Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Eva

Eva


Intérpretes: Marta Etura , Daniel Brühl , Alberto Ammann , Claudia Vega , Lluís Homar

Título V.O.: Eva
País: España Año: 2001
Fecha de estreno: 28/10/2001
Duración: 94 minutos
Género: Ciencia ficción



Sinopsis

Emplazados en un mundo futurista en que la robótica forma parte de la vida cotidiana, Álex regresa después de 10 años a la Universidad como ingeniero en robótica para reemprender el proyecto de la creación de un niño robot.  Una  complicada tarea profesional sobretodo en el aspecto del diseño de la parte emocional y de personallidad del niño; además de las complicaciones en sus relaciones personales tras una década fuera.




N5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 06 agosto 14

Álex (Daniel Brühl), vuelve a su tierra después de 10 años alejado ya que le reclaman en la Universidad de Robótica para un ambicioso y difícil proyecto: reemprender el diseño de un niño robot.  No es tarea fácil y Álex no se conformará con cualquier diseño.  Para inspirarse, buscará algún niño especial en quien poderse basar para poder configurar la personalidad del niño robot.  Se encuentra con Eva, quien le parece una niña “divertida”, según él,  y quien empieza a observar.  De alguna manera, se establece una conexión bidireccional entre ambos, y una relación poco frecuente.   Para sorpresa de Álex, Eva, resulta ser su sobrina.  Pues, hace 10 años que se alejó de su hermano David (Alberto Ammann), y con el tiempo, éste ha formado una familia.  Rápido se dilucida el motivo de la marcha en su día de Álex, y el triángulo amoroso entre los dos hermanos y Lana (Marta Etura). Uno de los dos temas del guión que no resultan nada sin precedentes en el mundo del cine.

¿El otro tema principal? Pues,no es la primera vez, tampoco, que un guión cinematográfico nos acerca al complicado mundo de la robótica.  Si, ciencia ficción, pero cada vez las máquinas son más “inteligentes” y, nos guste o no, las personas dependemos más de ellas y de la tecnología.  Sólo hay que ver como para cualquier trámite dependemos de los ordenadores;  como hay quien le da un ataque de nervios si se queda sin su móvil;  o nos quedamos atontados cuando la red de internet se queda colgada.

Como parece inprescindible en la temática que se trata, se habla de las leyes de la robótica y sobretodo se plantea la dificultad de elegir el carácter, la forma de sentir y la personalidad de un niño robot.  Me hizo pensar en…  un poco…  supongo que es similar a lo que de manera más o menos consciente los padres esperan de sus hijos, y, esas expectativas van calando en el interior de las criaturas.  ¿Cómo diseñar las reacciones emocionales en cuanto a tipo e intensidad? ¿qué o cómo se debe sentir? ¿y cuando?.  ¿De veras alguien puede atreverse a determinar cuál es la mejor forma de reconocer y sentir las emociones?.  A pesar de las tendencias que puedan venir predeterminadas por nuestro código genético, la emocionalidad se puede educar, pero la libertad, voluntad y unicidad, creo que son criterior indiscutibles.   No es tan fácil determinar qué emociones “se pueden” tener en cada momento, pero parece que a la sociedad le encanta catalogarlo, y es más, juzgarlo.  ¿Hay emociones que deban ser censuradas como la ira o la impulsividad? Pueden resultar peligrosas, sí, pero ¿no es también lo que nos hace imperfectamente humanos por naturaleza?.

En líneas generales, considero que es una película fácil de ver, entretenida e incluso recomendable, con algunos puntos curiosos, y que sí le dan una especie de toque algo distintivo.  Aunque el ambiente no parece muy futurista en el sentido más fantástico de la palabra,  nos encontramos ya en los años 40 del sXXI.   Además, he de decir que la estética del laboratorio en el que trabaja el protagonista me parece además de orginal, bello en sí mismo a la vez que espectacular, me encató esa estética (creo que lo que de verdad más me llamó la atención de la película, ¡qué cosas! Yo que soy más de fondo del contenido que de todo aquel percibir visual).  La metodología con la que dosificar los diversos factores que componen la psyche del “futuro niño robot” en los ensayos, es a la vez que estéticamente llamativo y moralmente casi un reto.    Las actuaciones son de lo más propias y típicas del cine catalán pero resulta de resaltar a Lluís Homar como actor por su cómico y convincente papel como   Max, el robot doméstico; y la de la joven Claudia Vera (Eva), quien a pesar de poder resultar artificial en ciertos momentos… bien, todo tiene un por qué, imagino.  A esto, se le puede añadir que a lo largo de la película ya se van dando algunas claves que baticinan algún tipo de dramático final.  Sin ir más lejos, el recurso temporal de la estructura de la película ya indica mucho.  Pues, se inicia con una escena en que una mujer se precipita al vacío en un precioso paisaje nevado.  Bien pues… entre predicibilidad, o desvío de la atención, diría que se desarrolla el largo.  





N5 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo