Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Gente pez

Gente pez


Intérpretes: Diana Palazón , David Tenreiro , Juan Díaz , Ion Gabella

Título V.O.: Gente pez
País: España Año: 2001
Fecha de estreno: 03/08/2001
Duración: 90 min.
Género: Comedia



Sinopsis

Película de humor burdo pero efectivo que cuenta las peripecias de varios jóvenes veinteañeros -cada uno distinto del otro, pero que forman parte de la sociedad- que quieren vivir la vida por su cuenta. h5.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 13 May 13

Debería ser una película de culto, lo que no es ni bueno ni malo per se. Cutre, chabacana, vulgar, obvia y todos los adjetivos calificativos de esta estirpe la pueden definir, pero  a mí me parece que es efectiva en su propósito: consigue lo que busca, al fin y al cabo. Cuando uno se dispone a ver Gente pez, no debe esperar una obra excelsa ni sesuda ni emocional ni nada por el estilo: simplemente una película para jartarse a reír como un mamón. Humor vulgar y basto, queda avisado. Los personajes son todos estereotipados (y como tales, entrañan  su dosis de verdad): el abanico de seres se podría resumir en:  el empollón-pardillo salido y con poca experiencia sexual adicto a las películas porno raras (Juan Carlos); el amigo guayón con  muchas ganas de marcha y no menos ganas de follar, objetivo que consigue sólo de vez en cuando (Álvaro); el guiri que no se entera de mucho, músico, despreocupado y adicto al alcohol; el friki de los ordenadores con sus paranoias; la tía normalita pero potente (esto es discutible, pero a mí Diana Palazón francamente me lo parece) y con pinta de guarra. Y después otros más secundarios como el vecino pesado o el colega que está como una puta cabra. La excusa para este film, que no deja títere con cabeza y ridiculiza a cada personaje por la exacerbación al extremo de cada cual, es la emancipación: Juan Carlos y Álvaro son veinteañeros que desean irse de casa de sus padres –sigue siendo éste un mal que parece haberse cronificado, recordad que la película se realizó en 2001-. Pese a la brusquedad y la búsqueda de la risa fácil, apunta en dirección correcta y señala muchos de los problemas que le pueden surgir a (y que puede provocar) un post-adolescente (¿A qué edad se termina la post-adolescencia? Depende de cada caso pero si tuviera que apostar a una sola carta yo diría que…. ¡nunca!): las dificultades para tener ingresos propios y no tener que depender de los padres, la búsqueda constante del ocio siguiendo la corriente de la sociedad, la esperanza inagotable del amor, la incapacidad de asumir mayores responsabilidades, la dificultad para encontrar acomodo. Además, es anticipatoria en el “fenómeno Callejeros” (la gente de la calle será la protagonista). Y por qué no decirlo: ahora puede que esté de moda, pero hace 12 años más bien podría ser motivo de gran ofensa: se meten con el Rey. Además, de una forma que provoca la carcajada, ya que imita en cierta manera, la impunidad que tenía entonces, que llevaba irremediablemente a la censura o la abyección hacia quien emitía la ofensa, del resto del gallinero (hay que reconocer que en España la hipocresía y el puritanismo eran fenómenos muy practicados: ¿lo siguen siendo?). Decía al comienzo que es un film que podría ser tildado de rancio, pero es que entre otras cosas creo que el director quería construir una atmósfera rancia, cutre, lejos de sofisticaciones  claramente fingidas por parte de niños-de-papá guays y fashion (esto va por vosotros: hippies que lleváis ropa más cara que si fuera de Calvin Klein o uno por el estilo; también vosotros: gafapastas que presumís de inteligencia y elegancia cuando si se analiza fríamente lo único que deberíais provocar es risa). Aquí se pretende reflejar al español veinteañero medio, haciendo uso de un humor muy español –resuenan ecos del gran Rafael Azcona-.  Se exageran los rasgos, es cierto, creo que como técnica para prodigar la comicidad. Y al menos a mí consiguieron sonsacarme unas cuantas carcajadas convulsivas (la película tiene gags realmente desternillantes: por ejemplo pienso en la escena del baño –probablemente inspirada por Trainspotting, dicho sea de paso-, o las escenas de Juan Carlos con el vecino pesado donde las pasa canutas (y al escribir esto me acaba de salir espontáneamente una risa incontenible), o en las que se hace alusión al papel higiénico). Humor español, basto, caricaturesco: no tiene nada de malo. Sobre todo porque funciona.  Además, a mi juicio la música está muy bien escogida. Y existe en torno a ese buscado tono humorístico, una cierta crítica a la sociedad,  que queda relegada a un segundo plano. Ciertamente no es un largometraje “intelectual”: ¿pero acaso los intelectuales no dicen ni sienten vulgaridades ni se tiran pedos ni se ríen de cosas absolutamente cotidianas que podrían ser consideradas de mal gusto?

Vamos a ver: Gente pez es lo que es, no pretende ser una obra de bella factura: sólo hacer reír, y creo que es algo que logra de manera más que holgada. Por eso quizá me molesta que esté olvidada en un rincón, llenándose de polvo. Si les gusta La que se avecina probablemente también les agrade Gente pez, ambas valiéndose de un humor en gran parte similar, aunque pienso, en distintas vertiente (empero en el fondo ambas enfocadas a tocar el instinto humano más primario).


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo