Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Anacleto: Agente secreto

Anacleto: Agente secreto


Intérpretes: Imanol Arias , Quim Gutiérrez , Carlos Areces , Alexandra Jiménez , Berto Romero , Rossy de Palma , Emilio Gutiérrez , Eduardo Gómez

Título V.O.: Anacleto: Agente secreto
País: España Año: 2015
Fecha de estreno: 04/09/2015
Duración: 87 minutos
Género: Comedia



Sinopsis

Adolfo es un dejao, que ya ha pasado la treintena, curra de segurata y apenas tiene alguna ambición en la vida, esto desquicia a su novia Katia hasta el punto de que rompe la relación y Adolfo buscará consuelo en su padre en el peor momento, ya que no sólo es la persona con la que peor se entiende del mundo, sino que descubrirá que su padre es Anacleto, un agente secreto, justo en el momento en que su archienemigo, Vázquez, ha escapado de la cárcel e intentará por todos los medios acabar con Anacleto y un Adolfo que hará lo posible por convencer a Katia de que ha cambiado para que la ruptura no sea definitiva.

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 19 November 15

Clásica tarde que tenía reservada para ciertas movidillas y, de pronto, te encuentras que la tienes libre. Con lo cual tienes distintas opciones, como monear (que no es plan), hacer algo de provecho (¿lo qué?) y cinealfileeer un rato (¡eso es!).

Para ello he pensado en una película reciente que haya visto y que me hiciese chiste. Ya está, Anacleto, no falla.

Película para verse más de una vez y donde los 5 actores principales lo hacen genial, mañana además se estrena Ocho apellidos catalanes con Berto Romero también entre el elenco principal, aquí en Anacleto sobresale su papel, no obstante aquí el que nunca falla es Imanol Arias interpretando a Anacleto. Anacleto: Agente Secreto. "¿Anacleto, Agente secreto? ¡¡Venga Ya!! ¡Eso te lo acabas de inventar!" Como protesta Quim Gutiérrez en el papel de Adolfo. Aquí ni fallos, ni invenciones, sólo una reseña para alabar esta divertida comedia.

Recomiendo encarecidamente esta película porque creo que no se le ha dado la suficiente promoción en base al buen entretenimiento que ofrece, en comparación con las constantes menciones de otras películas cuando ni tan siquiera han sido estrenadas (Puedes ahorrártelo, sé lo que estás pensando, resulta muy irónico que yo haya mencionado la de los apellidos cuando se estrena mañana, lo sé, Hagamos como que no ha ocurrido. Continúo pues).

Anacleto: Agente secreto.

Lo primero que destacaría es el tipo de diálogos, expresiones y jerga que se utiliza, no es para nada forzado por aquello de llegar a todos los públicos, no es vocabulario cansino, repetitivo ni hay que pillarlo con códigos, pero sí es actual, fresco y ameno. Podrás ver a Imanol Arias marcarse un "No te vengas arriba" dirigido a Quim Gutiérrez, o a Alexandra Jiménez ponerle a caer de un burro al propio Quim cuando ambos se encuentran en una situación de peligro, pero ella se centrará más en abroncarle que en preocuparse por el delicado escenario en el que se encuentran en ese instante. Instante verdaderamente divertidísimo.

En lo que va de líneas he destacado a Alexandra Jiménez, Quim Gutiérrez, Imanol Arias, Berto Romero y no hay que descuidar a Carlos Areces, una vez más Areces borda el papel, como decía al principio: los 5 están para enmarcar en este film.

Ahora pongámosle nombre a esta gente. Anacleto, agente secreto, recae sobre Imanol Arias, actorazo que, como su personaje, nunca falla. Su archienemigo será Vázquez, el villano de la película, de quien se encargará de llevar a la gran pantalla Carlos Areces. Vázquez, "El Malvado" Vázquez, una vez logra escapar del trullo, le dice a Anacleto -en tono amenazante- que es conocedor de la existencia de su hijo: Adolfo, un dejao de la vida, a quien da vida (contemplativa) Quim Gutiérrez. Adolfo busca consuelo en su padre, porque su novia le ha dejado, su novia es Katia y la interpreta de manera brillante Alexandra Jiménez, transmite cada uno de los sentimientos que, como en montaña rusa, van cambiando y quien la haya elegido para el reparto debe saber que ha acertado. Katia tiene un hermano, la risa, es Berto Romero y su participación como Martín proporcionará grandes momentos, como, y sin ir más lejos, la competitividad que tiene, mismamente, con su propia hermana, Katia. Aquí están los 5 principales, también desarrollará un importante papel la madre de ambos, muy bien llevado por Rossy de Palma, chapeau para su intervención. Así como "El jefe", el personaje 'más cómic' de todos, que no cómico, siendo cosa de Emilio Gutiérrez, tan atrevido en su faceta como su vicio por jugar al Mus con su compi Anacleto, lo cual llega a delatarle. Una vez descritos aquí los amigos, volvamos con la trama.

Katia no puede más, una mañana viene de recoger del curro a Adolfo y encontrándose en el coche se detiene y le mira con unos ojos que parecen decir "¡menudo plomo de tío!", vemos a Adolfo sin expectativa de vida, sin iniciativa por nada y con horchata corriendo por sus venas en lugar de sangre. El chaval, chaval entrado en años al haber superado la treintena, aún desconoce su potencial, primero le veremos sospechar cuando sale del paso en un enfrentamiento en plena noche e instantes después vendrá descubriendo ciertos reflejos y aptitudes como si fuesen innatas en él. Algo se esconde en Adolfo.

Pero tras estas sospechas a las que tampoco hace el menor caso, pronto le arrollará otro descubrimiento el saber que es hijo de un Agente secreto, primero lo negará, ("¡¡Venga Ya!! ¡Eso te lo acabas de inventar!") dado que no tiene la mejor de las sintonías con su padre, y después porque se niega a pensar que lleva toda la vida engañado al descubrir que su padre era algo más que un payés, llegándose a asustar hasta que, sin tiempo para analizar todo lo que le ha envuelto de golpe, pronto empezarán a trabajar juntos para sobrevivir, dado que "El malvado" Vázquez quiere vengarse de Anacleto, por medio de Adolfo si fuera preciso.

A partir de este instante la película, sin cesar su ritmo, pero sin que sea extremadamente enérgico, ofrecerá lo que vendría a ser una formación por parte de Anacleto hacia su hijo, de cómo convertirse a marchas forzadas en un Agente secreto, aprendiendo a detectar el peligro, la traición y donde la capacidad de adaptación de Adolfo va cogiendo forma conforme van esquivando peligros por medio de esta instrucción express, donde se verá obligado a actuar a través de una improvisación bien coreografiada por medio de un aprendizaje que había permanecido oculto durante todos estos años.

Anacleto ofrece grandes dosis de humor, en ocasiones simple sin ser ridículo y otras rebuscado e incluso algo inglés. De aportar esta agudeza humorística se encargarán entre todos los personajes, el estilo atropellado de Adolfo (Quim), así como sus expresiones faciales y estilo embarullado; la frialdad y la manera de actuar de Anacleto (Imanol), con una naturalidad ciertamente admirable con la que no descuidada ese puntito de soberbia tan necesitado para un héroe como es Anacleto; lo intensa, como una fuente de chorros de agua, que demuestra ser Katia cada vez que se refiere a Adolfo o le tocan la fibra sensible; lo carcajeablemente rastrero que es Martín (Berto), aunque voluntarioso como el que más, cuya admiración por Anacleto resulta muy tierna en según qué momentos, así como hacia su amigo Adolfo, al que también tiene idealizado para compensar el pique constante entre los dos hermanos, Martin y Katia (Alexandra), es también un esbozo en forma de sonrisa asegurado; pero para risa, la risa de malo malo que nos ofrece Vázquez (Carlos), un tirano que se implica en su tarea, atento y avispado. Brillante su momento risa enlatada. La peli lo necesitaba, Areces lo vive y por ello Vázquez lo disfruta.

Una vez más recomiendo una película sin explicar realmente de qué va, sin pisotearte nada por medio de los temidos spoiler, pero describiéndola como una película de nuestros días, con los géneros relacionados al drama, acción, amor, ficción y comedia muy bien medidos, insisto, lo vuelvo a repetir, con unas actuaciones formidables con diálogos intensos, conversaciones que relacionas con los tonos de voz de cada uno de ellos y frases épicas, algunas descaradas y otras que igual pasan inadvertidas, yo me quedo con la que Anacleto le responde a Martín cuando éste destacaba la suavidad de una camisa recién puesta: "Cuanto más estiras menos planchas". ¡Prrrrra! Nunca falla.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo