte a tus relaciones con los demás y su entorno, tu trabajo, tu rutina, tu día a día, tal vez y solo digo tal vez, el problema lo tengas tú y no los demás. Por mucho derecho que tengamos disfrutar y ser felices, la autodestrucción no es el camino.

Hablando de partes más técnicas  me gustaría comentar la banda sonora que es divertidísima, con Vivaldi y Chopin entre ellos o el inicio con mucho fuego y para uno, que es un bailongo mover piernas y golpear con las manitas la butaca siguiendo el ritmo es irrenunciable en la película, es una pena que en las salas de cine no se pueda bailar y más cuando solo estáis dos. Dentro de la banda sonora destacar el tema final, guiñazo.

Un diez para la fotografía, maquillaje (mención especial a un tatuajes), iluminación, etc. La luz, los colores, las localizaciones están muy logradas, el manejo de la imagen en esta película es casi otro personaje más, algo me dice que ese es el mundo interno del director y del que creo que a muchos nos gustaría formar parte. Sin duda este aspecto, ya tiene una marca.

El casting es de órdago, como en otras grandes películas de la historia después de verlas es difícil ya imaginar a según que personajes con otro rostro que el de los actores que ya los han interpretado, lo que es prueba inequívoca de que son muy buenos y de que el trabajo hecho es de alta calidad. Quiero nombrar a dos, pero son todos fabulosos. Una es Candela Peña y la otra menos conocida es Mari Paz Sayago, dos aciertos de casting inmejorables.

Otra cosa a destacar de esta parte y que me encantó es el montaje de los títulos iniciales, la entrada a la película es de un sugerente muy motivador y divertido, muy divertido, en el que las sonrisa pícara del espectador es inevitable y el clímax que te genera al apagar las luces estando en la butaca es tan natural y espontáneo como cuidado.

Por último destacar que el guión sin pretender ser dramático o trágico, que lo consigue, pues en estas horas en las que estoy escribiendo aún me quedan dudas de si es una comedia o un drama, es una lección de cómo mantener un ritmo en una película y de cómo llevarnos  del llanto a la risa, del casi taparnos la cara a la carcajada con la suavidad de la que solo algunos maestros solo saben hacer. Sin duda me voy de la sala con un sonrisa pero las historias son auténticas tragedias en ocasiones, por que aunque acaben gozando os aseguro que no quisiera pasar por el sufrimiento de esas personas.

Tragicomedia tampoco me encaja para definirla sinceramente, es una rara avis. Solo se me ocurre que vayáis a verla, tal vez el ánimo o sentir de cada espectador despeje esta duda en cada uno, pues depende desde donde queramos verla será lo uno o lo otro, algo que hace que me rinda ante el guión. Guión que ha sabido mandar el mensaje de que con amor, cariño y respeto se puede lograr cualquier cosa, incluso que lo más raro de hacer en la cama sea algo casi natural y bello. Lástima que la crítica la catalogue de comedia y el director no sea un serio y soso guionista de los de la clá, sino ya teníamos un candidato a los Goya para mejor guión original y por qué no, también a director.

Solo me queda pediros que en la vida seáis educados y respetuosos con vuestros familiares y amigos, serios y formales en vuestros trabajos y sitios públicos visitados, pero guarros, muy guarros y guarras en la cama con vuestras parejas. Recordad que El amor se hace pero también hay que gozarlo.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo