Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Café de flore

Café de flore


Intérpretes: Évelyne Brochu , Hélène Florent , Kevin Parent , Vanessa Paradis

Título V.O.: Café de flore
País: Canadá Año: 2011
Fecha de estreno: 17/08/2012
Duración: 120 min.
Género: Drama



Sinopsis

Muestra la actividad y pensamientos de dos familias que en prinipcio tienen poco que ver entre sí. Por una parte la atención recae en un DJ triunfador con una novia espectacular y dos preciosas hijas de una relación anterior que se inició en la infancia. Por la otra en un niño con síndrome de Down y su cariñosa e impetuosa madre. Épocas distintas, países distintos. Si quieren descubrir más no les debería quedar más remedio que verla... h5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 15 October 13

"Hay canciones en la vida que te dan ganas de pisar el acelerador, de vivir, de follar... no digo que sean obras maestras, no, son cancioncillas inofensivas, casi banales, pero que consiguen darte ganas de pararte, de mirar a tu alrededor y disfrutar del instante... el tipo de música que te hace ver la vida como debería ser siempre: bonita, ¿entiendes?; desconocidos que no he visto en mi vida, me sonríen de repente, como si entendiesen el momento de felicidad que sentía al ver la vida como la veo gracias a la música."

Cuando un genio se pasa de rosca, cuando se la va la olla, como mínimo se obtiene una obra destacable. Es el caso del film Café de flore, de Jean-Marc Vallée, director de la obra maestra C.R.A.Z.Y. Ésta no es tan buena, y si acaso está mucho más congestionada de frikadas made in Vallée. El cine de Vallée se disfruta a través de la trama, sí, no obstante la música es fundamental para confeccionar y disfrutar de su cine. También las imágenes, extraordinariamente cuidadas. El director es un modernillo (signifique esto lo que signifique) con ideas propias... y lo más importante: talento y genio para plasmarlas. He de reconocer que me encanta su forma de hacer películas. Y eso que sólo he visto dos suyas (tampoco es que tenga en su haber una gran filmografía, es joven).

Café de flore comienza fuerte, punzante, con un directo al maxilar. Esta es la historia de un hombre que lo tiene todo para ser feliz y que además tiene lucidez para ser consciente de ello. Y después: También es la historia de un niño que no tiene nada para ser feliz ni lucidez para darse cuenta de ello.

Café de flore es una película visualmente muy atractiva, argumentalmente enigmática y extraña –de hecho, es una puta y maravillosa rallada mental-, musicalmente excelente (si uno disfruta del tipo de música que se dé). Chocante, utiliza la música como hilo conductor y catalizador –de nuevo da título al largometraje una canción- para ayudar a mostrar dos historias cruzadas de dos familias muy diferenciadas y que aparente tienen poco que ver, y que en cambio, conforme se avance en el visionado, se obtendrá la clave. Una clave que puede ser poco creíble si se analiza desde un punto de vista frío y racional, pero oye, cuando se da el espectador ya está inmerso en las desconcertantes imágenes que le han lanzado y que se han incrustado en el cerebro. Entonces, en ese mundo fantástico creado, no causa extrañeza. Un acierto, creo, es que las dos historias que se muestran están mezcladas, es decir, tan pronto las escenas toman como protagonistas a miembros de una familia como de otra. Lo que contribuye a mantener la atención de forma activa, así como a facilitar que el desenlace tenga mayor calado. Como ya demostró con anterioridad, uno de los puntos fuertes del Vallée es la sensibilidad, y también saber transmitirla.

Podría ponerse en su debe, no creo que deba ser así ya que creo es deliberado, que digamos que se muestra sencillamente dos caras; que realmente no llega a profundizar en los personajes sino que se queda en las frases y acciones rimbombantes: pero es que ésta es una película más de fantasía, de temas concretos (música, felicidad-vacío existencial, amor), de pavoneo –el director nos dice: ¡mirad qué bueno soy! ¡encima hago lo que me sale de la polla!-. Y como tal, me parece buenísima. Si debo criticar con fiereza algún aspecto es que se nota en demasía que el director se coloca en un púlpito intelectual, muy por encima del público –probablemente todos o la mayoría lo hagan, pero aquí se aprecia (o por lo menos yo creo apreciarlo) de forma excesivamente evidente-: al final podría haber sido una película mucho más impactante y convulsiva pero se da todo bastante mascadito (o no: es una película complicada).

De todas formas, lo sigue siendo (impactante y convulsiva). (Atención, de aquí al final de la reseña spoiler definitivo) Al llegar la clave, el desenlace que explica definitivamente todo lo visto anteriormente no pude evitar pensar en la genial novela Nadja de André Breton (surrealismo everywhere), y más concretamente en uno de sus pasajes más desestabilizadores, acerca del amor y cómo obtener su eternidad:

“Una noche en que conducía un automóvil por la carretera de Versalles a París, una mujer a mi lado, que era Nadja, pero que hubiera podido, ¿no es cierto?, ser cualquier otra, e incluso tal otra, con su pie que mantenía el mío pisando a fondo el acelerador, con sus manos que intentaban tapar mis ojos, en el olvido que proporciona un beso sin fin, quería que dejáramos de existir más que el uno para el otro, para siempre sin la menor duda, que de aquella manera nos lanzáramos a toda velocidad al encuentro de los más hermosos árboles. Qué prueba de amor, en efecto. Inútil añadir que yo no accedí a semejante deseo. Es sabido en qué punto estaba yo en aquella época, en qué punto he estado casi siempre, que yo sepa, con respecto a Nadja. No por ello le estoy menos agradecido por haberme revelado, de un modo terriblemente sobrecogedor, a qué nos hubiera conducido en aquel momento un común reconocimiento del amor. Cada vez me siento menos capaz de resistir una tentación semejante en todos los casos. Lo menos que puedo hacer es mostrar mi agradecimiento, en este último recuerdo, a aquella que me hizo comprender casi hasta su necesidad. Ciertos seres, excepcionales, que pueden esperarlo todo y también temerlo todo los unos de los otros, se reconocerán siempre por una fuerza extrema de desafío.”

En una vida-sueño ocurrió una cosa, en la otra, la presente: renunció a obtener el amor –como al personaje le hubiera gustado- de su llama gemela (que es algo así como el alma gemela definitiva). Y es que: Lo más difícil de aceptar para la llama gemela es saber que el ser amado de su llama gemela no es su llama gemela.

(Trabalenguas para terminar.)

Recomendadísima. Emotiva. Extravagante.

Nu-Pop.

De autor.


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo