Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Amores perros

Amores perros

Director: Alejandro González Iñárritu
Intérpretes: Gael García Bernal

Título V.O.: Amores perros
País: México Año: 2000
Fecha de estreno: 16/03/2001
Duración: 154 minutos
Género: Drama



Sinopsis

Tres historias se unen, sin relacionarse entre ellas, pero determinándolas notoriamente, a través de un accidente de coche. Amores perros es la primera parte de la Trilogía de la muerte, del director mexicano Alejandro González Iñárritu, con 21 gramos y Babel de acompañantes.



 

 

AR


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Alberto R. del Nogal 01 May 14

Las tres historias

 La primera historia mostrada es la de Octavio y Susana. Octavio vive una situación familiar difícil: está enamorado de Susana, la esposa de su hermano. Todos viven juntos bajo las preocupaciones de una madre que no aprueba las disputas de sus hijos. Susana es, además, maltratada por su marido, Ramiro. Esto agrava la situación y el deseo de Octavio para escaparse con ella. Con el fin de reunir el dinero necesario y convencerla de que él es la opción adecuada, comienza a participar en peleas ilegales de perros, ya que su Coffee había demostrado un día, fortuitamente, ser letal al matar a un perro del Jarocho, un habitual de esas batallas. Así pues, frecuenta con éxito ese tipo de negocios hasta el punto de que el Jarocho, invadido por el odio, en una pelea saca su pistola y mata a Coffee. Octavio, en un ataque de venganza, lo apuñala y se da a la fuga perseguido por la banda del Jarocho. Es esa carrera en coche ocurre el accidente. Poco tiempo después, tras haber muerto Ramiro por un intento de atraco a un banco, Octavio le lanza un ultimátum a Susana que decide no acudir a esa última cita en la estación de autobuses para olvidar su pasado y comenzar de nuevo. Octavio se monta solo con un nuevo horizonte por delante.

 

La segunda historia se centra en los personajes de Daniel y Valeria. Daniel acaba de abandonar a su esposa para irse a vivir con su amante, una modelo española, a una nueva casa. Valeria, muy emocionada y feliz de poder, por fin, disfrutar de esa nueva vida, decide salir a comprar vino para celebrarlo como la ocasión lo merece. En ese trayecto su coche choca con el de Octavio y queda muy herida, especialmente en una pierna. La silla de ruedas se convierte en su obstáculo principal que la acompañará en toda la trama. Al día siguiente, su perro Richie, jugando con la pelota con Valeria, se mete por un hueco que el suelo del piso albergaba desde que la propia Valeria, días atrás, lo rompiera sin querer de una mala pisada. El esfuerzo de la modelo para sacar a su Richie de ahí se vuelve contraproducente para ella, llegando a provocarse un trombo en la pierna que conllevará, inevitablemente, su amputación. Richie es rescatado por Daniel que rompe casi todo el suelo de la casa para poder permitirle salir y alegrar a Valeria, sin embargo, la relación de amor entre ambos cae lentamente: la discusiones son cada vez más graves. Valeria sabe que su carrera como modelo se ha acabado y observa desde su ventana, además, que el cartel que cubría un edificio entero con una de sus imágenes, ya no acompañará más a su vista. Su vida acaba de comenzar de nuevo.

La última historia se titula El Chivo y Maru. El Chivo, padre de Maru, la abandonó, cuando esta era muy pequeña, para luchar por sus ideales comunistas. Acordó con la madre que le dijera a la pequeña que su padre había muerto. Tras una vida llena de alcohol y causas perdidas, el Chivo decide, al enterarse de la muerte de la madre de Maru, contarle a su hija la verdad. De apariencia pobre y mendiga, el Chivo sobrevive haciendo favores a mafiosos, tales como asesinatos u otros. En uno de ellos, debe matar a Luis Miranda, por encargo de su hermano Gustavo. Justo cuando lo iba  hacer sucede el accidente de coche de Octavio y Susana, retrasando su tarea. Finalmente secuestra a Luis y lo maniata. Decidido a no hacerlo él, llama a Gustavo para que acuda a pagarle el resto del dinero por el supuesto cometido. Antes de ejecutarlo, obliga a pasar a Gustavo que ve la escena de su hermano inmóvil. Con violencia, el Chivo consigue también atar a Gustavo en frente de su hermano. La escena consiste en que ambos están indefensos, uno delante del otro, con deseos de ver morir a la otra parte. El Chivo decide poner una pistola en medio de los dos y se marcha a por su hija, no sin antes cambiar su aspecto físico radicalmente: se afeita y se corta el pelo y se vista con ropas más decentes. Consigue entrar en la casa de ella para dejarla un mensaje en el contestador de teléfono y todo el dinero de en metálico que había conseguido por sus negocios. Esta última parte termina con él y Coffee, que tras el accidente de coche lo había capturado, caminando perdidos en la ciudad hacia futuro rompedor con el pasado.
 


Los perros

Los perros guían también la línea argumentativa de la película. Juegan un papel secundario pero sus actuaciones determinan, por caprichos del destino, las vidas de todos los personajes. Coffee, por ejemplo, permite que Octavio se metiera en el mundo de las peleas de perros porque un día se escapó de la casa, tras dejarse Susana la puerta abierta, y mató al perro de un apostador de este negocio. Richie provoca el trombo en la pierna de Valeria al no salir de debajo del suelo de la casa y, por último, de nuevo Coffee no permite que el Chivo mate a su víctima, pues este lo recoge tras su accidente de coche que, a su vez, es causado por una huida provocada por un apuñalamiento de Octavio a Jarocho, hambriento de venganza tras haber disparado a su perro en medio de una batalla. Así pues, los perros, que en nuestro lenguaje nos traen malos amores, juegan con el guión de las vidas que se narran. Los amores perros nos llevan a todos, seguramente, a reflexionar sobre el papel que nuestras vidas cumplen. Que justo sean los perros quienes lo hagan, indirectamente, es la ironía perfecta para titular así una película.

El accidente como elemento revolucionario

Si algo tienen en común las tres historias y una vida cualquiera es que un accidente grave de coche puede cambiar el destino de una pincelada. Esto ocurre en las tres tramas, y además lo hace de manera paralela. En todos los casos, el accidente provoca una reconsideración de sus vidas y una elección, forzada por las circunstancias, muy diferente a la que habían tomado previamente. Octavio decide dar ese ultimátum y acaba empezando su vida en solitario, Valeria pierde todo su valor como modelo y se ha de plantear nuevos horizontes y el Chivo decide recuperar a una hija que nunca, en sentido paternal, tuvo entre sus brazos. El accidente rompe la barrera del presente para hacerlo pasado definitivamente. Todos aprovechan esa oportunidad casual para hacerla causal de un nuevo rumbo. Movidos por la esperanza o las ganas de desdibujar su vida, lo cierto es que todos se enfrentan a un giro que, quizá, no es equivocado. El accidente del coche se muestra como un mal que trae aspectos tremendamente positivos a todos los personajes: un nuevo presente lleno de oportunidades.

 


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo