Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

American History X

American History X


Intérpretes: Edward Norton , Edward Furlong , Fairuza Balk , Avery Brooks , Elliott Gould , Stacey Keach , Guy Torry , Beverly d'Angelo

Título V.O.: Historia Americana X
País: Estados Unidos Año: 1998
Fecha de estreno: 19/03/1999
Duración: 119 minutos
Género: Drama



Sinopsis

Derek Vinyard, es un joven skin-head con carisma de líder neonazi que sale de prisión tras cumplir con una condena irrisoria por el asesinato de dos chicos negros que trataron de robarle la furgoneta. En la cárcel, vive, sobrevive, y desvive; pero madura. Cuando sale, desde luego ha hecho todo un cambio de actitudes que modifica su ideología y su filosofía de vida. Se lamenta de verse reflejado en su hermano menor, Dany Vinyard, y trata de reconducirle explicándole toda la verdadera historia. Mediante flash-backs se nos van dando las piezas del puzzle que, hacen de la película no tanto un drama de moquero como un drama a nivel de reflexión.

 

 

 

 

N5


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Nuria 02 February 14

No es casualidad que haya elegido esta película en la señalada fecha de aniversario de la web y para mi debut. Ciertamente, NO, la verdad es que no seré objetiva. Es una de mis películas favoritas y no pienso resaltar más que puntos de fortalezas de este filme de Tony Kaye.

Ambientada en los Estados Unidos y en la actualidad, trata el tema de la xenofobia.  Nos presenta a grandes rasgos muchos de los componentes de la xenofobia y llega a resultar incluso argumentada con cierta lógica.  Se construyen las bases del racismo en cuanto a una luchar por conseguir recursos y una desvalorización de aquella persona basándonos en un fenotipo genético como es el color de la piel o la religión (el caso es segregar y discriminar, vaya).  Puede sonar necio el juzgar a alguien sin conocer, pero en este caso, tienen su fundamento más o menos justificado y más o menos comprensible.

Todos estos ideales, se van desquebrajando en la estructura mental del protagonista durante su estado de privación de libertad.  Poco a poco va abriendo los ojos y va vislumbrando como muchos de sus valores no dependen sólo de la comunidad a la que perteneces, sino que dependen de cada individuo.  A la vez descubre que la información con la que contaba, seguramente era cierta pero era sesgada, es decir, no era toda la realidad. Irónico, pero en prisión, amplía sus miras.

No deja de ser una película de ficción, pero está más que bien llevada y fundamentada.  Es un drama a nivel social porque refleja lo equivocada que puede estar una gran parte de la población. Y  es un drama personal por las circunstancias que vive no sólo el protagonista que tiene que lidiar con una culpabilidad por lo hecho en el pasado, además de responsabilizarse de su familia y tratar de proteger a su hermano menor quien va siguiendo sus pasos por la admiración que le tiene.  Sino también, muchas personas que son estigmatizadas y discriminadas por el simple hecho de pertenecer a un grupo en concreto o tener un aspecto determinado.

Es una película completa por tener gran variedad de toques de COLOR: toques de humor, de ternura, de violencia, de cariño, de realismo, de coraje, de ilusión, de desamor, de fraude... y un final más que impactante que hace plantearse... bueno hay que verla hasta el final para llegar a esas reflexiones.

Un reparto, creo que triunfal.  No es sólo predilección personal, Edward Norton lo borda y consigue que hasta se le vea diferente en aspecto antes y después de entrar en prisión, habiéndose currado ganar más de 10kg de masa corporal para el papel .  Un personaje con muchísima identidad que consigue parecer un héroe a pesar de ser todo lo contrario. El resto de secundarios, dan credibilidad y mayor cantidad de puntos de vista de manera que no queda todo tan estereotipado.  Lo ensalzan especialmente, el personaje de Edward Furlong, quién a pesar de su joven edad, desarrolla un personaje más que sólido, y quién realiza un cambio de actitud similar, o por lo menos un primer inicio.  Y sin duda un Avery Brooks  haciendo de Dr. Robert "Bob" Sweeney, quién para mí es el verdadero "bueno" de la película.  Él es el más preciso invitando a la reflexión  a pesar de aparecer en pocas situaciones y no tener mucho quión, pero, ésas frases y esas preguntas son más que incisivas y decisivas.  Ahora que... puestos a elegir una frase, me quedo con la de su compañero y aliado en prisión, quien pronto le dice: "... ándate con cuidado, tío, porque en el trullo el NEGRO, eres TU, no YO".

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 22 February 14

Como en el caso de Nuria, American History X también es una de mis películas favoritas. La habré visto por lo menos 5 o 6 veces, sin cansarme de ella y sin dejar de fascinarme y emocionarme. Visualmente atrayente, con un gran tema como fondo y una actuación magistral de Edward Norton: ingredientes suficientes para ser considerado un film imprescindible. Más que de la xenofobia (en esto discrepo con Nuria), el film de Tony Kaye trata del racismo, y por añadidura, de la barbarie humana, de la inherente e inexorable condición humana, mayoritariamente contada a través del filtro Derek Vinyard, de sus ojos, circunstancias, situaciones y sentimientos.

Mi mente revive escenas fundamentales; por ejemplo, una de las causas fundamentales de la instauración del pensamiento racista en el protagonista: la cena en familia donde Derek cuenta lo fascinado que está con el libro de Luther King (creo), y su padre le rebate al más puro estilo PP, con una aseveración que es mera falacia y no admite contraargumentación ni debate. Un estudiante brillante que se va a perder por el desagüe, la constatación de ello llega años después en una escena impactante y a la vez demoledora: mata a un negro que robó una minucia con una patada en su cabeza frente al bordillo. DUELE. Y mucho. Antes ya ha ayudado a crear un grupo nazi del que es uno de los líderes. Los grupúsculos humanos, para bien o para mal, son muy peligrosos: por una parte y en la mayoría de ocasiones, se anula la capacidad de pensamiento crítico individual y autoconsciencia; por otra por fin se cree encajar en el mundo, se forma parte algo donde uno se siente importante, respaldado y comprendido y puede dejar salir su espíritu más salvaje. Otras escena que rasga y daña al espectador es cuando ya en la cárcel se da cuenta que los “suyos”, los nazis, no tienen ideales –Vinyard era nazi con ideales y principios, muy particulares, eso sí- ni escrúpulos, y que la “filosofía nazi” no es más que una fachada para acometer tropelías y ganar en “seguridad propia”: se me vuelve a poner la piel de gallina rememorando la escena donde les hace un desplante y los rechaza de forma pública: la cara de Norton, esa sonrisa de “eres peor que la escoria” que le dedica al jefecillo nazi, dice más que mil palabras. Después cómo expresa esa rabia contenida, ese ultraje, esa decepción por sentirse estafado –estafado sobre todo por haberse creído y por haber promulgado las ideas racistas-, en su huida hacia la banca de pesas... uff. Asimismo, cómo los rehuye y desprecia cuando le invitan a sentarse con ellos. La reacción de los nazis no se hace esperar. También resulta conmovedor ver la progresión de su pensamiento, cómo invierte su tiempo en lecturas que unido a la realidad, le ayudan a quitarse le venda de los ojos, o la relación de amistad que se va desarrollando entre él y el chico negro, Lamont. Que al final es quien le salva el culo en la cárcel.

Paralelamente se nos cuenta la “historia de adoración” a su hermano del otro gran protagonista del largometraje, Danny, que venera y desea seguir sus pasos (aunque él no tiene el carisma de Derek). Con un trabajo de instituto como excusa. De está forma es cómo se nos narra la mayor parte de la historia del filme; mediante elipsis, flashbacks y recuerdos o situaciones. Conocemos al profesor de raza negra Bob Sweeney, que tiene un papel fundamental en esta historia como elemento de pensamiento, de recapacitación, de reflexión, de apoyo, de exigencia, etc. Una vez Derek salga de la cárcel deberá evitar que su hermano pequeño se aleje lo más posible de su camino...

Llega el desenlace: emotivo, impactante, cruel, desestabilizador, abierto, que induce a la reflexión, al hastío, al llanto, etc. Cuando todo parecía encaminado en esta historia personal, pero al mismo tiempo universal o cuanto menos genérica; cuando parecía que Derek había inducido a su hermano a tomar un camino alejado del odio al negro, cuando por fin Danny había abierto su mente,... PUM. ¡¿Qué he hecho, qué he hecho, Dios mío, qué he hecho?!

Un escalofrío recorre la espina dorsal del espectador, el desasosiego inunda su espíritu, la confusión inunda la escena.

Me parece un final abierto, libre a interpretaciones e interpelaciones, porque por ejemplo:
Puede llevar a pensar que el odio es un mal epidémico del que el ser humano jamás podrá deshacerse.
Puede llevar a pensar que la redención es imposible, y que por mucho que hagas para cambiar el mal cometido, la vida te dará el merecido.
Puede llevar a pensar en un hipotético cambio de opinión y de forma de proceder de Derek, el protagonista, promovido por el odio y el dolor.
Puede llevar a pensar que entre el bien y el mal, si no predomina el mal, sí tiene efectos mucho más cáusticos e imperecederos.
Puede llevar a pensar en los tantos factores externos que deciden la vida de uno.
Et caetera.

De lo que no me cabe duda es que cualquiera, y con cualquiera me incluyo a mí y también a vosotros, lectores, reitero el cualquiera, puede convertirse un hijo de puta, un asesino, un dictador, un represor, etc.

La aglutinación del individuo por la masa, que a su vez está compuesta por unidades individuales que pueden ser manipuladas (y que de hecho, son (somos) manipuladas constantemente), lo que a su vez puede llevar a un efecto cadena...

Como seres humanos que somos.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo