Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Rounders

Rounders

Director: John Dahl
Intérpretes: Matt Damon , Edward Norton

Título V.O.: Rounders
País: Estados Unidos Año: 1998
Fecha de estreno: 15/01/1999
Duración: 121 minutos
Género: Thriller



Sinopsis

Mike es un estudiante de derecho como otro cualquiera. No esconde demasiados secretos, aunque el primero lo descubrimos cuando le damos al play. Su vida vaga entre el póquer, los estudios, el amor y la amistad. Una vida normal, podríamos decir, agitada intensamente por las cartas. Él no las eligió, pero ahora que están en sus manos, tiene que jugarlas lo mejor posible. Esta vida se mezcla con las viejas amistades (Gusano) que alejan a Mike de su rutina y, a la vez, el póquer se vuelve la solución y el problema para volver a respirar la estabilidad que en más de una ocasión añora. A veces duda si quiere o no jugar la siguiente partida, pero cuando se da cuenta, el dealer ya ha repartido. Mike inicia un largo camino con peleas, pasión y perseverancia para conseguir aquello que nadie sabe si logrará: saber si el gran premio de póquer de Las Vegas lleva su nombre escrito.

 

AR


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Alberto R. del Nogal 19 February 14

Introducción

“Escuchad, así es el juego, si no distingues al primo en la primera hora de partida, es que el primo eres tú. Los tíos que saben dicen: juega para ganarte la vida, es como cualquier trabajo, no apuestes en balde, saca tajada. La meta es ganar una buena apuesta cada hora, conseguir la pasta cuando llevas la mejor mano y protegerte cuando no, no jugar porque sí.”

 Así comienza esta película de John Dahl protagonizada por Matt Damon (Mike) y Edward Norton (Gusano). La voz en off interpretada por Mike abre la película mientras él sale de su casa dejando a su novia dormida en la cama. Es uno de esos comienzos de película que nos resume, sin saberlo, su contenido. Uno de esos comienzos que te señala el camino. Que te invita a pasar.
 

El póquer: un trabajo más 

Si de algo se diferencia Rounders de otras películas de naipes, es que el póquer está aquí tratado como un hecho cotidiano. Mike es un estudiante de derecho que se financia los estudios con el juego. No es un mafioso, ni un superdotado intelectualmente. Solo tiene una pequeña virtud. Algo sin importancia, algo que no le hace único. Cualquiera de nosotros podría también ser él. Este es el ingrediente, quizá, más atractivo.

A lo largo de la película se enseña cómo el póquer debe ser jugado con responsabilidad. Porque al igual que en tu trabajo, si no haces bien las cosas, te echan. Hay que seguir unas reglas y no dejarse llevar. Si arriesgas pueden pasar dos cosas: o pierdes, o no sabías que ibas a ganar. Por eso la mayoría de jugadores no arriesgan. Tienen que pagarse su educación o  incluso la de sus hijos. De esta manera ingresas al mes una cantidad fija que te permite tener la vida de tu vecino. Sin embargo en el camino no todo es tan estable. Los huracanes en el póquer también existen, y, en Rounders, se llama Gusano.

 

Todo por un amigo, literalmente

Cuando la vida de Mike parece estable, un viejo amigo de partidas que estuvo en la cárcel sale con ganas de retomar el tiempo perdido. Entre rejas ha aprendido nuevas tácticas de póquer, pero, desafortunadamente para Mike, no son éstas precisamente las típicas de un gran jugador. Gusano es un experto estafador. Tiene las habilidades de un gran mago para esconder, pasar, bloquear cartas. Mike no está de acuerdo en que use estas estrategias para ganar, pero Gusano, que no rezuma responsabilidad, hace oídos sordos. A partir de cierto momento entra en juego la pelea entre la amistad y el egoísmo. Apoyar a un amigo que quizá te va a perjudicar, salvarlo aun sabiendo que te puedes hundir y, a veces, levantarlo a costa de caerte tú. ¿Dónde está el límite entre tu prioridad como individuo y tu responsabilidad moral como amigo? ¿Puede un hecho del pasado justificar un gran riesgo para el presente? Mike le debe a Gusano una. Pero Gusano parece querer todo de Mike. A veces la amistad no es incondicional, aunque si este es el caso, solo uno mismo puede así valorarlo.

 
La Femme Fatale se llama Queen

Rounders tiene un línea amorosa nada común al estilo melodramático hollywoodiense. De hecho, el amor no es protagonista, aunque tampoco terciario. El póquer tiene sus riesgos y éstos pueden afectarte a ti de tal manera que te afecten en tu vida privada. El dinero no es todo, lo que signifique el dinero puede serlo. Alguien que se juega al mes medio salario en la máquina tragaperras puede tener problemas con su pareja, pero alguien que done la mitad de sus ingresos a una ONG, será incluso halagado. Por eso, dependiendo del concepto que tu círculo le dé a este juego, podrá mantenerse a tu lado o no. Entran en escena varios factores que ayudarán a que el proceso sea más largo o doloroso, pero entre personas con póquer como modo de vida y personas a las que no les gusta el azar, el amor no siempre va a poder triunfar. Quizá porque nunca fue amor, quizá por el póquer como una femme fatale, te llevará al desastre.

 

Algunos insisten en llamarlo suerte

Un momento, ¿hemos dicho antes que el póquer era azar? La sociedad se divide en dos tipos de personas: los que así lo creen, o los que juegan a póquer. Mike se sorprende al escuchar siempre que su trabajo depende de la suerte. ¿Cómo es posible, entonces, que siempre los mismos lleguen a las finales mundiales de póquer? ¿Tienen mucha suerte? Es algo a lo que no pueden responder aquéllos que no juegan, pero que tampoco les cambia su opinión. Convencer, no al resto, sino a él mismo, es lo que Mike busca en la película en un plano subconsciente. La vida, al fin y al cabo, se parece demasiado al póquer. Se reparten cartas. Tú las usas. Y cómo las usas es crucial. Desde poder mejorar en tu trabajo hasta perder a la chica que amas. El póquer, tus cartas y cómo jugarlas harán el camino. Mañana mismo tú puedes ganar al mejor jugador del mundo, por qué no. Tan solo tienes que tener los cojones de verle esa jugada, y subirle. Algunos lo llamarán suerte, otros, destino.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo