Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Raising Hope

Raising Hope


Intérpretes: Lucas Neff , Martha Plimpton , Garret Dillahunt , Cloris Leachman , Shannon Woodward , Kate Micucci , Gregg Binkley , Bijou Phillips

Título V.O.: Raising Hope
País: Estados Unidos Año: De 2010 a 2014
Fecha de estreno: 21/09/2010
Duración: 4 Temporadas | Cancelada
Género: Comedia



Sinopsis

Jimmy es un chaval que con 23 años se encuentra con la responsabilidad de tener que cuidar de una niña de 6 meses, concebida en una relación de una noche con una mujer que han condenado a muerte por asesinar a varios novios, con lo que deberá hacerse cargo de la pequeña "Hope", pero no lo hará solo, dado que siempre podrá contar con el apoyo de sus padres Virginia y Burt, quienes forman una caótica familia en la que se muestra el lado más irreverente por medio de Maw Maw, en una serie muy entretenida, sencilla y con muchísimas lecturas positivas por parte de nuestro protagonista, quien está secretamente colado por su amiga Sabrina.

 

 

 

 

N6


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Jaime Novo 30 enero 12

James “Jimmy” Chance es un chaval que, de buenas a primeras, se encuentra con la responsabilidad de instruir a una criatura, a la edad de 23 años, tras acostarse con Lucy en la misma noche en que la conoce, sin imaginarse ni por un instante que está siendo buscada por la policía por el asesinato de sus ex, lo que se traduce en que 9 meses después de aquel fugaz encuentro, Lucy, a la que más tarde ejecutan, da a luz a la a adorable Hope, de la que tendrá que encargarse Jimmy con la ayuda de su familia, y quien da nombre a esta serie, Raising Hope.

Estamos acostumbrados a que en las mayorías de las series, los protagonistas se recojan en sus cómodos pisos, se junten con sus amigos, celebren fiestas, prosperen en la vida y les acompañe una corriente favorable durante años. En este caso la familia Chance es un fiel retrato de “la otra” sociedad norteamericana; un matrimonio con algunos complejos producidos por su poca riqueza, obsesionados con las comparaciones con los demás, pero que trabajan día a día para mejorar y seguir aprendiendo de cada situación que se les presenta, a base de ímpetu, y manifestar abiertamente esa intención, unidos a unas ganas tremendas de superarse para poder ofrecerle lo mejor a la pequeña Hope, con quien aprenden que algunos sueños todavía son realizables, y cuando no es posible siempre hay que salir reforzado durante el proceso de dicho intento.

La familia en sí es algo desastrosa. Tenemos a Virginia como madre, que se gana la vida como asistenta limpiando en casas y tuvo a su hijo James a los 15 años de edad, siendo Burt el padre del mismo con dos años más y en la actualidad vuelca sus esfuerzos laborales en el terreno de la jardinería, en cuya parcela participaba nuestro protagonista, Jimmy, quien colabora en el oficio con su padre hasta que decide trabajar en un cercano supermercado para, entre otras justificaciones, coincidir con la Sabrina Collins, de quien está secretamente enamorado e intervendrá en la mayoría de las tramas que surgen en esta serie, en la que la Maw Maw aportará buenas dosis de irreverentes extravagancias, puesto que todo en su cabeza funciona de forma muy caótica y hay que exprimir al máximo los pocos momentos en los que la bisabuela de Hope está lúcida, los cuales se producen con cuentagotas.

Además de la evolución de Hope, y la forma de educarla por parte de Jimmy, sus jóvenes abuelos resultan intervenir de forma muy directa en todas las tramas, siendo de lo más destacable lo mortalmente expresiva que es Virginia, la que está envuelta de cierta esencia competitiva que se dispara cuando irrumpe en escena su odiosa prima Delilah, a la vez que Burt es estrambótico, impulsivo y hasta en ocasiones algo inocente, son un matrimonio unido, que se complementa y se comprende a las mil maravillas, lo cual se ha venido reforzando con el paso de los años, puesto que formaron una familia antes de cumplir la mayoría de edad, y en ocasiones resultan ser un auténtico desastre, hasta el punto de plantearse cómo han podido haber sacado adelante a Jimmy por sus continuos despistes, tropiezos e infinidad de errores, pero que finalmente logran centrarse y saber qué deben hacer, impulsados por sus ganas de dar lo mejor de sí por encima de todas las cosas para cuidar de Jimmy y, 23 años después, para el hijo de éste, la pequeña y adorable Hope, con lo que vuelven a hacer nuevamente un alarde de esfuerzo y sacrificio al encontrarse con una situación muy parecida a la suya y para la que, una vez más, no fueron avisados. Pero se vacían en cada una de las situaciones que se le plantean, siendo conscientes de que si quieren disfrutar de algo en esta vida será de sus propias equivocaciones, y lo harán, junto al propio Jimmy, quien en ocasiones es quien debe tomar las riendas de la situación, la cual reconducirá de tal manera que pueda maquillarle la realidad a su hija para educarla enseñándola que puede ver el lado positivo de las cosas, lo que significa que todos ellos, incluyendo la participativa Sabrina e incluso la incontrolable “Maw Maw” son de esos personajes de los que resulta imposible no enamorarse de todos y cada uno de ellos, de alguna u otra manera, por su sencillez, persistencia y disponibilidad para dar lo mejor de sí.

Además del reparto principal, el entorno de Jimmy se completa con sus desaliñados amigos Javier y Marcus; el gerente del supermercado, Barney, y su espeluznante e inquietante compañero de trabajo Frank, quien además de trabajar en el supermercado también ha revelado de forma desacomplejada su interés por Sabrina; una Sabrina que mantiene una inestable relación con Wyatt y tiene una prima llamada Shelly, tan encantadora como necesaria en esta comedia, en la que suele ejercer de canguro de Hope y siempre tiene a mano una guitarra para arrancarse a cantar canciones estrafalariamente particulares.

Una vez mencionados estos particulares protagonistas, ¿por qué despierta mi interés esta serie? No olvidemos que, pese a la exposición de los personajes y la situación, ésta es una serie de humor creada por Greg García.
A ello voy, ¿quién no echa de menos a Earl J. Hickey, la lista de malas acciones y su pintoresco hermano Randy? Yo desde luego sí.
“Me llamo Earl” fue suspendida y cada cual tuvo que desligarse de una de las series más entretenidas, por su variedad en la temática de la misma, de los últimos años para emprender diferentes proyectos como en el caso de nuestro karmático protagonista, Earl, quien era caracterizado por Jason Lee, a quien es fácil relacionar con el mundo de la comedia por sus éxitos con Mallrats, Dogma o el propio “My Name Is Earl”, pero que desde 2010 encarna al detective Dwight Hendricks en otra gran serie llamada Memphis Beat, de la cual hablaré seguramente pronto en alguna otra entrada.

Mientras que su creador, Greg García, adoptó este proyecto llamado Raising Hope, y donde se puede ver su sello y particular estilo desde el principio del transcurso de la misma, además de contar con la aportación dentro del elenco de actores que intervienen como invitados en algunos capítulos como los principales protagonistas que sacudían la armonía en el Condado de Camdem, empezando por el citado Jason Lee (Earl), Ethan Suplee (Randy), Jaime Pressly (Joy) o Eddie Steeples (Hombre Cangrejo), ante quienes es imposible dejar de esbozar una sonrisa cuando vuelves a reencontrarte con ellos en la pequeña pantalla, además el amigo homosexual de Earl Hickey, Kenny, en Raising Hope es una de las caras conocidas, al ser un habitual como gerente del supermercado de comestibles que gestiona.

En fin, hablo de una irresistible comedia, con auténticos chispazos de muy diferentes sensaciones que te invaden desde la primera vez que enfocan a la sonriente Hope con su comunicativa mirada con la que parece querer intervenir en el desarrollo de las acciones, el grotesco comportamiento de Burt mientras transcurre el episodio de turno y la lectura de Jimmy en la antesala del final del mismo. Puesto que estos capitulitos de apenas 20 minutos se dividen en 3 fases, en la primera, las risas, casi siempre aportadas por Burt; el desarrollo; y la tercera, en la que comprendes el mensaje de “la voz en off” de Jimmy, lo ves e inevitablemente sonríes de forma cómplice como espectador, mientras transmite lo especial que resulta formar parte de este particular rincón del paraíso del que forman parte desde la llegada de Hope, quien, como su propio nombre sugiere, trajo un rayo de esperanza sobre la familia Chance.

Así es Raising Hope.

 

 

 

 

Propicios días!


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo