Portal de críticas cine al filo

PELÍCULA

Ficha técnica

Todas las canciones hablan de mí

Todas las canciones hablan de mí


Intérpretes: Oriol Vila , Bárbara Lennie

Título V.O.: Todas las canciones hablan de mí
País: España Año: 2010
Fecha de estreno: 10/12/2010
Duración: 107 min.
Género: Drama



Sinopsis

Ramiro lo ha dejado con su novia tras seis años juntos, pero tiene que seguir con su vida. Nos narra un lapso de tiempo de cómo una persona común sobrelleva este hecho. Porque no cabe obviarlo, él todavía la quiere.


Tráiler

Crítica de Cine al Filo

por Hoeman 18 abril 13

Jonás Trueba lo lleva en los genes. Con esta pequeña maravilla demuestra que sabe hacer cine, y además tiene sensibilidad. Aquí nos retrata las idas y venidas de un veinteañero (ya camino de los treinta): nosotros –espectadores- nos lo encontramos desde apenas unos meses después de haber cortado con su novia, con la que llevaba seis años saliendo. En clave amoroso-melancólica, esta modesta película refleja las vicisitudes sentimentales, y por añadidura existenciales, que un joven “normal” (nada-extraordinario) de nuestro tiempo puede experimentar. Nos lo muestra de forma cuidada, en general cronológicamente si bien es cierto que existen avances y retrocesos en el tiempo, por lo que no es estrictamente lineal. El tejido y la atmósfera característicos del largometraje (entrañable) se mezclan con ciertas dosis de literatura (poemas de la gran Alejandra Pizarnik (si no han leído a este genio, ¡hagánlo ya!); y citas de Milan Kundera, Fernando Pessoa, Hanif Kureishi o Carmen Martín Gaite), y momentos musicales, a lo que hay que sumar que Ramiro, el protagonista, trabaja en una librería de viejo. Todos los que han pasado sus buenos ratos en estos lugares, donde se pueden obtener auténticas joyas a modestísimos precios imaginarán, el añejo aroma, la emoción, que produce ver en la pantalla lo que uno experimenta en su día-a-día (o semana-a-semana, o mes-a-mes). Estos recónditos lugares son cuevas donde uno se abstrae de la realidad, rebuscando por pilas y pilas interminables de libros, descartando la mayoría y escogiendo unos pocos a la espera de encontrar una obra que, una vez sea leída, le llegue con profundidad. Este hecho –que la película otorgue relevancia escenográfica a una librería de lance- es un guiño a la cultura verdadera, que ya de por sí descarta las poses gafapasteriles: quien barrunte estos escenarios de forma habitual podrá llevar gafas de pasta, pero a buen seguro que no es un cultureta de postín, un fingidor, un simulador à la mode. Como no lo son los protagonistas.

Pocos son los actores que aparecen en la obra, probablemente muy limitado fuera también el presupuesto para realizar la película: da lo mismo, una vez más se demuestra que para hacer buen cine sólo hace falta ideas y un buen cineasta. Incluyo a Jonás en este apartado. Brevemente: como decía con anterioridad, nos encontramos al protagonista principal, Ramiro, alicaído y cabizbajo, por la ruptura con el amor de su vida, Andrea. No puede pasar página sencillamente porque no puede parar de pensar en ella. Andrea también tiene su cuota de protagonismo, aunque siempre de forma secundaria, como el resto de los que intervienen, ya sean sus amigos, una camarera que se convierte en amiga, su tío, u otra amiga que no veía desde el tiempo de la universidad. Todos aparecen a partir del prisma de Ramiro: en esta historia él es el protagonista, pero es a través de las relaciones con los demás cómo averiguamos detalles de su personalidad, de su forma de pensar, sus dudas. El largometraje hace especial hincapié en el apartado emocional: la dureza psicológica que entraña no estar con la persona que quieres y con la que deseas estar todoeltiempo; esa imposibilidad de romper lazos con la misma persona de forma definitiva (atraídos de forma irremediable; tal vez convenga alejarse, pero chico, es imposible); la ayuda que supone disponer de amigos íntimos para seguir adelante con la vida, por más que cueste; lo dolorosos que pueden ser los recuerdos; el ocio como vida de escape. Todo ello con gran sensibilidad y gusto, sin innecesarias florituras y con algún momento realmente freak y divertido. Porque pese a ser una película del desamor, de la melancolía por el amor que se tuvo; tiene momentos que sacan una sonora carcajada. Puede que sea un cursi, no lo niego, pero aun reconociendo posibles fallos, ésta es una obra que me encantó, me llegó, donde me vi reflejado en algunas situaciones. ¿Por qué resulta tan complicado vivir el momento presente?


Comentarios de usuarios

Críticas de cine
Cine al Filo Cine al Filo